Ramón Navarro surfeó una bestia en Fiji que él dice fue la mejor ola de su vida

Varios la llaman la ola del siglo o la de la historia. En un día de olas XXL en Cloudbreak el chileno volvió a demostrar toda su magia

Ramón Navarro volvió a escribir un capítulo en el surfing de olas grandes hoy domingo (horario oriental)
en lo que fue el swell de la década en Cloudbreak, Fiji. El propio Navarro, que ha sido nominado en dos ocasiones para la ola del año de los premios XXL, la llamó en sus historias de Instagram como “la mejor ola de su vida”.

Cuando un ser humano como Ramón dice eso, la ola tiene que haber sido muy especial.

Más allá de eso, su imagen está dando la vuelta al globo con elogios de los mejores del mundo, incluido el propio Kelly (ver abajo) que colocó su foto en su Instagram y contó que al salir de esa ola se abrazaron. Slater agregó que este día jamás será olvidado y que Cloudbreak es la mejor ola del mundo y que lo que se hizo hoy fue como cuando el hombre pisó la luna.

Todos están diciendo que fue el Cloudbreak más grande jamás surfeado, y la de Ramón fue la ola del día. La bomba se ve asquerosa, un labio super grueso, un tubo muy amplio y una ola gigante; fue como si la sección más pesada de Teahupoo se coloque en reef mucho más largo de Cloudbreak y role por un buen rato. Precisamente, parece una mezcla de la bomba de Nathan Fletcher en el swell code red con aquella de Thundercloud que casi mata a Mark Healey en 2012.

De acuerdo a lo que Navarro va contando en una larga jornada que comienza con un mate y un desayuno liviano y que divide en unas 50 historias de Instagram. En un día ventoso y nublado, primero hizo una sesión de tow in en la que se metió dos tubazos. Después le tocó esperar mucho y unas horas más tarde se llevó la bomba que está dando la vuelta al mundo.

“Me tocó mi turno en el tow in y de verdad creo haber agarrado la mejor ola que surfeé en mi vida, no lo puedo creer”, dice Navarro. Eso sucedió entre las 2 y las 5 de la tarde hora de Fiji.

Un poco más tarde, en otra historia Ramón, junto a su amigo, el big rider hawaiano  Kohl Christensen, que fue quien lo remolcó dijo mirando a la cámara: “Gracias a este desgraciado me agarré la mejor ola de mi vida, ¡no lo puedo creer!”

Al final del día el chileno cuenta que intentó ir de remada pero no pudo tomar olas porque las condiciones seguían difíciles. A lo largo de las historias explica que a él no suele gustarle el tow in y que lo hace solo cuando es 100% necesario. Incluso comenta que su tabla de tow la tenía guardada hacía muchos años.

Algunos incluso la están llamando la mejor ola de la historia.

El swell de Fiji quitó toda la atención al comienzo de la quinta parada del CT, en Keramas, tanto que Slater se fue a surfear ahí y dijo que estaba lesionado.

 

Just take a second and process this... @surfnavarro kicked out right next to me and all I could do was give him a big hug. Today will never be forgotten. It was an honor to be in the presence of an ocean doing this. There is no better wave on this earth than #Cloudbreak. Lots of questions about competition and the event in Bali...Long story short, I am not on the level I want and need to be to compete. I did catch one really nice wave today, went straight perfectly well, and saw a hundred other good waves. When I’m ready, properly healed, and able to compete with the world’s best, I will. Good luck to everyone in Bali for the @wsl event and hoping for some more tomorrow in Fiji. Wow is all I can say. I’m inspired and more excited than ever to see surfing where it’s at! I’m calling at least 1 Billion people on this earth should have witnesse what went down today. This stuff is like people going to the moon...by tomorrow people will say it didn’t happen. ???‍♂️?

Una publicación compartida por Kelly Slater (@kellyslater) el