“Por lo único que podía rezar es que inflara mi chaleco y rebotara como una pelota de tenis entre las rocas”

El relato del peruano Ignacio Salazar sobre una experiencia en Mavericks que casi le quita la vida. En lugar de lamentarse, se fue de nuevo para adentro a buscar otra

Nadie va a ese específico lugar de Mavericks a dar un paseo, si terminas ahí es porque algo no salió bien, como en esta historia de Ignacio Salazar. Foto: Ben Schutzer

El big rider peruano, Ignacio Salazar, se las vio feas en el swell más grande de la temporada en Mavericks, el pasado 18 de diciembre. En un post en su Instagram realizado ayer, cuenta la escalofriante historia de un golpe que perfectamente pudo quitarle la vida:

“Ves a esa persona, ese soy yo tras el peor golpe de mi vida y el primero en Mavericks.

Estaba haciendo tow in el gran lunes en Mavericks, Benjamin Sanchis me dejó en una bomba pero por alguna razón que nadie sabe y la marea alta, la ola desapareció. Pero, como ya estaba surfeando la ola, me mantuve más deep, pensando que la ola reformaría, pero nunca lo hizo y me dejó en el peor lugar del mundo, en el bowl.

¿Y adivinen qué? La siguiente era una bomba de 30 pies y venía lista para comerme y destruirme. Traté de nadar por abajo pero fue en vano. Me iba a comer y sabía lo que se aproximaba.

Me fui “over the falls” y me llevó bien profundo. Mi wetsuit se corrió por encima de una de mis manos por lo que tenía una sola mano para jalar el chaleco inflable y no encontraba la cuerda. Sabía que estaba muy profundo por lo que comencé a remar hacia arriba. Me llevó como 10 brazadas para llegar a la superficie y, en un segundo, otra ola vino y de nuevo estuve bajo el agua por un buen tiempo.

No logré inflar el chaleco porque el wetsuit seguía tapando mi mano y no encontraba la cuerda.

Al salir estaba literalmente al lado de las rocas gigantes y venían más olas atrás. Por lo único que podía rezar es que finalmente inflara mi chaleco y rebotara como una pelota de tenis entre las rocas, esperando no darme de frente y quedar como un cangrejo.

Por lo que, otra ola vino, me empujó hacia las rocas y gracias a la flotación pude rebotar por entre estas hasta pasar hasta el otro lado y llegar a la laguna.

En donde se me ve es donde la ola me dejó al final. Recuerdo darme vuelta y ver lo que acababa de suceder y decirme: ‘Jesús, ese fue un paseo salvaje. Necesito surfear una buena’. Por lo que volví una vez más”.

 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

BIG MONDAY @ MAVERICKS // you see that person? That’s me after my worst wipeout I ever got out here and my first one at Mavericks Was towing the big Monday at Mavericks, @benjaminsanchis tow me into the bomb 💣 but for who knows reason of Mother Nature and high tide the wave disappeared. For this I was already riding the wave and I had to go deeper and deeper thinking it will reform , but it didn’t, and left me in the worst spot ever, in the bowl. Guess what?, the next one was a bomb 30ft+ and it was coming ready to eat me and destroy me. Tried to swim under but it was in vain. I was already gonna get smash so I just knew it was coming. I went over the falls and sucked super deep . My wetsuit went on top of one of my hands and really had one hand to pull the vest and I couldn’t find the string of the vest to pull it. I knew I was super deep so I started to swim up. It took me about 10 strokes to get to the surface and in mater of slip seconds another massive wave came and again I was underwater for a long time. I still could not be able to pull the vest because the wetsuit was on top of my hand and could not find the string still. When I came up again I was literally next to this huge rocks and there was another wave coming. I only could think into pull my vest and pray I just bounce like a tennis ball between the rocks. And hoping not to get smashed like a crab against the rocks. So another wave came and it push me against the rocks and thanks of the flotation I could bounce all the way through the rocks to the other side of the reef into the lagoon. Where u see me is where the wave left me at the end. I remember turning around and looking what I just went through and saying to myself; Jesus that was a WILD ride 👽😅… need to get a good one, so I went back again 🌊🏄🏾‍♂️👌🏽💣🔥. Have to thanks @carptarpitz @benjaminsanchis and #AndyErskine @mrcavaco for being there in the moment of the wipe out and to @valhallaofsantacruz @stefa__yes @ddn_and_uzi @runamuckphotography for indicating the rescue team where I was getting drag ::: All comes to get even more Hungry with a swell like this 🔥💣🌊👽 @stretchboards @stretchboards_australia @theinertia @surfer_magazine

Una publicación compartida por Ignacio Salazar «Spud» (@spud_is) el