"El ser uno con el mar, estar rodeado de la naturaleza de Dios, el sentir el poder, la energía, la fuerza, la vida, en cada ola es el mejor sentimiento"

María Fernanda Bastidas, la fotógrafa de agua mexicana que se mete en mares gigantes y logra imágenes increíbles, cuenta su historia


Más de un surfer, asustado en mares peligrosos, con la comodidad de la flotación de la tabla, intentando entrar al agua ha quedado perplejo con ver a María Fernanda Bastidas, solita ahí, flotando en el medio de la zona de impacto, con sus patas de rana y su cámara fotográfica.

Su nombre se ha ido mezclado palmo a palmo con varios de los mejores fotógrafos de agua de surfing y sigue en pleno ascenso en el mundo del surfing (ver esta nota que salió en DUKE el sábado pasado).

En los siguientes párrafos la mexicana cuenta sobre cómo estar en el agua en peligrosos mares tomando fotos terminó siendo su máxima pasión, cómo hizo para adaptarse a mares peligrosos y cómo fue logrando sus imágenes favoritas, entre otras tantas cosas.

"El mar y las olas te darán cosas que jamás vas a poder comprar con dinero", dice María Fernanda, y tiene razón.

¿Cómo conociste al surf?
Mi primer contacto con la industria de el surf fue cuando estaba en Ixtapa, Zihuatanejo, en México, haciendo mis prácticas profesionales en verano. Empecé a tomar clases de surf y recuerdo que el de la tienda de surf me dijo que venían un grupo de ´groms´ americanos con sus fotógrafos y videógrafos para sacar contenido para una revista, preguntó que si quería acompañarlos a los surf trips para ayudarlo a traducir si se necesitaba.

Así que me les uní y quede impactada por el estilo de vida y recuerdo que pensé que sería lo mas increíble poder ser esos fotógrafos que les pagan por viajar y documentar a los surfistas.

¿Cómo conociste a la fotografía?
Desde pequeña quería aprender de fotografía. De hecho, eso quería estudiar en la universidad, pero acabé estudiando Administración de empresas turísticas. Cuando me gradué de mi carrera me metí a un curso de fotografía y fue ahí donde empezó esa pasión por la foto.

¿Cómo se te ocurrió combinar esas dos pasiones?
Hace ya ocho años, que fui por primera vez a Hawaii, donde conocí a Peter Sterling, un fotógrafo-videógrafo de surf y kite surf el cual me ofreció el pasarme sus conocimientos en el área. ¡Acepté y aquí fue donde empezó todo!

Tuve que regresar a México a trabajar por cinco meses para ahorrar y poder regresar a Hawaii en el invierno, cuando es la temporada de olas en el North Shore.

Perdón por lo trillado de la pregunta, pero hay más hombres que damas sacando fotos en el agua, ¿qué falta para que haya más marías fernandas bastidas en el agua sacando fotos en mares gigantes?
Principalmente ganas y dedicación. Con los años me he dado cuenta que sí afecta un poco el género, el cuerpo humano es diferente el de hombre al de la mujer, naturalmente los hombres son mas fuertes, tienen mas musculo y en muchos casos son mas altos y grandes. Yo ahora agradezco mi tamaño, mido casi 1,80; todos estos factores ayudan a que puedan nadar mejor, mas rápido, aguantar las sacudidas del mar, etcétera.

Pero también tiene que ver las ganas, la pasión y el amor por lo que haces, de esto depende el tiempo que le dediques y lo que estés dispuesto a sacrificar por esta carrera que es de alto riesgo, pero también de grandes recompensas.

"Las ganas, la pasión y el amor por lo que haces, de esto depende el tiempo que le dediques y lo que estés dispuesto a sacrificar por esta carrera que es de alto riesgo, pero también de grandes recompensas"

¿Cuál es la clave para fotografiar esos mares tan pesados con una camarita y tus patas de rana?
La mente. Es súper importante esta preparado físicamente, entrenar no solo nadando y haciendo otros deportes, así como también apnea. Pero para mí lo mas importante es tu mente; hay muchas personas que físicamente podrían estar ahí adentro tomando fotos en esas olas, pero mentalmente no están listos. La mente controla todo tu cuerpo y es la que te permite llegar hasta donde tu permitas.

