Otra derecha se suma a la batalla

Los portugueses Antonio Silva y Diogo D'Orey encontraron su joya desierta