Ángel Salinas, pionero en Puerto Escondido: “Todo esto creció en el 95, a consecuencia del surfing”

La historia del surf en el Pipe mexicano explicada por uno de sus padres


Nota presentada por Pancho Villas - Foto de portada: Pablo Zanocchi 

Hablar de la historia de Puerto Escondido es hablar de la historia de la familia Salinas y de cuota importante de la historia del surfing mexicano. Se instalaron en el pueblo costero de Oaxaca 50 años atrás y vieron como una playa pasó de ser un lugar natural con poca gente y olas perfectas a una de las capitales del surfing mundial.

Angel, uno de los ocho hermanos Salinas, todos surfers, aparecía en los conocidos videos de los noventas, los Puerto Underground metiéndose tubazos en su longboard con la máscara de luchador puesta.

Su surf shop, el Central Surf, fue centro de reunión de todos los surfistas día a día durante varios años para repasar las fotos que en la jornada se tomaban.

Ahora Ángel es uno de los principales promotores de torneos de surfing en Puerto, hizo el ALAS (cuando se realizó esta entrevista) y el PXM, entre otros eventos.

En los siguientes párrafos repasa mucho de la historia de una de las mecas del surfing mundial; sus cambios, sus mejores surfers, sus accidentes y un montón de cosas más.

Salinas metió la cultura mexicana adentro de los tubos de Puerto. Foto: Ruben Piña

¿Cómo llega la familia Salinas a Puerto Escondido?
Llegamos hace exactamente 50 años.

¿Quiénes fueron los primeros en llegar?
Mis padres, nosotros somos seis hermanos y dos hermanas, todos somos surfistas, el que marcó la historia en este deporte, más bien yo lo empecé, pero mi hermano el menor, Roberto, salió ocho veces campeón nacional, fue uno de los dos primeros profesionales junto con Guillermo Mendez de Baja California, que le dicen "El Macaco", fueron los que abrieron la puerta para que esto se estén dando resultados en la actualidad.

Pero mi familia fue la más grande y ha sido de las más grandes, somos seis surfistas en la actualidad, nada más quedamos surfeando cuatro, yo llevo 46 años surfeando y me encanta, cada vez que no me meto a surfear me siento mal, porque para mí el surf es lo máximo.

"Cada vez que no me meto a surfear me siento mal, porque para mí el surf es lo máximo"

¿Qué fue lo que trajo a la familia Salinas a Puerto Escondido? ¿Por qué tus padres vinieron para aquí?
Bueno, nosotros vivíamos a tres horas de acá y mi madre tuvo la visión de venirse a Puerto Escondido hace 50 años, vio que había futuro.

Vio que había futuro cerca del mar, ¿ustedes dónde estabán antes?
En Pinotepa Nacional, al norte de aquí, a tres horas, yo llegué cuando tenía tres años.

¿Cómo empezaron a relacionarse con el surf?
Bueno, porque nosotros vivíamos a media cuadra de la playa, yo veía a los surfistas como se deslizaban, empecé con tablas quebradas, partidas, y sin tela por arriba, me raspaba el estómago, pero no me dolía, al contrario, me encantaba hacer eso.

¿Empezaste a tirarte así nomás? ¿No te enseñó nadie?
En la espuma, nadie, aquí al estilo mexicano, como buen mexicano, como México no hay dos (risas).

Puerto Escondido en octubre, ¿sólido? Sí, sólido. El argentino Andrés di Marco mete el bottom en una bomba y casi sale. Foto: Zanocchi

¿Cómo fuiste aprendido? Me imagino que iban todos los hermanos juntos...
Sí, éramos seis, primero empezamos tres, luego cuatro, y una vez aquí en Puerto Escondido, en un heat competimos 4 hermanos, en el año 84. Fue algo histórico, de verdad. Pero como te digo, mi familia ha aportado y he aportado yo lo que cabe de mí, para el beneficio del surf mexicano, no personal, sino siempre veo en plural, para todos.

Cuenta cómo fuiste evolucionando, pasaste de tirarte en la espuma en una tabla partida a después meterte unos buenos tubos.
Yo empecé a surfear de 7 a 10 años, surfeaba en bahía, ahorita ya hicieron una muralla de piedra y ahí hay pocas. A los 11 años empecé a surfear en Zicatela, después de eso empecé con la tabla corta, luego me fui al longboard, luego al paddle board, pero te puedo decir que he evolucionado, he puesto el ejemplo, hemos tenido concursos profesionales de la ASP antes, trabajé para los XGames, hemos trabajado con la federación, con la asociación, todo en beneficio del deporte y todo el mundo me conoce a mí porque he surfeado con una máscara desde el 99 hasta la actualidad.

