Natxo González garantizado en el CT: “Estoy muy confiado y voy con toda”

Entrevista al nuevo integrante de la elite del circuito mundial de olas grandes que escribió una epopeya en Nazaré y pasó de no tener ranking a meterse en el top 10


Natxo González se metió en la élite de las olas grandes gracias a una impecable actuación en el Nazaré Challenge que lo colocó en el tercer lugar del evento pero por encima de todo en el coveteado top 10 del ranking.

Él supo en todo momento que esa oportunidad podía garantizarlo de nuevo en la elite del surfing mundial y todo se fue dando para que eso suceda en base de confianza, inteligencia en la competencia, y valentía, claro. Natxo se bajó unas bombas y así se ubicó en el tercer lugar que necesitaba para escalar de no tener ranking a cumplir su sueño.

Poco más de un año antes había surfeado el día del Nazaré Challenge sin jet skies y casi sin luz, en la madrugada, esas olas enormes que asustaron a los más pesados big riders del planeta. Esa sesión, junto con otras en los spots más pesados del mundo, le dieron la oportunidad en el Nazaré Challenge de este año. No desaprovechó y regresó a la elite.

Esto fue lo que tuvo para decir:

Se puede decir tranquilamente que desde Aritz tu eres el primer vasco que vuelve al CT, es otro CT pero es el CT al fin. ¿Cómo se siente a tan joven edad estar haciendo historia de esa manera?
Es un sueño para mí. Cuando entré por primera vez al tour de las gigantes y tenía 19 años, me veía con muy poca experiencia, estaba con gente mayor que me sacaba mucha diferencia en experiencia, me sentía un poco como: “¿Qué hago acá?”. Pero bueno, este año me he dedicado a coger las olas más grandes del mundo y me veo con más experiencia, en Jaws, en Irlanda, en Nazaré, en Mavericks.

El podio que le dio su lugar en el CT del tour mundial de olas grandes. Natxo, adelante, feliz de la vida. Foto: WSL/Masurel

Estoy tranquilo, es un sueño hecho realidad, era mi objetivo principal. Han sido un par de años muy duros porque teníamos que seguir marejadas por todo el mundo con los mejores e intentar lograr el “performance of the year” contra los mejores del mundo y al final el salto que he tenido en Nazaré ha sido una suerte para mí, algo muy bueno para subir al CT.

Yo lo sabía, tenía mucha presión, pero a la vez tenía muchas ganas de hacer un buen resultado para subir al sueño ese que he tenido toda la vida, desde que empecé en el tour, hace tres años, hasta ahora.

En los últimos días, ¿estuviste medio que rezando que no haya torneo en Mavericks?
Estaba pensando en que no lo hagan, pero me daba igual si lo hacían o no, realmente así es el juego, así es la competición y si se hubiese hecho estaba encantado de verlo y ver también que hacen los brothers porque hay gente que está en el tour y necesita puntos para clasificarse para el próximo año, por esa parte sí quería que lo hagan.

Al final no se ha hecho y se dio que yo he clasificado y bueno, varios amigos se han ido del tour, pero esto es así, hay que luchar para seguir ahí. De todas formas, felizmente no se hizo y me he podido clasificar, mejor que mejor.

¿Qué tal fue que se dio el regreso de Hawái, la invitación a Nazaré? Seguro hubo mucho nervio y muchas corridas.
La invitación a Nazaré era algo muy especial para mí, era una lanzadera única para poder subir al tour y sabía que la tenía que aprovechar mejor que nunca. Sabía que estaba como tercer suplente de Nazaré y a mitad de año dos personas se lesionaron, entonces quedé como primer suplente del evento, era muy posible que entrase.

 

Arriba: Natxo encontrando una divertida (para él) en Pipe solo unas semanas atrás. Video: Jon Aspuru

Me encontraba en Hawái, fui por una marejada gigante a Jaws y luego me quedé un poco más con mis amigos, relajado y disfrutando un poco de la isla después de tanto nervio. Luego llegué a casa y con todo el jet lag y todo, recuerdo que un día dormí quince horas, me levanté y tenía el móvil que quería explotar, no sé cuántas llamadas perdidas, de mis jefes, de mis amigos y pensé: “¿Qué pasó ahora?”. Sabía que venía un gran swell para Nazaré, me desperté a las ocho de la tarde y me llegó la gran noticia de que pasado mañana tenía que estar en Nazaré. A lo primero fue un agobio, me tenía que preparar para eso, las tablas, todo e ir para ahí ya porque tardo ocho horas desde casa hasta ahí.

Llegué justo el día anterior. Fue muy bonito porque siempre que viajas en el tour sueles estar bastante solo. Cuando vas a Hawái o a otros países viajas tu solo porque es muy caro y es difícil que te acompañe la gente. Esta vez hicimos un team de la ostia, fuimos todos mis amigos, con todo el apoyo del mundo, desde casa también, te lo cuento y se me ponen los pelos de punta de verdad, fue super bonito, un campeonato diferente, sabía que tenía que tener un buen resultado, pero estaba disfrutando con mis amigos también. Tuve que estar muy concentrado para hacer un buen campeonato.

¿Qué tal te sentiste durante el torneo? Sin dudas se te notó muy mandado, sin dudar de ir en las más grandes. ¿Fue así? ¿Así estaba tu mente?
Sabía que por ejemplo en la final, o quedaba sexto o quedaba primero, intenté esperar, ser muy paciente e ir por las más grandes. El hándicap que tenía era que comparado con los de afuera, es una ola que conozco un poco más y sé un poco cómo moverme ahí. Sabía perfectamente donde me iban a romper las olas y jugué con eso a favor.

De las cuatro paradas que sabemos que van a estar en el tour 2018, ¿cuál te emociona más surfear: Mavs, Nazaré, Peahi o Puerto? Y, ¿en cuál te tienes más fe para que te vaya bien?
Las cuatro paradas son increíbles, estoy muy emocionado, solo con surfear seis personas en cada lugar es una emoción. Voy a ir con todo a todas, ahora más que nunca. Con una meta de coger más experiencia de lo normal y darle con todo, con un objetivo muy claro también, más a largo plazo, ser campeón del mundo ya que tengo la oportunidad de poder serlo.

Sin duda alguna Puerto es la playa que más me gusta, lo que no sé es si lo van a hacer y cómo queda al final el tour.

Arriba: Experiencia que vale oro: Natxo en Mavericks. En el video freesurfeando, ahora en el tour mundial. 

¿Cómo vas a vivir el 2018-2019 ahora que sabes que tendrás esos importantes desafíos? ¿Qué cambiará?
Al final este año he seguido todas las marejadas más grandes del mundo y es una constante presión estar enfocado en todas las marejadas sin parar, es bastante duro. Ahora que estoy en el tour, voy a intentar disfrutarlo, disfrutar de todos los eventos y entrenar mucho. Hacer una pre temporada muy dura, muy fuerte para estar a tope, cosa que siempre viene bien. Estoy muy confiado y voy con toda.

Finalmente, ¿Cuál es el objetivo final de Natxo en esta nueva etapa de su vida?
El objetivo es siempre ser feliz y estar a gusto con uno mismo, eso es lo más importante, cuando vas hacía otro lado ya vas mal, entonces intentar principalmente ser feliz y bueno como objetivo pues a largo plazo ser campeón del mundo y este año coger muchísima experiencia y mantenerme en el tour.