Impactos y reacciones de la clasificación olímpica con León Glatzer

El olimpismo nadie se lo saca al alemán y tico, ni del corazón, ni del currículum y ahora, tampoco de la piel


Leon Glatzer vivió con mucha intensidad el mundial de El Salvador, dijo en más de una ocasión que no podía dormir, que se despertaba a las 3am y vivía con muchos nervios y expectativa lo que iba sucediendo día a día.

Cuando salió del agua en aquellas semis del repechaje, que pasó y que vio al presidente de la ISA acercarse a darle la noticia oficial de que había clasificado, el joven local de Pavones de nacionalidad alemana se lanzó a llorar.

Lo que significó su clasificación se pudo ver rápidamente: Leon se fue directo a Alemania, el primer día ahí, ya estuvo filmando comerciales, haciendo entrevistas con medios importantes; el Frankfurter Allgemeine Zeitung le dedicó media página al clasificado alemán a Tokio 2020.

Se sabe del poderío alemán en los deportes, pero para el país es novedad que clasifique un surfista alemán.

Para sellar la celebración, Glatzer se tatuó los anillos olímpicos en su brazo. Acudió a Hannibal Schumacher, que León dice es el mejor de la ciudad de Colonia.

El olimpismo nadie se lo saca a Glatzer, ni del corazón, ni del currículum y ahora, tampoco de la piel.