Conquisté aquí Zicatela con longboard primero en los tubos, lo hacía por pasión como te digo, Zicatela la conozco tan perfecto que yo no me tiro wipeouts acá, cada ola que agarro es algo seguro.

"Zicatela la conozco tan perfecto que yo no me tiro wipeouts acá, cada ola que agarro es algo seguro" 

¿Cómo era Puerto Escondido en aquellos años? Tu niñez aquí en Puerto Escondido.
Mira, yo miraba de allá de la bahía para acá (la señala) y esto eran puros arbustos, el lugar, todo esto creció en el 95, a consecuencia del surfing, esto no era nada, el centro en el adoquín estaba toda la gente, pero ahorita es lo que está de moda y todo el mundo le pone los ojos a Puerto por el surf, porque las olas son de clase mundial como tú lo viste ahorita, muchos tubos, la gente gritaba, tablas quebradas, algunos se asustan; ayer un surfista no quiso entrar a su heat, le dio miedo, pero yo entiendo, aquí a Puerto se le respeta y eso que las olas estaban todavía chicas, cuando se pone Puerto, lo más grande son de 15, 20 y 25 metros, pero nada nada más sucede cada cuatro años, normalmente tenemos olas de 10 a 15 metros.

Cuando vos empezaste, ¿quiénes eran los que surfeaban?
Yo vengo de la primera generación.

Pero dijiste que en el agua veías que había gente surfeando... ¿Quiénes eran los que estaban en el agua?
Los que empezaron a surfear acá era gente de San Diego, California. Ellos se traían las tablas marca Itom, Gordon Smith, Caster y Herbie Fletcher, un gran shaper que también era longboarder que vino aquí a surfear y estuve con ellos, todo ha sido influencia de los californianos, ellos vieron aquí en Puerto el potencial de las olas y sabían que se podían hacer grandes cosas que ahora se está realizando.

Entonces la gente que estaba surfeando cuando vos eras niño eran gringos.
Eran gringos, el surf llegó a Puerto a finales de los 60, entró por lo que es la Baja California, Mazatlan, todo el Océano Pacífico y a Puerto Escondido llegaron para quedarse por la calidad de las olas y por la fama de quebrar muchas tablas, por eso Puerto Escondido es muy famoso en el mundo.

¿Cómo viviste esa explosión? Pasaste de tener Zicatela con poca gente y solo arbustos como decías vos, a tener Zicatela repleto de gente. ¿Cómo lo viviste?
A mí me tocó picar piedra para que esto esté donde está ahorita, nosotros, los de la primera generación no éramos queridos porque decían que "lentes oscuros, marihuano seguro", decían que no teníamos servicio ni beneficio, que íbamos a perder nuestra vida ahí, gracias a dios que no hice caso, me enfoqué en lo que quería hacer, ahorita hago tablas de surf, fabrico ropa de surf, trabajé para la compañía telefónica aquí en México y me da gusto haber renunciado porque yo quería ser surfer, porque para mí esto es una pasión, para mí es esto algo que me da energía, para mí el surf es una forma de vida que nunca va a pasar de moda y me da gusto ser surfista.

"A mí me tocó picar piedra para que esto esté donde está ahorita, nosotros, los de la primera generación no éramos queridos porque decían que 'lentes oscuros, marihuano seguro'"

Te preguntaba, ¿cómo te impactó que explote el surf en Puerto Escondido? Que Zicatela se convierta en lo que es ahora. Vos vivías en Zicatela...
Primero yo vivía en el centro, me cambié ahorita para Zicatela, pero esto evolucionó cuando se hicieron los primeros torneos profesionales amateurs por la ASP, en ese entonces la Asociación de Surfistas Profesionales de Estados Unidos, entonces ahorita la actualidad es WSL, yo me retiré 10 años de hacer torneos, pero ya regresé, regresé más fuerte y para hacer las cosas bien.

