Tres días lejos del océano que cambiaron la vida de tres surfistas panameños

La reveladora aventura de Kai y Teo Gale y Agustín Cedeño por la piscina del momento en Waco, Texas


Todas las fotos de Rob Henson. Entrevistas con la colaboración de Paki Gale

Durante el torneo de aéreos que se realizó en la piscina de Waco, Texas, el Stab High, uno de los locutores, el respetado surfer, Shane Dorian contó que los niños de Hawái están juntando dinero para viajar al medio de Texas, a 1500 kilómetros del océano más cercano, para practicar en la piscina del BSR Park.

Los panameños Kai y Teo Gale y Agustín Cedeño hicieron precisamente esto, dejaron de lado la Centroamérica plagada de olas en la que viven para irse a una piscina, las conclusiones que dejaron después de tres días con tres sesiones de una hora, impresionan bastante.

Siguen abajo.

Agustín Cedeño volando en Waco. "Es como una adicción, entre más olas agarra uno, más quiere. Me quedé con muchísimas ganas, no quería regresar", dijo el local de Playa Venao. Todas las fotos: Rob Henson

Agustin Cedeño: “Para mí en solo un día con tres sesiones, uno ve el aumento en el nivel de surfing”

¿Qué pasa por tu cabeza luego de esta experiencia en Texas?
Fue algo increíble para mí, muy adictivo y constructivo, porque después de cada sesión uno puede analizar los videos y prepararse para corregir errores. Como las olas son iguales, uno puede planear qué se puede hacer y esto ayuda a subir el nivel.

¿Cuáles son los pros y los contras de la piscina?
Los beneficios es que las son olas casi idénticas cada una. Es fácil para uno planear lo que se va hacer en cada ola. Otro beneficio es que se sabe por donde vienen y cuantas vienen.

También la piscina tiene varias secciones de tubos y maniobras. Se puede combinar de muchas formas todas las maniobras. Los contras es que la piscina tiene una cantidad de olas limitadas, también que hay que pagar para surfear y por un tiempo limitado. Si uno quiere seguir surfeando, no puede.

¿Cuál fue tu mejor ola?
Tuve una derecha que pude meterle dos buenas maniobras y un aéreo al final. En la izquierda intenté varias veces hacer un aéreo reverse en backside y pude sacar dos. La mejor fue una ola que pude sacar una maniobra al inicio y al final tiré el aéreo y lo completé bien.

¿Mejora tu nivel surfear en una piscina?
Para mí en solo un día con tres sesiones uno ve el aumento en el nivel de surfing. Estar tres días es muchísimo y ayuda a elevar el nivel demasiado. Logré completar unas maniobras que me cuestan hacer en el mar, pero en la piscina pude practicar y practicar hasta que ya me salen bastante bien y más fácil. Pude mejorar la técnica en el power surfing también.

¿Te quedaste con ganas o fue suficiente?
Es como una adicción, entre más olas agarra uno, más quiere. Me quedé con muchísimas ganas, no quería regresar.

¿Qué extrañas del mar?
Solo que es gratis y puedo ir cuando sea, pero si pudiera, me quedaría en la piscina.

El tubo de la vida de Kai Gale, después de haber viajado Hawái, Indo y vivir en Panamá y Costa Rica, fue en una piscina. ¿Quién lo habría dicho? "Algo raro pero que me encantó de la piscina es que nos hicimos muy amigos de uno de los que hace la ola y me tiró una ola especial, como un wedge de derecha con un tubo enorme y fue el mejor tubo de mi vida, me encantó", dijo.

Kai Gale: “El mejor tubo de mi vida”

¿Qué reflexión haces después de surfear esta piscina de olas?
Me encantó, fue mucho mejor de lo que esperaba. Me divertí mucho surfeando las derechas y las izquierdas. No paré de divertirme.

¿Piensas que esto podrá cambiar el surf?
La piscina de olas puede revolucionar el surfing, porque se van a poder armar como si fueran canchas de futbol, en lugares donde no hay playas. Para mi va a cambiar mucho el surfing. Hay un antes y un después.

¿Cuáles son los pros y los contras?
Los pros es que siempre sabes la sección que va a venir y puedes practicar las maniobras una y otra vez. La calidad de la ola es buenísima y permite hacer muchas maniobras. Los contras es que tienes que pagar por la ola y no tienes las olas que quieras, solo se puede agarrar una cantidad y no te cruzas con nada de la naturaleza, como los delfines, peces o ballenas.

¿Cuál fue tu mejor ola en el viaje?
Fue una derecha que me paré, tomé velocidad, hice una primera maniobra y seguí tomando velocidad para pegar un aéreo 180 bastante alto y lo pude caer. De izquierda me gustó que pude tomar un par de tubos bastante largos, salir y pegar una maniobra buena.

