Entrevista con el verdugo: Lucas Santamaría

El hombre que definió el título argentino de surf la semana pasada en el Quik La Paloma Open


Cobertura especial presentada por Quiksilver Argentina – Todas las fotos son de Mariano Antúnez

El verdugo de Andy Irons en 2006 fue Nathan Hedge en Brasil, le dio el título a Kelly, el verdugo de Medina en 2017 fue Jeremy Flores, el verdugo de Marcelo Rodríguez en 2019 fue Lucas Santamaría.

En el Quiksilver La Paloma Open el regular footer primero le ganó a Martín Passeri en cuartos de final y después le dio el título, cuando venció a su amigo y socio, Marcelo Rodríguez.

Su victoria en La Paloma quedó tal vez escondida ante la magnificencia del sexto título de Passeri a sus 43 años.

Y hablando de “verdugo”, es gracioso porque con solo ver la cara de Santamaría es suficiente para darse cuenta que es el muchacho más simpático del mundo. Pero, deportivamente hablando, le tocó serlo y determinó campeonato argentino 2019.

En un día en el que La Paloma no estaba presentando lo mejor de su ser, Santamaría usó estas izquierdas para ganarle a todos los mejores de Argentina.
El momento del dolor: Passeri sube rápido, se quiere ir. Santamaría le ganó en cuartos.

Fuiste el verdugo del pueblo en La Paloma. ¿Cómo fue eso? ¿Te gustan las series de peso?
La verdad que el campeonato en La Paloma quizás no fue el que todos esperábamos porque el período de espera se estaba terminando y marcó un swell que no era el indicado, pero por lo menos se pudo surfear.

Es una playa en la que que si no hay swell, no se surfea. Algo pudimos hacer, pero no eran las condiciones épicas que todos esperábamos.

La realidad es que en el campeonato no tenía la expectativa por el título argentino ya que no tenía chances, en la última fecha no había competido. Entonces de alguna manera me sentía dentro de todo tranquilo, relajado, sin presiones.

Con el objetivo de dar lo mejor y obviamente, de ganar el campeonato.

Así que siempre se sabe que a medida que uno va a pasando las baterías se le va a ir complicando el asunto. Más hoy en día que el nivel está altísimo. Tenés un rango de edad desde los 14 años hasta los 45 que cualquiera puede ganar el campeonato. Está super complicado y obviamente si uno se anota sabe que se va a enfrentar a contrincantes de muy alto calibre.

Hay que decir que tal vez la motivación de ganarle a Passeri puede haber sido mayor que a Marcelo. Ahora, seguro no fue fácil competir con Marcelo que es tu amigo y socio. ¿Cómo viviste esa serie?
No creo que haya habido una motivación extra para ganarle a Martín. La realidad es que hice la mía, hice mi trabajo. Cada día hay que entrar al agua y tratar de dar lo mejor y no pensar en el competido sino tratar de hacer el trabajo de uno. Tratar de aprovechar los recursos que uno tiene para pasar la batería y también demostrar que uno se anota en el campeonato porque tiene el interés de ganarlo.

En este campeonato me basé en eso. La verdad que se me presentó una situación muy difícil y quise demostrar que no había intereses de por medio. Y yo realmente tenía ganas de ganarlo y por eso me anoté.

Así que, la situación fue bastante tensa. Pasaban muchas cosas dentro y fuera del agua y que en realidad yo estaba al margen porque si bien tenía el título argentino en mano, no me tenía que hacer cargo de nada. Tenía que hacer mi trabajo, surfear, dar lo mejor y buscar el resultado que estaba buscando.

Yo en la batería con Marcelo entré al agua a surfear, traté de no aplicar ninguna estrategia sino de hacer la mía ahí adentro. Estar super tranquilo que es la mejor manera que yo me siento cuando estoy compitiendo. Es manera que más me rinde. Cuando surfeo tranquilo los resultados vienen.

Santamaría, versatil, atacando el labio de La Paloma.
Así se ve el sabor de la victoria.

Y como si fuera poco, ganaste la final contra Maxi que seguro fue una inspiración en tu vida. ¿Cómo se dio esa serie?
La final contra Maxi fue una en la que cada uno se ubicó en su spot adentro del agua. Uno en una punto y el otro en otro. Me había ubicado en el mismo lugar que me ubiqué contra Marcelo, que es un poquito más abierto para el lado norte de La Paloma que estaba saliendo una izquierdita ahí dentro de lo que había mas o menos divertida y que te permitía pegarle un par de veces.

Maxi decidió irse hacia la derecha que estaba bastante lenta, pero si llegaba a venir la buena había grandes chances de lograr un score alto. Pero yo me incliné para el lado de la constancia de olas que tiraba más seguido y capaz que de repente me salía una un poquito mejor también.

Fui sumando de a poquito. Tres, cuatro, cinco, otro cinco y ya ahí cuando tenía dos scores más o menos buenos, Maxi no tenía nada y ya no quedaba tanto tiempo. Ahí empecé a aplicar estrategia, me le acerqué a Maxi, él se movía a mi otra punta. La verdad que fue una final bastante complicada porque no hubo tantas olas pero cada uno hizo su trabajo. Fue a ubicarse en su lugar y creo que también bastante en el surf, no tanto en la estrategia sino más que cada uno demuestre lo que sabe hacer. Así se dio el resultado, tranquilamente podría haberse dado para cualquiera con las condiciones que había.

Por encima de todas las cosas, ¡qué día te tocó vivir! ¿El mejor de tu vida?
Fue un día bastante lindo. Se disfrutó muchísimo el triunfo, logré lo que fui a buscar. La Paloma no es un campeonato más, es un cierre del circuito que está buenísima toda la mística que la playa tiene. Los competidores están con mucha hambre de ganar el campeonato.

También se juegan muchas cosas, los puntos, quién gana el título, hay como una adrenalina diferente a cualquier otro campeonato que se recontra palpita ahí. Así que sí, estoy muy contento de haber ganado el título de este año y no sé si fue el mejor día de mi vida, pero si fue uno de esos lindos recuerdos que quedan grabados.

Hace unas semanas escuché que no competiste en el QS porque no venías con buen pie este año, ¿se puede decir que cambió la cosa?
La verdad que el QS no lo competí, no por falta de ganas, me hubiese encantado competirlo pero andaba complicado porque estaba trabajando y tampoco estoy con un patrocinador principal que me apoye para por ejemplo hacer estos eventos que requieren de bastante dinero. Estoy en búsqueda de uno y ojalá para el que viene esté preparado y así pueda competirlo.

¿Qué sigue para ti este año? 
Este año queda trabajo, y con Marcelo estamos trabajando bastante en Slab. Es nuestro proyecto que queremos sacar productos técnicos de surf. Me voy para Indonesia a mitad de agosto, mitad setiembre. Voy a hacer Bali, Lombok, Sumbawa, así que me espera un muy lindo viaje, increíble. Después ya encarar para el circuito argentino del año que viene.

Tocó celebrar con unas coronas, junto a Juanchi Arca que finalizó tercero y el vice, Maxi Siri.