El swell de la década en Dominicana

Manuel Selman, Brandon Sanford, Leon Gough y otros amigos desenfundaron las guns para bajarse algunas de las olas más grandes ya surfeadas en su isla


Una de las olas más grandes fotografiadas durante el swell: Manuel con su 8'8 bajando Puerto Plata. "Fueron cinco o seis días de swell increíble". Todas las fotos: Carlos "Lobo" Vasques

No es normal usar una nueve pies en República Dominicana, pero cuando suceden cosas como la tormenta Riley que tuvo lugares a fines de febrero y principios de marzo, es mejor tener una o varias cerca porque si no, o vas a quedarte afuera del agua o vas a verlas pasar.

El video ya está disponible, haz click aquí.

El chileno-dominicano Manuel Selman estuvo preparado para este histórico swell, lo siguió de cerca, dejó de lado todas sus tareas en Australia y se fue a bajar bombas en el país que lo vio crecer.

Los locales no tienen miedo de revelar el spot  que surfearon, Puerto Plata, o Pop, porque es de esas olas que se cuidan solas y que tienen pocos surfers con apetito para ir a surfearlas.

Unos siete surfistas, Selman junto a Brandon Sanford, Leon Gough, el ex CT Ben Bourgeois, Christian Hasslet y alguno más, disfrutaron de uno de los mejores swells de la década en Dominicana.

Aquí sigue el relato de Manuel Selman y algunas fotos.

"No me puedo quejar, han sido unos buenos días", escribió el ex CT y ex campeón mundial junior Ben Bourgeois sobre las sesiones épicas que tuvo en Dominicana. Para meterse ese tubazo, se mandó al agua con una 8 pies, y necesitó cada centímetro de la misma.

El swell
El swell fue producto de una tormenta gigante de invierno, llamada Riley, que tuvo lugar en la costa este de los Estados Unidos, ella fue la culpable.

La tormenta fue perfecta porque se formó a larga distancia, fue un groundswell y no un swell de viento o de un huracán cercano, y venía con la dirección perfecta, del norte, perfecta para la costa norte de República Dominicana.

Yo miraba el swell desde Australia, estaba en el QS de Manly, y veía los vientos bastante raros, del oeste, que no son comunes. Normalmente tenemos viento del este, y los vientos se veían malos, pero faltaban muchos días y podían cambiar. Opté por venir. Primero estuvo malo pero luego se pusieron manejables. Yo tenía la mira en esa ola de Puerto Plata, sabía que iba a estar en algo.

Una de las olas más grandes y recordadas del swell. Brandon Sanford se mandó con toda la actitud pero no pudo hacer el drop, golpeó su brazo con la tabla y se lo fracturó en dos partes. ¡Qué dolor! Pero nadie puede decirle que no lo intentó. "Esa noche apenas dormí... Al otro día había mucha emoción en el ambiente, ya estaba Selman y Ben Bourgeois en el agua. Fue un honor para mí estar ese día en el agua. Estoy como loco para que vuelva a subir porque es lo que quiero, empujar mis límites y surfear con buenos amigos", contó Brandon sobre la sesión.

Las sesiones
Fueron cinco o seis días de swell increíble. El primero no estuvo bueno, las olas que surfeamos normalmente cerraban de lado a lado en la playa y Puerto Plata estaba rompiendo pero super desorganizado. Yo ese día todavía estaba volando y no me perdí de nada.

Los siguientes tres días fueron increíbles. El viento cambió al este, como es normal, algo que no me esperaba, y se mantuvo glass casi hasta las 12 a 1 todos los días. Eso fue un factor increíble porque normalmente el viento sube antes y se dañan las olas.

Fueron seis días de olas alucinantes. Incluso se creó una nueva ola en Sosua, en un lugar donde la profundidad era de cuatro metros y no rompía nada, el swell llevó arena y creó una ola que era como un mini Snappers que fue muy divertida de surfear.

"León Gough agarró una increíble que la surfeó como nadie, con una línea perfecta", cuenta Selman y la foto no lo deja mentir.

Los pocos valientes
República Dominicana no es conocida en el mundo de las olas grandes, pero siempre vi el potencial, nadie ha tenido tablas grandes. Más de siete y ocho pies de tabla no tiene nadie porque no te imaginas que vas a surfear olas como esas, normalmente está todo gigante.

O, si encuentras donde surfear la Policía no te deja porque se creen que vas a morir. Pero hay un big rider de aquí que se llama Andrés Flores, vive en California y surfea Mavericks y él durante varios años trajo tablas 8, 9 y 10 pies. Eso le abrió los ojos a los de acá.

También hubo un par de locos que se metieron con 7 pies, 7’6 que es una tabla enana para esas condiciones.

Fuimos un grupo pequeño que teníamos buenas tablas, unos siete u ocho surfistas los que surfeamos durante esos días. El set up es perfecto, te metes donde no rompen olas, con un buen canal. Y las olas estuvieron increíbles.

Los locales de Puerto Plata le dicen Pipeline, pero no es parecida. Nosotros le decimos Puerto Plata o POP, que es el código del aeropuerto de la ciudad.

Uno de mis mejores amigos, que es el que lija las tablas Stretch de Santa Cruz también vio el swell y decidió venirse por cuatro días y se trajo una 8’8 y una 9’6  y terminó usando esta última. Brandon tenía una 8 pies, Ben Bourgeois también una 8, Christian Hasslet le pidió prestada una tabla a Brandon, un 7’6 y varios más tenían tablas más chicas para la ola que había, 7’4 y 7.

“Este es el lugar de olas grandes para ir a surfear aquí y ese día fue muy divertido, los locales fueron para el agua, se mandaron y todos se alentaron entre todos. Literalmente hay muy pocos surfistas preparados para surfear este tipo de olas. La mitad tenía la tabla indicada y el chaleco y la otra mitad fuimos a conseguirlas. Brandon (Sanford) me prestó su 7 pies y todo fue muy divertido”, contó el repatriado Christian Hasslet que se bajó unos olones.

Olas memorables
Brandon Sanford se tiró en una bomba tarde, no la alcanzó a hacer y sufrió dos fracturas en el brazo, el riel de la tabla le pegó. Pero se tiró late en una bomba, tiene una foto de un drop alucinante (verla en esta nota).

Yo agarré dos bien buenas, una fue un drop tarde con la ola escupiendo, no veía nada mientras iba bajando en el aire, fue increíble.Y otra fue una que bajé en el aire que vi la punta a centímetros de clavarse y yo recé para que no suceda eso (risas). La ola es increíble, me metí con el impact vest y eso me dio confianza, tenía tranquilidad de que podía mandarme.

También León Gough agarró una increíble que la surfeó como nadie, con una línea perfecta.

Comparando
No fue un swell tan perfecto, pero definitivamente de los más grandes de los últimos 10 años. Yo he visto Puerto del Plata una vez más grande, casi cerrándose, y en ese tiempo nadie tenía tabla. Esta fue una de las sesiones que más va a quedar en nuestras memorias por un largo tiempo.

Ojalá que vengan más.

La última vez que surfee así de grande estaba más chico pero más perfecto, este tenía un poco de oeste que hacía que se cierre. Fue definitivamente uno de los mejores swells en 10 años. Además cuando bajó, playa Encuentro se puso divertido durante semanas.