¿Te mejoró como surfista correr esta ola por tres días?
Siento que mejoré mucho. Me siento mucho más confiado con mis maniobras. Los aéreos y los tubos los hago mucho mejor, y los cortes también.

¿Quedaste con ganas de seguir en la piscina?
Sí, pero también quería volver al mar porque es bueno estar con la naturaleza, agua salada, ver los animales, como cambia la marea y todo eso.

¿Hay alguna anécdota extraña que recuerdes?
Algo raro pero que me encantó de la piscina es que nos hicimos muy buen amigo de uno de los que hace la ola y me tiró una ola especial, como un wedge de derecha con un tubo enorme y fue el mejor tubo de mi vida, me encantó.

También una cosa que fue medio rara y graciosa fue que pensé que era imposible robarle la ola alguien en una piscina de olas… Había una persona que pensé que se caía  y me tiré sin mirar bien y de repente escuché ¡hey! ¡hey! y la persona estaba atrás mío y me salí, y la persona empezó a gritar como si fuera un point real.

Me quedé abajo del agua un rato pensando que le había robado $10 dólares, porque eso cuesta cada ola. Salí a pedirle muchas disculpas y por suerte él estaba también en el próximo turno entonces no estaba tan enfadado.

Debes ser la primera persona en robar una ola en una piscina de olas, ¿Estás contento con el título?
Si (risas), no creo que alguien lo haya hecho antes, entonces está bueno tener un record.

¿Cuál elegirías, la piscina o el mar?
Elegiría un lugar donde pueda vivir, que tenga el agua y las olas al frente mío y la piscina atrás, para tener variedad.

Con estilo, Teo mete el floater en Waco, de los tres, al menos de lo que se desprende en la entrevista, fue el que más extrañó el mar: "Prefiero lo natural en vez de lo artificial. Extrañaba un poco ver a los peces y ver todo lo que pasa en el mar". dijo.

Teo Gale: “Extrañaba un poco ver a los peces y ver todo lo que pasa en el mar”

¿Qué reflexión final haces de haber surfeado en la piscina?
Es una ola buenísima, con tubos por todos lados, diversión, amistad y todo junto en un solo lugar.

¿Cuáles son las cosas positivas y negativas de la piscina?
Lo bueno es que todas son olas perfectas y también que hay turnos en el point. Lo malo es que hay que pagar y algunas veces se te puede cerrar la ola. El color del agua a veces es clara, otras veces oscura, depende de la lluvia y el cloro. Le ponen un tinte del color del agua y cuando ponen el cloro, mata la tintura y se pone marrón.

¿La tinta para qué se la ponen?
Se la ponen para que sea más agradable a la vista.

¿Lo ves como un contra? ¿Prefieres la transparencia del mar?
Sí.

¿Cuál fue la mejor ola del viaje?
Fue un tubo largo, salí por el doggy door y le pude meter un buen golpe al pocket.

¿Te cambió el nivel surfear esta ola por tres días?
Mejoró mucho. Los primeros días no estaba tan confiado conociendo la ola. Después para el último día estaba muy confiado y le daba duro al pocket, hacia arriba y abajo, aéreos por todos lados y atacaba más la ola.

¿Te quedaste con ganas?
Si, podía quedarme un par de días más y estaría bueno correr un par de olas más para finalizar el viaje.

¿Extrañas el mar?
Lo extraño porque prefiero lo natural en vez de lo artificial. Extrañaba un poco ver a los peces y ver todo lo que pasa en el mar.

¿Alguna vez te imaginaste esto en Texas?
Nunca me imaginé una piscina de olas aquí. Me imaginaba un barrio viejo y medio raro, pero nunca imaginé que la tecnología iba a subir tanto. Me imaginaba algo más como de ganado, caballos y vaqueros.

"Los primeros días no estaba tan confiado conociendo la ola. Después para el último día estaba muy confiado y le daba duro al pocket, hacia arriba y abajo, aéreos por todos lados y atacaba más la ola", dijo Teo, y lo dicho queda muy claro con lo que se ve en la foto.
Kai Gale volando alto y con buen recorrido en una derecha de Waco. "La piscina de olas puede revolucionar el surfing, porque se van a poder armar como si fueran canchas de futbol, en lugares donde no hay playas. Para mi va a cambiar mucho el surfing. Hay un antes y un después", dijo el joven.
"Los contras es que la piscina tiene una cantidad de olas limitadas, también que hay que pagar para surfear y por un tiempo limitado. Si uno quiere seguir surfeando, no puede", dice Agustín, que en la foto le saca jugo a cada milímetro cúbico de la piscina y de los 90 dólares que cuesta cada hora ahí.