Joaquín del Castillo: “Estar en el agua fue como surfear con Dios”

Ya a unos meses del Backdoor Shootout uno de los destaques de todo el evento, hace un repaso de lo sucedido en esos días mágicos en Hawái; “ese evento y trip marcó un antes y un después en mi vida como deportista”, declara

"La ola de mi vida en el Backdoor Shootout", escribió Joaco sobre esta bomba. Foto: @thr3fishes

Presenta Vissla y Vissla Perú 

Joaquín del Castillo es uno de los mejores surfistas del mundo. ¿De los mejores 500? ¿Cien? ¿50? Es difícil decir pero hay argumentos de sobra para acercarlo a una cifra bien baja en este ranking.

¿Cuántos surfers del planeta se destacan en Pipe, bajan Waimea, Pico Alto, hacen aéreos de todo tipo, atacan paredes de mil maneras y compiten como lo hace Joaquín del Castillo? Muy pocos. Da para pensarlo.

Con locutores de un webcast que jamás se aproximaron a pronunciar bien su nombre, Del Castillo logró cuartos de final en el Volcom Pipe Pro de 2018… Compitió bien en otras ocasiones pero en el Backdoor Shootout dejó las cosas más que claras: Se llevó varias bombas pero creo que una de las que más alto lo dejó fue aquella gigante de la que no salió.

Marcó la bomba, Joaco estaba en posición y no lo pensó ni medio segundo, se mandó para abajo y se metió adentro de un tubo gigante, redondo que terminó cerrando; la playa entera se levantó y hasta al más arisco local de Pipe se le detuvo el corazón viéndolo a este goofy footer de Punta Hermosa viajando por ese cilindro.

En los siguientes párrafos repasamos varios aspectos de la vida de Joaquín, además de Pipe y además de algunos otros temas pertinentes.

Así se puso un segundo después. Foto: @thr3fishes
"Donde quiero estar siempre", escribió Joaquín sobre esta foto de @mikeitophoto

Se me ocurre decirte que en el mundo hay 1000 surfers que son peores que tú surfeando en Pipe y en olas grandes y que son más conocidos . Creo que lo has pensado pero sos demasiado humilde para reconocerlo. No es justo. ¿Qué podés decirme sobre esto? ¿A qué se debe?
Creo que es por la poca difusión y apoyo que hay para tantos buenos surfers latinos en la media mundial. Eso sumado a que soy malísimo haciendo mi tarea de marketing y lo tan enfermo que soy con el surfing que parezco un zombie (risas). Lo que sí te puedo asegurar es que esto es solo el comienzo y estoy más enfocado que nunca. Solo necesito un pequeño empujón para llegar a los challengers y seguir avanzando

¿Cómo viviste el Backdoor Shootout? ¿Cómo fue compartir la reina de las olas con tus amigos?
Viví el surfing que tanto amo en lo más puro y extremo que me lo pueda imaginar. Todos gritábamos como locos “¡dale!”, cada vez que venía el set. También recuerdo una risa llena de adrenalina, miedo y ganas de demostrarle al mundo el nivel peruano junto con mis amigos de toda la vida.

"Ahora más que nunca quiero entrar al CT y competir en las mejores olas del mundo"

Estar en el agua fue como surfear con Dios.

Ese evento y trip marcó un antes y un después en mi vida como deportista. Ahora más que nunca quiero entrar al CT y competir en las mejores olas del mundo.

Hubo un par de olas inolvidables. La cuadrada que saliste y la redonda que no saliste pero que dejó al mundo entero de cara. ¿Qué podés decir de cada una de ellas?
Antes de entrar todo era tratar de estar en calma y controlar tus emociones. Hacíamos una especie de prioridad con la banda y nos sentábamos en sitios estratégicos para abarcar más el line up y que no se nos pasen las olas. Esas dos olas me eligieron y de lo que estaba seguro era que las remaría con toda mi fuerza y me iba tirar así me fuera de cabeza. Competir en el Shootout fue mejor de lo que me lo imaginaba. Gracias a Tubos Surf School.

"Esas dos olas me eligieron y de lo que estaba seguro era que las remaría con toda mi fuerza y me iba tirar así me fuera de cabeza. Competir en el Shootout fue mejor de lo que me lo imaginaba"

En un vivo que hicimos mencionaste a Pakichay, a tu hermano, al linaje de Punta Hermosa, como clave para que vos estés en Pipe haciendo lo que Dios manda. Compartí un mensaje sobre tu familia y lo que ellos motivan en ti, por favor.
Mi familia ha sido mi apoyo incondicional desde que nací hasta ahora, y estuvo en Pico Alto desde antes que yo naciera. Tengo unos zapatos grandes que llenar gracias a mi padre Pakichay. Espero poder llegar a ser tan buen surfer como él. Tiene 70 años, corre con 5'9 y siempre está motivado sin que importen ni las condiciones del mar ni el clima; surfing todos los días y todo el día. Soy lo que soy gracias a mi familia.

Joaquín es amigo de todos, es perfil bajo y deja que su surfing hable por él. "soy malísimo haciendo mi tarea de marketing y lo tan enfermo que soy con el surfing que parezco un zombie", dice.
Comentarios: