Griffin Colapinto y sus días de verano en Lowers

Un testamento del estado del arte