"Increíble, inexplicable, mágico y enérgico", la palabra de los protagonistas de Four Days in Heaven

Chloé Calmón, Julián Schweizer y Nacho Pignataro sobre sus días en Pavones y la realización de la película


Chloé: Magia y energía 

Esos días en Pavones fueron mágicos y energizantes. Un trip solo con mi mejores amigos, en una de las mejores olas del mundo, sin preocupaciones y solamente un plano: Divertirse y aprovechar el máximo de cada día.

La película muestra la esencia del longboard, una danza encima de la tabla. Los tres surfistas tienen estilos diferentes y muestran toda la versatilidad del longboard, del estilo clásico al progresivo. Y también muestra que cuando agarramos una ola estamos solos. La música de la película nos ayuda a despejar la cabeza y a aprovechar el momento.

"Un trip solo con mi mejores amigos, en una de las mejores olas del mundo, sin preocupaciones y solamente un plano: Divertirse y aprovechar el máximo de cada día", dice Chloe. Todas las fotos: Juanma Real

Nacho Pignataro: Inexplicable

Esos días en Pavones fueron difíciles de explicar... El viaje a Costa Rica en sí, fue organizado sobre la hora y sin tener ideas de los swells. Nunca me imaginé poder correr esa ola en su punto perfecto, y mejor aún, solos en el agua con amigos. Imagínense tres amigos en el agua con izquierdas perfectas y eternas, con poca gente o incluso sin nadie más en el agua: De otro mundo.

La película muestra el longboard en su estado más puro. Un swell que va creciendo en una de las mejores olas de América surfeada con tres estilos completamente diferentes. Ya sea más clásico o moderno, son maneras distintas de leer las mismas olas, pero con el mismo objetivo: disfrutar del paraíso que es Costa Rica.

El estilo clásico de Nacho y las paredes interminables de Pavones, una excelente pareja.

Julián Schweizer: Increíble 

Esos días en Pavones fueron increíbles, tuvimos la suerte de estar allí con el mejor swell del año. Ya había ido varias veces a Pavones y nunca lo había visto así, es una ola increíble. Disfrutar con amigos las olas alucinantes no tiene precio.

La película muestra el resumen de un trip único, entre amigos buenas olas y muchas risas. Fue un reflejo de lo bien que la pasamos durante esos días en el paraíso.

Schweizer atacando vertical un labio de la legendaria Pavones.