Apagón canadiense

Pete Devries vuelve a dejar de boca abierta a todos con la fría soledad de las olas perfectas y sólidas de su país