Sin John John no es lo mismo

El Margaret River Pro se hizo 50 veces menos divertido con la retirada del hawaiano


Foto de portada: WSL

Vivo los eventos del CT de la WSL con mucha emoción, un día con campeonato genera expectativa y luego diversión. Si el evento es con olas, como el de Margaret River, mejor todavía.

Una vez que empieza el campeonato, este puede ir subiendo en el fanatismo acercarse al piso. Las olas son un gran factor: Que haya consecuencias, que haya miedo, que quede claro quienes están bien dispuestos y quienes preferirían que el campeonato tenga olas más chicas.

Los surfistas que van quedando también son clave. Que Kelly no esté o que pierda, le quita un buen trozo de atractivo al campeonato, que no esté John John lo mismo, que no estén los dos… No lo lleva al piso al Margaret River Pro, pero lo acerco bastante.

Salvan las olas del oeste y que el resto de los que están en competencia son surfistas bien interesantes: Jordy (que pasó de form dudosa) pero tiene su magia, Callinan que no tiene miedo de poner la tabla en esos labios pesados del oeste, Moniz que es un joven y muy valiente hawaiano, McGilvray que es un sudafricano de clase y el nuevo Toledo que ganó peso y ha mejorado mucho su power surfing y sus líneas.

Este último además se las verá cono Italo Ferreira que debe ganar para alcanzar a un Medina que lo mira de afuera.

Habiendo dicho todo esto, igual reafirmo: Que el mejor del mundo no esté en el campeonato hace este que se haya tornado 50 veces más aburrido. Cómo se van a extrañar esas curvas, y ni que hablar que si se define en The Box, se lo va a extrañar más todavía.