¿Cuál fue el mejor consejo que recibiste referido a tu profesión?
Que lo hiciera por amor no por el dinero (risas). Ya que es una profesión muy mal pagada y se sacrifica mucho, pero te llena el corazón y ganas muchas otras cosas.

Menciona algunas fotos que tomaste que te quedaron en la memoria.
La primera es una que tome en unas de las islas de Hawái, en un “secret spot” donde todos los elementos se combinaron a la perfección y es una de mis fotos favoritas por los colores de el atardecer reflejados en las olas así como las sombras de las montañas y donde solo estaba en el agua con mi mejor amigo y teníamos las olas para nosotros solamente.

La otra es la mejor foto que he tomado en Zicatela, en la que está Óscar Moncada en un tubo gigante y donde los dos coincidimos en el lugar perfecto en el momento indicado, esta foto significa tanto para mi, no solo porque es la foto de el tubo más grande y perfecto que he tomado en Puerto Escondido, sino por que a los dos días me rompí la rodilla en las olas y Óscar fue uno de los primeros en ayudarme, y yo me tuve que ir a la Ciudad de México a hacerme cirugía y recuperarme por meses y esa fue la ultima vez que lo vi. Es por esto que esa foto, ¡para mí vale oro!

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Maria Fernanda Photography (@mariafernandaphoto) el

Cuenta sobre algún momento que te la viste difícil.
La primera vez que estuve en una situación difícil fue en Hawaii, en el “secret spot” de donde es la foto favorita de la que hablé antes. Estaba con un grupo de amigos locales, todos bodyboarders y me acuerdo que me cayó un set encima, y después de la cuarta ola yo ya no podía mas, se me había acabado el aire y dentro de mi yo le pedía a Dios que ya no vinieran más olas por que ya no me quedaba ni aire ni fuerza y de milagro solo tuve que pasar una ola mas y se calmó el mar. Recuerdo que estaba bastante asustada pero no dije nada por que sino ya no me iban a querer invitar (risas) y como era la única mujer era mejor no quejarse.

Motiva a alguien que quiera ser fotógrafa de surfing de agua con estas palabras:
No te des por vencido, el camino no es fácil, pero vale la pena. No dejes que el miedo te limite, es bueno tener miedo, pero saber controlarlo y jamás dejar que se convierta en pánico. Y lo que hagas hazlo por amor y con mucha pasión, que eso se nota en tu trabajo. El mar y las olas te darán cosas que jamás vas a poder comprar con dinero.

¿Qué es lo más lindo de la fotografía de surfing desde el agua?
El ser uno con el mar, estar rodeado de la naturaleza de Dios, el sentir el poder, la energía, la fuerza, la vida, en cada ola es el mejor sentimiento. Las vistas y la emoción del surf que se vive y se disfrutan desde el agua no lo ves o lo experimentas en ningún otro lado, y poder capturar eso y compartirlo con los demás en fotografías o video es inigualable.

¿Cuáles son tus planes para lo que sigue?
Creo que este 2020 nos enseñó que todo puede cambiar en un segundo. Así que por ahorita estoy viendo mes por mes. Tenía planes de colaborar con otra fotógrafa en Australia el próximo año para hacer un video de lo que es ser fotógrafas mujeres de olas grandes, pero pues todo depende de como vaya avanzando todo con los viajes internacionales.

Por ahora espero poder ir aunque sea unas cuantas semanas para la temporada de invierno en Portugal pero también esperando a ver que pasa en las próximas semanas, pero estoy segura que serán cosas increíbles las que vienen en el futuro.

¿Quiénes son tus referentes?
Estos son solo algunos de los fotógrafos que admiro: Russell Ord, Corey Wilson, Fred Pompermayer, Phil Thurston y Stu Gibson.

En mares gigantes, la presencia en el agua y las fotografías de María Fernanda, se ha ganado el respeto del mundo entero.