Domingo grande en Hossegor

En el que Benjamin Sanchis se llevó una bomba legendaria