La primera sesión de la temporada en Mundaka

El banco está épico y los locales hambrientos