Varado en Perú, Nico Gallegos pide a las autoridades que lo lleven de regreso a casa

“Estoy en Perú, sin recursos, expuesto en Lima donde es un caldo de cultivo de coronavirus y sin ningún tipo de asistencia”, dice el integrante del equipo argentino de surfing adaptado


El tres veces semifinalistas en el mundial de surfing adaptado de la ISA, Nicolás Gallegos de Argentina se encuentra varado en Perú víctima del cierre de fronteras que se dio por la pandemia del coronavirus.

Según contó en un video que publicó en redes sociales, las autoridades de las Fuerzas Armadas argentinas no quisieron llevarlo porque no contaban con las condiciones para hacer el traslado por ser él parapléjico y los aviones no estar acondicionados para trasladarlo.

“Vinimos acá a las seis de la mañana, ya son las dos de la tarde. Fuimos a la base aérea militar de Perú, llegamos ahí, me vio una médica del ejército argentino, que no sabía siquiera lo que era una persona parapléjica, no se identificó quien era, nadie, el capitán no quiso hablar conmigo, pero por mi situación física no me dejaron subir al avión, así que ahora estoy en Perú, sin recursos, expuesto en Lima donde es un caldo de cultivo de coronavirus y sin ningún tipo de asistencia”, dice en el video.

“Lo lógico era que se iban a llevar a las personas más vulnerables de vuelta a su casa, yo vengo de competir en un mundial representando a mi país, viajo por todos lados representando a mi país con mis recursos, con mi esfuerzo y hoy me siento abandonado por mi país. Me siento abandonado y triste porque no puedo regresar a mi casa”.

El atleta finaliza el video pidiendo a las autoridades que “hagan algo”, sugiere que Aerolíneas Argentinas debería llevarlos “como corresponde”. “Somos un montón de argentinos que estamos parados en distintos lugares del mundo y mandan aviones militares donde viajan todos hacinados, pegados, una persona a la otra, sin ningún tipo de prevención ni protocolo que corresponda a la situación que estamos viviendo”.

De acuerdo a lo que informó InfoBae, Cancillería realiza la lista con los argentinos que viajarán  y acondicionan el avión de acuerdo a los pasajeros y una vez que todo estaba listo para el viaje el atleta dijo que por su condición no podía viajar las seis horas sentado, sino que en algún tramo debía acostarse y que por esto “se decidió preservar su seguridad y la del resto de los pasajeros”, señalaron las autoridades.

Para colocar a Gallegos en el vuelo con una camilla debían sacar a cinco pasajeros, agregaron.