“Voy a probar agarrar olas más grandes ahora que sé que puedo con estas”

Entrevista a Candelaria Resano que tiene 12 años y estableció una nueva frontera sobre lo que los groms pueden y no pueden hacer


Foto de portada: Gerald Acevedo

Candelaria Resano tiene 12 años y es una niña muy tierna y simpática. Nada muy cercano a cuando se la ve en el agua; es que ella surfea prácticamente desde que nació.

Dos días atrás, las olas se pusieron gigantes en Nicaragua y en lugar de surfear en la playa, donde suele llevar a cabo sus sesiones, en la orilla de Popoyo, se fue para allá adentro, donde rara vez surfean muy pocas personas.

Se bajó una bomba. Y ahora quiere más.

¿Cómo tomaron la decisión del ir al outside ese día?
Nos bajamos del avión y queríamos ver si había swell  y no sabíamos muy bien si nos íbamos a meter o no. Cuando llegamos a la playa habían unas olas super buenas, entonces yo me quedé en la playa un poquito y luego entré al agua y como al cabo de una hora me agarré esa ola.

¿Cómo fue toda la ola?
Darme la vuelta fue creo que bastante difícil porque no sabía si hacerlo o no. Al final me di la vuelta y empecé a remar super fuerte. Remé, remé y remé y me paré y se sentía como el lip me iba a romper en la cabeza y veía todas las burbujas, pero al final la hice.

¿Cómo te sientes ahora sabiendo que puedes bajar esas olas?
Voy a probar agarrar olas más grandes ahora que sé que puedo con estas.

¿Cuál es el próximo desafío? ¿Mavericks?
No.

¿Cuál?
El próximo desafío es tratar de entrar en el tubo en el outer.