Ariane Ochoa: “Nunca deje de creer que podía volver”

Tras un año fuera de las competencias y con solo tres meses compitiendo, la surfista del País Vasco ganó su segunndo QS hoy. El más especial seguro, pues en algún momento tuvo miedo de no volver jamás


Poco más de un año atrás Ariane Ochoa colgó los guantes por un tiempo indeterminado, debía curar una lesión rara llamada plica sinovial de rodilla. Pasó un año muy difícil, buena parte del mismo sin que se encontrara un diagnóstico a su problema. Pasó por el quirófano y por la fisioterapia y finalmente regresó.

Y regresar, especialmente luego de ser vicecampeona europea juvenil y tercera del mundo, jamás iba a ser fácil; y como ella dice, no lo fue. Pero de alguna manera hoy dio un paso clave para terminar con los sacrificios y comenzar a recoger frutos.

Ganó el QS 1000 de East Beach y apagó mucho de todo aquello por lo que pasó. En los siguientes párrafos se refiere a uno de los mejores días de su vida.

El ataque de backside de Ariane fue clave para su victoria en Sudáfrica. Todas las fotos: WSL/Thurtell

Seguro, después de estar fuera un año, esto se siente increíble, ¿qué tal estás?
Para mí esta victoria es muy especial. A lo mejor es la victoria más especial que he tenido en mi carrera deportiva no por la victoria sino por todo el proceso y el camino que me ha traído hasta aquí a ganar hoy este campeonato. La verdad es que estoy super contenta.

Vine para dos eventos en Sudáfrica. La semana pasada el primero y la verdad que el comienzo de año no ha sido nada bueno para mí. Difícil, muy complicado y con falta de confianza por el hecho de haber estado tanto tiempo afuera y volver con un ranking complicado en el que entras con cabezas de series y uno tampoco está con la confianza plena.

Entonces en el primer campeonato que tuve en Sudáfrica la verdad que estaba en un punto donde estaba destrozada por dentro cuando realmente quieres algo pero no está saliendo, estás trabajando duro y no está saliendo, pero por mí, mi interior, la confianza, algo super importante a la hora de competir. Entonces tuve que reflexionar un poco de todos los campeonatos que había hecho hasta el día de hoy porque es muy fácil cuando vuelves simplemente decir que quieres estar en el mismo punto de donde lo dejaste, pero no vas a estar en el mismo punto, las cosas han cambiado, tienes que evolucionar con ello y volverte a sentir a gusto en el modo de competición.

Eso todavía no lo estaba sintiendo y la primera etapa desde luego aquí en Sudáfrica fue muy dura para mí.

No es que me haya planteado alejarme un poco de la competición sino tomarme un respiro para volver reconectarme porque ni siquiera me sentía conectada y tuve unos días en los que quise cambiar de chip y tomármelo con más calma. No tener tantas ansias porque cuando vuelves de una lesión tienes que ser paciente y constante.

Tuve dos días la oportunidad de ir a Jeffreys Bay, a otro lugares, disfrutar del país y volver a reconectarme. Cambiar mi mentalidad. Entonces cuando llegué a este sitio el primer día, estaba positiva con ganas de cambiar la situación la de la que venía y me sentí muy a gusto con la ola. Estaba confiada en que lo podía hacer bien.

Fui manga a manga y aunque en las mangas lo que más me ha gustado es que ha sido progresivo, he ido ganando esa confianza manga a manga teniendo a lo mejor mangas más complicadas pero al final pasando de manga, que eso es lo importante. Creer que podía ganar y hacerlo. Ya solamente por esa progresión de que tu interior seas capaz de un día u otro pasar de estar negativa y baja anímicamente a poder y querer cambiar eso, para mí simplemente por eso ya es especial esta victoria.

¿Cómo fue la final? ¿Cómo fue ese 8,5?
Las condiciones no estaban nada fáciles. Hemos tenido mucho viento, mucha mar, muy movida. El primer día cuando llegue estaba perfecto, una ola preciosa pero al comienzo de la competición había viento y lluvia sin parar, mar movido. Pero sabía dónde quería, en donde me quería colocar. Las japonesas se han quedado un poco más dentro, pero yo quería estar un poco más abierta porque sabía que ahí estaban viniendo olas con potencial y simplemente al nadar, al empezar la manga, ha venido esa ola de la que estaba confiando, la que había visto y quería estar.

