Nayib Bukele: “Queremos que la gente piense en El Salvador y piense en surf”

El país centroamericano invertirá 200 millones de dólares en dos años en infraestructura para el proyecto Surf City; el presidente confía en que su nación cambiará su cara y sus números macroeconómicos con el plan


Presenta Puro Surf, El Salvador Travel y #SurfCityElSalvador

El Salvador invertirá 200 millones de dólares en los primeros dos años de gobierno en planes de infraestructura relacionados con el proyecto Surf City que busca impulsar el surf y el turismo surfer en el país, dijo el presidente de ese país, Nayib Bukele, en rueda de prensa especializada que lo visitó en casa presidencial.

Los rubros principales de esta inversión son, dijo el presidente: Cableado eléctrico subterráneo, mejorar el flujo de energía eléctrica, el manejo de residuos incluyendo la purificación del agua antes de regresar a las cuencas, el limpiado de playas, la remodelación del muelle de La Libertad y de todas las zonas donde visitan los surfistas, entre otras cosas.

Con esto lo que busca Bukele es dejar planteado un entorno propicio para que el turista y la inversión extranjera quiera venir a su país. Planteó como ejemplo que desea que los 200 millones traigan consigo mucho más de inversión privada. Mencionó esto usando como ejemplo la remodelación del casco antiguo de San Salvador que llevó a cabo cuando era alcalde (en el periodo pasado, 2014 a 2018) e invirtió 20 millones pero el sector privado terminó haciendo que sean 100 los millones invertidos en el lugar.

Bukele prefirió no adelantar cuánto dinero invertirá en rubros relacionados al proyecto al cabo de su periodo de cinco años, pero insistió que se trata de uno de los cinco planes prioritarios que él y su gabinete tienen. Hizo énfasis que a diferencia de otros periodos de gobierno que sí hicieron eventos e intentaron impulsar el surfing, nunca antes se lo tomó como un compromiso transversal de todas las áreas del gobierno.

Insistió en que “El Salvador no ha explotado su potencial turístico, nunca lo ha hecho en la historia del país. Ha explotado otros potenciales, pero no el turístico”. “Nosotros, el ingreso que tiene el turismo de Costa Rica lo tenemos en remesas de salvadoreños que han ido a Estados Unidos a trabajar, pero en turismo ni nos acercamos”, comparó.

La confianza del presidente es grande de que esto puede cambiar la cara del país, impactar en la economía y la sociedad y afectar directamente en los números macroeconómicos y que lo hará de manera “inmediata” dado que el turismo beneficia directa e inmediatamente a las comunidades costeras que no necesariamente son las más beneficiadas.

“¡Totalmente!”, exclamó al ser consultado si cambiará la cara de El Salvador el proyecto Surf City. “Hace un año oías de El Salvador y pensabas en dos cosas: Violencia, migrantes y una guerra civil que pasó hace 30 años. Queremos que la gente piense en El Salvador y piense en surf. Solo ese cambio de imagen abre la posibilidad a miles de cosas más, como inversión privada extranjera, gente que no surfea pero que quiere retirarse en El Salvador por el buen clima, tiene linda industria turística y es un lugar pacífico y bonito”.

Por otra parte, dijo que su idea de desarrollo no es que se genere un “Miami” con edificios de 20 pisos frente al mar. “Nosotros sabemos lo que el surfista busca, y no es el hotel de siete estrellas de 20 pisos a la orilla de la playa, entonces para nosotros eso es una bendición porque para tener uno va a pasar mucho tiempo y para tener uno sobre otro va a pasar mucho más. Nosotros queremos apostar a un turismo más sostenible con el medio ambiente; queremos hacer que nuestras playas sean más paradisíacas de lo que son ahora”.

“Para un país como el nuestro, con el potencial de surfistas de todo el mundo (…) que estén viajando a El Salvador, no me importa si trae una mochila y un par de dólares, eso va a generar un tipo de turismo que es el turismo de futuro. Es decir, para competir con Miami ya está Miami y para que le ganemos a Miami van a pasar 100 años y no va a pasar. Pero para ser un destino bonito, diferente que le guste a los surfistas, eso es más fácil, más ecológico y es diferente lo que le da más posibilidades de éxito”.

Consultado sobre si la pobreza disminuirá a partir de este proyecto no dudó en decir que sí, y acotó: “Yo creo que el ingreso turístico que no lo podemos cuantificar todavía, espero que sea mucho, va a tener un impacto en la economía macro de El Salvador, pero inmediatamente va a tener un impacto en la economía micro”.

Y ejemplificó: “Un joven que estaba estudiando bachillerato ahorita en La Libertad, Sonzonate o La Paz, de repente puede decir que va a estudiar hotelería y turismo porque acá hay clientela en lugar de viajar a Estados Unidos, cruzar tres fronteras y un desierto para tratar de llegar a un muro y si logro pasar un muro que va a ser muy difícil voy a llegar a un país donde no sé el idioma, no tengo papeles, me van a perseguir… Entonces, si crece como esperamos que crezca, le va a ir mucho mejor estudiar acá y trabajar acá, sin separarse de su familia y sus raíces país y de repente de su playa porque puede ser surfista… Yo creo que sí va a tener un impacto, no sé macroeconómico cuánto, pero sí va a tener un impacto social y en la pobreza directamente”.

Para el presidente, su proyecto tendrá un impacto micro antes de que se refleje en las mediciones macro porque los poblados verán cómo los turistas benefician sus negocios.

Por otra parte se refirió al aspecto integral del proyecto, de como este abarca más que solo incentivar el turismo e incluye los beneficios que traerá al deporte y al pueblo en general. “Cuando vemos todos beneficios que obtiene la sociedad, más allá del económico, más allá del simple turismo, yo creo que estamos apostándole a lo correcto”, dijo Bukele.

Para el presidente el proyecto tiene también mucho sentido especialmente si también el país se incentiva y va a surfear, y se genera también un El Salvador más saludable.

Escucha la hora de consultas con el presidente, en bruto, aquí: