Lele y Nacho desde Hawái: “Todavía no nos acostumbramos a estar viviendo esta realidad”

Entrevista a dos de los integrantes de la selección argentina que entrena en Hawái para los ISA Games de El Salvador tras pasarse 100 días en cuarentena estricta y otros 100 surfeando en las condiciones heladas de Mar del Plata


Nota presentada por Rip Curl Argentina 

Tiene que sentirse demasiado bien salir de una cuarentena obligatoria que duró 100 días, para surfear tres meses con traje, guantes y botas, y pasarse a surfear de shorts en agua caliente en la meca del surfing.

Tal como dice Lele Usuna, es una “sensación única, de libertad” y como respalda su compañero de equipo en Rip Curl y de selección argentina, Nacho Gundensen: “Ufff, la diferencia es terrible”.

Ellos dos junto a Ornella Pellizzari, Santiago Muñiz y el entrenador Martín Iautaro partieron a entrenar en Hawái para el mundial ISA de El Salvador que se realizará el mayo (si Covid-19 lo permite) que clasifica a los juegos olímpicos de Tokio 2021 (si Covid-19 lo permite).

En los siguientes párrafos, Nacho y Lele cuentan del viaje que comenzó hace unos días, la liberación de dejar un poco atrás el encierro y lo que viene sucediendo y quieren que suceda en la meca.

¿Cómo surgió este viaje a Hawái?
Nacho: El viaje en sí es un entrenamiento del Ente Nacional de Alto Rendimiento Deportivo (Enard) para el ISA de El Salvador 2021. Para lograr el objetivo que es meterse en los Juegos Olímpicos de Tokio. Entre todos pensamos cual era el mejor lugar en esta época para meter un entrenamiento intenso de un mes.

Lele: Surgió porque teníamos muchos planes de entrenamientos desde principio de año; íbamos a viajar a Ballito, al US Open, a Europa y como no se pudo hacer nada nos propusimos hacer un viaje de entrenamiento y en un momento íbamos a ir a indonesia pero era complicado llegar y entrar y si llega a pasar algo estaríamos muy lejos, entonces como ya el plan era viajar en octubre, creo que uno de los mejores destinos donde podríamos estar surfeando olas casi todos los días y con muy buenos surfers en el agua siempre iba a ser Hawái un mes en octubre.

¿Qué tuvieron que hacer para poder salir del país (hisopados, conexiones, etcétera)? ¿Mucho trámite?
Nacho: Hicimos dos hisopados para poder presentarlos y no tener que hacer cuarentena en Hawaii, uno en Mar del Plata y por las dudas otro en Miami, por suerte no tuvimos mucho problema y pasamos.

El viaje fue largo porque hicimos conexion en Miami a los angeles y ahí perdimos el vuelo y tuvimos que hacer noche en Miami y al otro dia salir para Los Ángeles y de ahí a Honolulu.

Lele: Para salir en verdad no nos pidieron nada, ese no era el problema, la clave era la entrada a Hawái. La verdad que el viaje fue bastante tranquilo aunque raro, obvio, siempre con la máscara puesta… El avión lleno de gente pero todos con las medidas de precaución.

Nos hicimos un hisopado dolorosísimo en Argentina, te meten el hisopo hasta el cerebro parece, para asegurarnos que no teníamos nada, viajar tranquilos y si nos preguntan en algún lado, tenemos el resultado negativo para mostrarles.

Tuvimos que hacer una conexión en Miami y ahí nos hicimos otro hisopado porque Hawái aceptaba “tests de confianza” de pocos laboratorios. El de Argentina no valía para entrar a Hawái, entonces nos quedamos una noche en Miami, nos hicimos un hisopado ahí, hubo que pagarlo y fue mucho más tranquilo: Haces un Drive Thru, te deban una bolsa, te lo metías en la nariz y a los dos o tres días te daban el resultado.

Parte de la selección argentina open está en Hawái ahora. De izquierda a derecha: Martín Iautaro, Nacho Gundensen, Santi Muñiz, Lele Usuna y Ornella Pellizzari; cinco títulos mundiales, varias medallas panamericanas, una plata y un bronce en Lima 2019.

¿Cómo vieron los aeropuertos de las escalas? ¿Menos movimiento?
Nacho: En Ezeiza casi nadie, en los otros aeropuertos al contrario, lleno de gente.

Lele: Vi bastante gente, lo único distinto es que los restaurantes están cerrados, podías pedir comida pero te la tenías que comer en el pasillo o en la silla de la puerta de espera. Había bastante movimiento en Estados Unidos, en Buenos Aires no había nadie y solo te dejaban entrar al aeropuerto tres olas antes de la salida.

Todo lo demás lo vi bastante lleno de gente, mucho movimiento.

Y en Hawái está bastante tranquilo, todo abierto y tenés que usar la máscara una vez que estás adentro de los lugares, afuera no pasa nada.

¿Y Hawái? ¿Se mueve o se nota el impacto del Covid?
Nacho: Lo único que se ve es el uso de mascarilla, el resto esta funcionando todo con turnos pero funciona.

Lele: Se nota que no hay nada de turistas, muy pocos. No fui a Honolulu pero se ve todo bastante cerrado, los shoppings están recién abriendo. No hay mucho movimiento del Covid en Oahu, nunca hubo, entonces está bastante tranqui la gente acá. Pero sí la parte de la economía bajó bastante porque estuvo todo cerrado y ellos dependen muchísimo del turismo… Esas son las cosas que se notaron.

Llegaron y estaba terminando un swell, ¿cierto? ¿Se llevaron algunas buenas?
Nacho: ¡Sí! Tuve la suerte de agarrarme una muy linda en mi primera metida, quedé re contento por la forma que me recibió Hawái. Después el swell arrancó a bajar y estamos hace dos días casi sin olas. Lo bueno es que el domingo entra buenazo.

