El Hang Five es una maniobra clásica por excelencia, puede ser funcional, como maniobra de transición en algunos momentos de la ola, pero normalmente es una maniobra mayor. Es de las más antiguas del surfing, ayuda a que el longboard acelere con todo el peso en la parte de delante de la tabla.

El Hang Ten, es la maniobra clásica por excelencia y es una de las maniobras más difícil de realizar en las tablas largas.

Schweizer colgando los cinco camino al octavo puesto en el mundial de longboard. Foto: ISA/Hain

-El primer consejo para hacer un buen Hang Five es no apurarse a la hora de caminar a la punta y esperar a que el longboard esté estable y en la buena sección de la ola, para así mantenerse en la punta.

-El segundo es lograr que el longboard agarre la velocidad suficiente para que cuando uno está en la punta de la tabla, esta no se hunda.

-El tercero es lograr colocar la cola del longboard en la parte de la espuma, así se genera más estabilidad en la punta.

-El cuarto es caminar cruzado y con control.

-El quinto es que el Hang Five sea de costado en la ola y no de frente hacía la costa.