Repito la pregunta: ¿Cómo te impacto que esto pase de ser puro arbusto a que se llene de gente? ¿Te gustó que se desarrolle Zicatela?
No, no, no me gustó, porque anteriormente cuando no había construcciones, aquí no había corriente, y hoy en la actualidad, cuando el ser humano toca el ecosistema todo cambia, y anteriormente en las olas acá no había corriente, eran perfectas, pero esto se salió fuera de control, todo por negocio, vieron que llegaba mucho turismo y aquí lo atractivo es el turismo, empezaron las construcciones, hay un edificio bien grande ahí atrás que no debería de estar, pero en fin...

¿Se deterioraron las olas?
Se deterioraron las olas, cuando el ser humano toca el ecosistema hay cambios,
pero lo que podemos decir aquí es que aunque haya pasado eso, todavía tenemos olas perfectas, solo que anteriormente no había corriente, eran picos de olas increíbles y con mucho surfista americano. Ya en la actualidad hay de todas partes del mundo por la calidad y la potencia de la ola.

¿Vos crees que va a seguir llenándose de gente Zicatela?
Yo creo que las autoridades van a poner un poco de orden porque esta es la gallina de los huevos de oro para muchas empresas, como para los americanos, como para los australianos, como para el ALAS, este lugar es una mina de oro, porque esas olas no las encuentras en cualquier parte del mundo, esta playa quiebra todos los días, en diciembre puedes encontrar olas, es una máquina que no va a parar.

¿Te parece que vamos a ver edificios de 20 pisos en frente a la playa?
Yo creo y espero que no, me gustaría que no porque le afecta al offshore y le afecta a la playa y esperemos que no se cumpla eso.

¿Qué pasó con ese edificio? El que está ahí...
Pues ahorita está parado.

¿Qué fue esa idea de hacer eso?
La verdad voy a decir que son intereses políticos o algunos inversionistas, pero yo hubiera hecho uno más pequeño, mas estratégico, pero ya está hecho, ojalá que no hagan más o que no lo continúen, ojalá, pero yo no decido, sino que yo soy nada más deportista y quiero solo lo mejor para el surf.

¿No te moviste en nada con respecto a lo que haya pasado con ese edificio?
Sí, se hicieron protestas, pero cuando la gente tiene el dinero, cuando quiera lo va a hacer, pero esperemos que ya no lo hagan, por el bien del deporte.

Contame algunas cosas locas que hayas visto en 45 años surfeando en Puerto Escondido que se te vengan a la cabeza.
Pues, que a las personas se le salen las licras cuando está surfeando aquí, se les rompen los shorts, un surfista una vez, Richard Schmidt, quebró como cuatro tablas en una tarde.

Varios profesionales vienen aquí y se dan de wipeout y son profesionales, algunos brasileños que son muy buenos quiebran tablas, o sea los famosos aquí son todos normales, porque aquí también en Puerto hay mucho talento como se vio en el ALAS, los mexicanos que ganaron se lo merecían y pues aquí estamos haciendo lo que sabemos hacer.

¿Qué onda con el tema del leash? ¿Por qué hubo tanto tiempo esa creencia de que acá no había que usar leash y ahora están todos volviendo a usar leash? ¿Qué fue eso?
Mira, lo del leash, nadie usaba leash para no quebrar las tablas, porque las olas eran grandes tubulares y bien fuertes, en la actualidad todo el mundo usa leash, porque ahorita hay mucha corriente, cuando caes en esa zona ahí que le llaman la cueva del lobo, caes ahí y las olas grandes, luchas contra la corriente y la fuerza de la ola, por eso ahorita se usa leash.

Entonces, la mano del hombre terminó afectando en eso también, antes surfeaban sin leash...
Demasiado, antes sí porque la ola era perfecta, había poder, pero no te revolcaba y te golpeaba tanto como cuando hay corriente, ahorita lo que se recomienda si quieres estar seguro aquí en Zicatela y tu tabla es de 10 pies, ponle dos pies más de leash, porque si la ola te revienta, te regresa la tabla y mucha gente se ha golpeado. Había un surfista amigo acá de Venezuela que le dicen Ico, viene siempre hace dos años y me dice para ir a surfear, iba a ir con él, pero el leash se lo veo chiquito y le digo, mira con ese leash te vas a lastimar y como a la hora llegó a la tienda de surf que tenemos y llevaba un golpe y me dice que me hubiera hecho caso, pagué mucho dinero para venir para acá y me lastime. Le dije que si hubiera oído lo que le dije, no se lo digo porque sí, lo digo porque he vivido esas experiencias, he visto a otras personas.

