Letras latinoamericanas: Chile, ¿despertó el monstruo?

El país cumple al pie de la letra la fórmula que hace a las potencias mundiales: PM = Canchas + Talentos + Organización*2


Por Antonio Sotillo*

Hace más de 25 años era difícil imaginar que este austral y largo país podría convertirse en una potencia mundial del surf, se conocían historias contadas por algunas personas y unos cuantos reportajes de revistas impresas sobre sitios totalmente desconocidos, inhóspitos, fríos, donde solo iban buscadores de aventuras por olas nuevas para surfear, pero la verdad desde muy adentro se estaba gestando el genotipo de una criatura gigante que despertaría y se haría respetar ante el mundo.

Pero para mí hay una fórmula magistral que es la clave para llegar a ser una potencia mundial en el surf, esta es: PM = Canchas + Talentos + Organización2

En cuanto a Canchas: Chile está plagado de extraordinarios estadios naturales de surf a todo lo largo de su amplia costa, con olas perfectas, en fondos tanto de rocas como arena, point breaks, beach breaks, olas gigantes, olas de poder, tubulares, etcétera; sitios como Arica, Iquique, Conquimbo, Pichilemu, Chañaral, Algarrobo, Reñaca, Constitución, y muchas más, dan cuenta de que Dios bendijo a Chile como un Hawái en Sudamérica.

En cuanto a talentos: Con el comienzo del ALAS en el año 2002 aparece un chileno, tal vez quien fuera el más famoso internacionalmente hablando para esa época: Manuel Selman. Muy joven comenzó en el tour e hizo una carrera profesional que hoy en día sigue haciendo en el tour mundial WSL, y representando a su país con excelentes resultados. Él por cierto nos hablaba de olas mutantes y sitios inimaginados.

Luego aparecen de Pichilemu Diego Medina y Cristian Merello, buenos corredores de olas grandes y medianas. Y del desierto chileno, Tristán Aicardi, quienes participaron en el Tour Alas varios años con buenos resultados.

Guillermo Satt, viene luego con su joven edad y excelente surfing moderno combinado con el poder de correr olas grandes en su país, fue líder del tour ALAS y compite actualmente el WSL.

Pero no deseo dejar por fuera atletas chilenos que han dado mucho de qué hablar como Maxi Cross, Nico Vargas, Danilo Cerda, Belko Suarez, Roberto Araki, Leo Acevedo, Camilo Hernández y por el género femenino las competidoras Sofia Borques, Jessica Anderson, Trinidad Segura, y nuevas estrellas como Lorena Fica, Paloma Santos, Pomare Tepano y otras, ¡La cantera es bien grande!

Pero la punta del iceberg de los talentos de este país viene de un hijo de pescadores que montaba olas gigantes, que, sin redes sociales para el momento, era como un Jedi mítico, que aparecía surfeando olas que nadie se atrevía como si fuera una leyenda viviente y que terminó siéndolo, y quien hizo hacer escuchar el nombre de su nación en todo el mundo.

Nada menos que Ramón Navarro, él en el 2009 se toma la ola más grande surfeada en el Eddie Aikau y se vuelve una leyenda. Es entonces cuando Chile empieza a sonar mundialmente con más fuerza (vale recordar que Diego Medina había ganado el XXL en 2006 por aquella bomba surfeada en Punta de Lobos).

La ola de Ramón Navarro en el Eddie de 2009 marcó un antes y un después para la historia del surfing chileno y para la historia de Chile entero también. Foto: Soens/Patagonia

Entre muchas otras hazañas, Ramón hace una que lo lleva a la cima de las noticias de nuestro deporte; corriendo una ola gigante en Cloudbreak, Fiji que dejó boquiabiertos a todos.

Adicionalmente su incansable campaña ecológica por salvar Pichilemu y áreas de influencia de ser destruida por la contaminación y desarrollos urbanos sin control, lo ha llevado a cumplir un doble papel mundial que hasta el actual presidente de Chile se ha entrevistado personalmente con él, hace apenas unos días.

En cuanto a la Organización2: Y he aquí el catalizador tan o más importante que los dos anteriores porque sin él no se estuvieran dando los resultados que Chile está teniendo ahora.

Y es cuando la Federación Chilena de Surf conforma una nueva Junta Directiva, al mando de Paula Muñoz, quien une a todas las regiones del país.

Esto no fue una tarea nada fácil en un país tan extenso y lleno de clanes y de localías que se disputaban muy fuertemente entre ellos; por el contrario, la nueva Junta establece una campaña de capacitación de jueces y entrenadores certificados, herramienta básica del desarrollo de cualquier deporte.

Paula Muñoz, su presidenta, aprovecha que durante cinco años casi todos los campeonatos mundiales de la ISA se realizan en Latinoamérica, lo cual facilita la participación de Chile. También, la federación aprovecha eventos ALAS, WSL, multideportivos como los Suramericanos de Playa, Bolivarianos de Playa y los dos últimos campeonatos Panamericanos PASA en Perú.

Todo esto hace a Chile crecer a nivel competitivo con resultados jamás vistos a nivel individual y por equipos.

Existe un asesor estratégico que pocos nombran y se le debe mucho de todo este éxito que está logrando Chile al organizarse hacia una federación sólida, me refiero al licenciado en Historia, productor de eventos y locutor de ALAS e ISA, Juan Pablo “Mono” Barrientos.

Chile está creciendo como bola de nieve y si la ecuación se mantiene (PM=C+T+ O2) falta mucho por ver.

Los recursos de olas y talentos son casi que infinitos y mientras la federación tenga en la unión como herramienta, van a seguir cosechando en positivo, con una presidenta que incluso a pesar del cáncer que la aqueja, no dejamos de verla y a los demás directivos constantemente en actividades, haciendo un arduo trabajo por el surfing olímpico y paraolímpico.

Y ante la pregunta: ¿despertó el monstruo? Definitivamente despertó, ¡y viene hambriento!

Antonio Sotillo es voz autorizada para hablar de surfing latinoamericano, fue impulsor de su crecimiento como socio fundador de la Asociación Latinoamericana de Surfistas Profesionales (ALAS) y presidente de la Asociación Panamericana de Surf (APAS) en el periodo 2004-2006. Fue también presidente de la federación venezolana de surf en varios periodos, incluyendo el de los años dorados del surfing de ese país.