Entonces la cogí e intenté surfear de la mejor manera posible. Y ha sido increíble cuando empiezas con una nota tan alta. Te ayuda mucho a sacar adelante la manga. Ni siquiera sabia las notas que había tenido. Por las condiciones que había, no escuchábamos nada. Sabia que era una buena ola, pero no sabía que les había gustado tanto a los jueces. Hasta la final de la manga no sabía mi resultado, ni qué puntuaciones tenía.

Pensar que algunos meses atrás no se sabía qué era de la vida de Ariane y ahora está ganando eventos. En la foto con el ganador masculino, Dylan Lightfoot.

¿Cuál fue la estrategia durante el evento?
Ha sido intentar surfear lo más radical posible. Creo que he arriesgado durante todo el campeonato ha habido veces que he tenido mangas en las que se me ha complicado un poco por el simple hecho de no asegurar. He arriesgado porque he visto que los jueces querían ver grandes maniobras porque el mar estaba fuerte, entonces querían ver maniobras sólidas. Mi mayor objetivo durante toda la competición fue intentar hacer maniobras sólidas.

¿Cómo lo vives cuando piensas que hace unos meses ni sabías cuando regresarías a surfear?
Es increíble. Es super especial esta victoria y la recordaré porque ha habido muchos capítulos de esta historia, porque al final es una historia que es mi vida. En esta parte de mi vida estoy más centrada en el surf y desde que me lesioné cada día, cada mes, han sido un capítulo. Una barrera que me he tenido que enfrentar. Ahora hay una victoria, pero hay que seguir trabajando. Vendrán muchas más derrotas y muchas más victorias. Hay que estar ahí y saber que se puede estar ahí.

El hecho de tener gente a mi alrededor que me ha ayudado a sobrepasar cada barrera que se me ha puesto en el camino, y yo personalmente en mi interior tirar de mí y saber sobrepasar cada situación, por haberlo hecho con gente que realmente me aprecia y me quiere, es especial. Esta victoria no es solo para mí, hay mucha gente involucrada y por eso la hace todavía más bonita. Porque durante el camino de este proceso hasta volver a la competición se han ido uniendo mucha gente que hasta ahora no estaba en mi vida y que han hecho que fuera mejor deportista y persona.

¿Pensaste en algún momento que no regresarías?
Hubo momentos en los que tuve miedo de no poder volver, pero siempre en mi interior tenía una sensación de que iba a volver fuera como fuera. No iba a ser el hecho de volver o no, sino de yo iba a ser realidad eso. Me daba igual lo que tuviera que hacer y a donde ir. De hecho, tuve que dar muchas vueltas y durante esas vueltas, sí que en algún momento cuando venían tantas malas noticias seguidas era difícil mantener viva esa voz interior que te decía que algún día que pondrías bien. Pero nunca deje de creer que podía volver. Estaba segura.

Seguramente ya te metiste en el top 50, ¿Cómo sigue todo ahora? ¿Hasta el CT no paramos?
Ahora simplemente quiero seguir llevando la misma línea y sobre todo ir puliendo cosas a nivel competitivo que todavía fallan como la constancia en cada manga y conseguir esa regularidad. Ese es mi mayor objetivo: cada día sentirme mejor, prepararme mejor y lo que tenga que venir, vendrá. Cada paso que de lo cogeré con ilusión y ganas e intentaré hacerlo de la mejor manera posible.

Ahora toca volver a casa, pronto tenemos un QS cerca de casa que me encanta. Hay que seguir trabajando en ello y seguir en la misma línea y mentalidad. Sobre todo con un chute de energía porque hoy ha sido la victoria, pero hace cuatro días no estaba tan feliz ni a gusto con mi surf ni con mi manera de competir.

Muchas veces la confianza es lo que me cabrea. Hay que confiar en ti para poder hacerlo. En los momentos en los que tu mente está tan negativa cuesta ganar esa confianza y trabajar en esa mentalidad, fortalecer esos aspectos que pueden venir en el camino. Como siempre, malos momentos, buenos momentos, siempre hay que estar preparada.

Ariane fue vicecampeona de Europa en 2016, top 10 de la ISA y se ubicó tercera en el mundial de la WSL en enero de 2017. Como si fuera poco, siendo todavía junior fue top 50 del QS.