En 45 años, ¿quién fue el mejor surfer que viste dominando mejor Puerto Escondido?
Yo pienso que Andy Irons, Bruce Irons, de los profesionales y de los latinos Álvaro Malpartida, hay otros que son buenos sin duda, pero el mejor estilo que se acomodó a Puerto es el de Álvaro Malpartida, hay más que tal vez no se me vienen a la cabeza, te digo lo que siento en este momento.

"Yo pienso que Andy Irons, Bruce Irons, de los profesionales y de los latinos Álvaro Malpartida, hay otros que son buenos sin duda, pero el mejor estilo que se acomodó a Puerto es el de Álvaro Malpartida

Y de los locales que hay, ¿estás orgulloso?
Mira, hay uno que se llama Jafet Ramos, muy buen surfer, pero le falta un poquito de cultura, Sasha Donnanno es muy buen surfer, Angelo Lozano también, Jhony Corzo que fue campeón mundial de la ISA, Tehuen Petroni, César Petroni, gente humilde con un estilazo de surf, con un enorme potencial. Son todos unos personajes.

La vibra del pueblo, Puerto Escondido tiene una energía...
Puerto se da natural, es una magia natural, sobre todo aquí es para hacerte famoso, aquí creo que no hay que viajar, aquí hay que meterse esos tubos, en unos meses o un par de años la fama sola te llega, demostrando y haciendo lo que sabes hacer, meterte un buen tubo, lo que todo surfer sueña, viajar un tubo y salir del mismo.

Bueno, ¿qué fue lo peor que te tocó ver en Puerto Escondido en 45 años?
Mira un amigo se quebró la espalda, Jeff Mozo de California, porque estaba la revista Longboard Magazine y agarró una ola de backside y se quebró la espalda. Otras personas he visto que se han lastimado, Noel Robinson, muy buen surfista, yo le tomé la foto, era muy buen surfista de izquierda, pero de backside cometió un error, brincó, la tabla se picó y él ahí se murió, desde entonces también todo el mundo usa leash, si lo hubiéramos rescatado en menos de 3 minutos, él estaría vivo.

 

Otro también que a mí me toco dar la noticia a todo el mundo, fue Calunga de Brasil, Aldemir Calunga, cuando llegó aquí surfeaba olas chiquitas, yo le enseñé, lo entrené para que agarrara las olas más grandes, después se salió de control, me decía maestro, después él ya agarraba las olas enormes, fue a Pipeline, causó mucha emoción por cómo surfeaba, a mí me tocó ser la persona. Cuando él se lastimo, tenía leash corto también, se desnucó, lo rescataron los salvavidas, yo estaba tomando fotos en un segundo piso, nadie tenía la evidencia, yo la tuve, se la mandé a Brasil.

¿Se murió?
No, no, lo revivieron, brincó y cuando brincó se golpeó con la cabeza, no lo encontraban, lo jalaron, lo sacaron, le dieron todos los servicios de primeros auxilios, lo llevaron a un hospital, en ese entonces Greg Long tenía tarjeta con seguro, lo llevaron a México y ahí lo curaron.

Eso creo que ha sido lo peor que le ha pasado a un surfista, ha habido otros casos más, pero a él que casi estaba muerto, lo revivieron y ahí está ahorita surfeando.

¿Qué pasó con vos? Porque eras el único que vendía fotos antes acá, la mayoría de las fotos de los 90...
Mira, era mi cuñado Ruben Piña.

Era en tu tienda, la gente salía de surfear e iban a tu tienda, ¿qué pasó con eso?
Mira del 82 al 86 yo tomaba fotos, empecé con una de las fotos, yo luego le dije a mi cuñado Rúben Piña que se viniera a México y él entró a tomar fotos, ya cuando se fue él hace 15 años yo volví a tomar fotos, tengo un equipo profesional, lentes de Canon, ahorita no he podido tomar fotos porque tengo que cumplir con los eventos, pero tengo equipo también para el agua y ahí estamos.

¿Qué te parece que está todo el negocio de las fotos y los videos ahora?
Ahorita ya no porque todo evolucionó, ahorita las redes sociales, ya todo va cambiando, el celular, en un momento fue un buen negocio, se mantiene sí, pero ya no como antes.

Meterse tubos en las mañanas y quedarse aquí en las noches es una opción posible. Cliquea para ir a Pancho Villas. Foto: Pancho Villas