Lele: Teníamos planeado llegar el viernes a la noche pero por el hisopado y la noche en Miami llegamos el sábado que fue el primer día bueno del swell. Corrimos el domingo y el lunes buenísimo en Rocky Point y nos agarramos unas.

Íbamos a ir a correr Pipe pero como era el primer día después de un viaje larguísimo, por ahí había mucha gente, decidimos correr en Rocky Point tranquilos y acostumbrarnos al agua, al poder, al viaje, al horario… Pero nos llevamos un par, Nacho se metió un buen tubo de derecha y yo me agarré unas buenas de palos, Orne también así que estuvo épico. Fue un cambio radical de estar seis meses con botas puestas a agua transparente y un calor increíble… ¡Estábamos re blancos todos, nos veíamos de lejos (risas)!

"Íbamos a ir a correr Pipe pero como era el primer día después de un viaje larguísimo, por ahí había mucha gente, decidimos correr en Rocky Point tranquilos y acostumbrarnos al agua, al poder, al viaje, al horario"

¿Qué tal haber dejado uno de los inviernos más intensos de los últimso años en su casa a surfear de shorts?
Nacho: Ufff, una diferencia terrible, estamos todos blaquitos, hay que cuidarse del sol ahora (risas). Parece que bajas unos kilos y la fuerza de la ola acá hace parecer que volás (risas).

Lele: La verdad es que el invierno en casa no fue tan duro, fue intenso porque al principio estuvimos encerrados como 90 días sin salir pero después hubo olas todo el invierno. Fue el primer invierno que me quedo en casa y la verdad es que corrimos casi todos los días con olas de un metro y varios días épicos.

El agua estaba bastante fría pero había mucha motivación tras estar tanto tiempo encerrado. Fue intenso pero fue lindo, consistente, bueno, el frío no se sintió tanto por la motivación y las olas que había.

El año pasó volando, yo lo sentí así. Después de estar tanto tiempo en casa, ir al agua caliente en shorts, blanco, una sensación única, de libertad… Todavía no nos acostumbramos a estar viviendo esta realidad de poder estar en Hawái disfrutando del mar y las olas de acá, de a poco vamos a ir cayendo.

¿Hay algún plan específico además de surfear hasta el cansancio todo lo que puedan?
Nacho: La verdad no hay mucho plan fuera del surfing, por ahí estos días sin olas haremos un poco de turismo.

Lele: Sí, venimos con objetivos a Hawái, no venimos a surfear a matarnos, venimos a mejorar nuestra performance en olas parecidas de lo que va a ser el mundial. Obvio que aprovechar, si podemos correr Pipe y Sunset, pero este es un plan de entrenamiento para el año que viene y más específico para el mundial ISA de El Salvador.

Nosotros ya estábamos acá cuando abrieron la frontera de El Salvador, seguro hubiéramos ido, qué mejor que entrenar ahí.

Vimos que Hawái era un buen destino para entrenar, no solo con olas buenas, no solo en calor sino porque también estás con los mejores del mundo; estás en el agua y está John John, Adriano de Souza, Jordy Smith, Jack Freestone… ¡Surfear con ellos en estas olas es buenísimo! Creo que es el mejor lugar para entrenar ahora: Constancia de olas, calor, buenos surfistas en el agua

La idea es practicar mucho la técnica, los detalles específicos que cada uno tiene que trabajar. No nos venimos a matar surfeando, estamos entrenando.

En Lima 2019 Leandro Usuna se quedó a un paso de la clasificación parcial y ahora va a ir a buscar su lugar en Tokio por medio de El Salvador, para lograrlo, ahora entrena en Hawái. Foto: Lima 2019-Zambrana

¿Algún objetivo que se hayan planteado?
Nacho: El objetivo es mejorar lo maximo posible en vista a El Salvador y arrancar el año con toda.

Lele: Un volumen técnico específico, estar bien con la capacidad de darle con todo una seire de 25 minutos en un lugar de calor, trabajar mucho nuestra fuerza y movilidad, cada uno tiene su consigna, yo tengo que trabajar mucho mi primera maniobra, agacharme más, ponerle más poder al surfing…

Santi va por hacer menos maniobras con más calidad, Nacho variedad de maniobras, Orne tiene que ser un poco más rápida; cada uno tiene su consigna, su trabajo específico a mejorar.

¿Cómo pinta el pronóstico para los días que siguen?
Nacho: El domingo marca epicoooo

Lele: ¡Surfline indica “good to epic (de bueno a épico)” (risas)! Para el lunes, martes y miércoles. Después baja un poco y después entra otro swell. Yo creo que fue una cosa de locos porque llegamos y estuvo buenazo, ahora flateó con uno a dos pies y con poca y nada de olas y marca épico desde el domingo hasta el miércoles y después baja poco y sube de nuevo. Parece que desde el lunes hasta más o menos el 10 de noviembre va a haber olas.

¿Hasta cuándo se quedan?
Lele: Nos quedamos un mes, llegamos el 16 y nos volvemos el 15. Quiero agradecer al Ente Nacional de Alto Rendimiento Deportivo de Argentina por apoyarnos y poder realizar este viaje, también a el Asociación de Surf Argentina por todo el apoyo y empuje que dan para que sigamos entrenando y lleguemos lo mejor posible a los torneos y todas las personas que nos apoyan como el coach Martín Iautaro, los preparadores físicos Juan Baldino, a mi mujer y madre de mi hijo Pili Ferrara, a mi familia, mis amigos, los sponsors por darme la oportunidad de que en este momento estoy aquí.

"Creo que es el mejor lugar para entrenar ahora: Constancia de olas, calor, buenos surfistas en el agua", dice Lele.