Cuatro olas muy especiales en la vida de Sebastián Correa

Uno de los mejores free surfers del mundo cuando el mar se pone pesado detalla y describe algunas de sus más sabrosas experiencias


Foto de portada: Justin Bulolo

El peruano Sebastián Correa es uno de los mejores surfers del mundo cuando el mar se pone grande y pesado en cualquier parte del mundo.

Vale destacar algunos momentos que hacen honor a lo dicho: Su ola en Nias el año pasado, en el que fue el mar más pesado del lugar, para muchos, de toda la historia; si no fue la mejor del día, pegó en el palo.

Ese día estaban en el agua varios de los mejores surfers de olas pesadas del planeta entero y unos cuantos salieron del agua sin surfear una buena.

Aquella bomba en Aints que fue finalista de la ola del invierno 2016-2017, una de las 10 mejores olas de la temporada y una de las mejores ahí surfeadas. Fue en Hawái, en plena temporada. Correa fue en una que nadie quiso y se llevó un tubazo.

Varias sesiones en Indo (algunas aparecen aquí), olones en Pico Alto, tubazos en Cabo Blanco, aquella sesión gigante en El Buey, el día después del final del QS en 2015 y un largo etcétera.

En los siguientes párrafos él mismo va describiendo una a una cuatro de sus olas.

Aints (Entre Backdoor/Off the Wall) – Enero de 2017

Fue el 17 de enero del 2017, ese día había un QS 1000 en Sunset y mi hermano estaba corriendo, me acuerdo que había surfeado Pipe temprano y casi me sale una bomba de izquierda que al final no salí del tubo. Después me fui a ser caddie.

Regresé a Pipe tarde como a las 4 y el crowd estaba horrible y después de un buen rato me dije: “Me voy para Off the Wall”, y en el medio del camino, en la sección del reef que llaman Aints entró esta ola perfecta.

Solo me voltie y fui, jajaja. El tubo era gigante y perfecto me acuerdo que solo veía blanco en un momento por los sprays. Fueron dos y después salí. Ahí escuche a toda la playa gritar y aplaudir que es bien difícil que pase, jajaja.

No podía creer que había salido de ese tubo. Grande y deep + 2 sprays.

Nias – El 25 de julio de 2018

Fue el 25 de julio del 2018, uno de los mejores días de mi vida. Bueno esta historia comienza una semana antes, estaba en mi casa en Perú, y veía que los swelles en indo no paraban y justo mis amigos (Martin Jeri y Ezra Sitt) fueron a Nias a correr el swell anterior, me dijeron que estaban buenazo y no puede quedarme en Perú.

Compré mi pasaje para el swell mas grande en Indo en mucho tiempo. Fui directo a Nías. Ese día las olas estaban gigantes, me levanté demasiado emocionado, estaban los hawas en el mismo lugar que yo me quedaba y desde las 5 am todos estaban moviendo tablas y alistándose. La mayoría estaba con chaleco. Yo no tenia nada y me metí a pelo y después de un buen momento en el point me toco una que no salí y regresando de esa y estaba confiado para agarrar la siguiente.

Veo esta doble mas abajo que todos y remo como loco, hice el drop y en el medio los pies se me juntan, no se cómo llegué abajo. Pero cuando lo hice sentía el lip al lado mío. Hice el pull in.

Fue un tubo “nasty” (traducido es “asqueroso”) jaja, blanco y movido pero pude mantenerme y salir. Justo estaba Matt Bromley (el charger del swell) cuando salí del tubo levantando las manos fue un momento muy especial. Una de las mejores olas de mi vida y uno de los mejores viajes.

Fue uno de los momentos mas heavies de mi vida, era un día gigante con demasiada energía que se concentraba en un lugar, lo del bote que se perdió fue ese día.

Desert Point, Indonesia – Julio de 2018

Fue el 29 de Julio del 2018, de los días corribles más grandes en Desert Point. Estaba pasado todo el día y luego subió la marea, estaba Pato Texteira y Bruno Santos con moto de agua y yo y Joaquín decidimos entrar. Los dos nos ganamos con unas bombas, a mi me toco esta gigante que parecía Growers pero es en desert point. Fue un tubo increíble, ¡solidazo!

Desert en agosto de 2018

Fue el 5 de agosto del 2018, un día después del terremoto de Lombok, la noche anterior estábamos comiendo con la comitiva peruana en un lugar como a 20 minutos de Desert y nos agarro el terremoto. Fue demasiado “heavy”, se cayeron piedras del techo, luego fuimos al cerro de Desert y estaban todos ahí (locales + surfers) como a las 2-3 am.

Luego decidimos bajar a surfear con todo el carro listo por cualquier cosa, para subir el cerro, pero felizmente no paso nada.

Ese fue uno de los mejores días en Desert y no había casi nadie. Fue épico pero me fui al reef y me golpie la cara un poco, felizmente casi nada. Después de unas horas me sentía mejor y las olas estaban épicas.

Me metí y me tocaron unos tubazos, este fue especial, el primero fue agarrando riel y el segundo solté el riel y pampie todo el rato, estaba demasiado prfundo.