La magia de las olas raras de Dylan Graves

Una de las mejores series de videos de surfing jamás realizadas


La serie llamada Weird Waves (olas raras) lanzada en estas últimas semanas en el canal de Youtube de Vans, además de ser una maravilla cinematográfica por su impecable fotografía, los interesantes personajes y por un Dylan Graves que se muestra simpático, humilde y con ganas de aprender y de conocer a los locales, envía un mensaje maravilloso: No hay que vivir en el océano para ser un surfista, y ni siquiera hay que deslizarse en una ola de verdad.

El último episodio muestra a los surfers del Eisbach, en Munich, Alemania, probablemente la “ola rara” más famosa del mundo y más surfeada, en donde el nivel de desarrollo del surfing en esa comunidad ha llegado a niveles espectaculares.

Hay sus héroes, sus locales, sus jóvenes talentos, los que meten aéreos y kickflips y los que surfean más con curvas yendo de riel a riel; la comunidad entera se reúne en esos pocos metros donde el río pasa a toda velocidad y genera una ola estática, gritan las maniobras buenas como si estuvieran en el océano y se vuelven a su casa con el corazón feliz.

En la serie suceden cosas increíbles, como que, en otro episodio, Gerry López diga que el surfing, en una ola estática de Bend, Oregon “es como era antes”, más puro, sin tanta “tensión” en el agua… Vale decir que el surfing como era antes para Lopez, ¡era surfear Pipe en los setentas sin nadie en el agua! Y el pipe master agrega: “Este perfectamente puede ser el futuro del surfing”.

El surfista del Lago Superior que le hace de guía a Graves en el primer episodio, es comparable a cualquier amigo fisurado que muere por ir al agua y exagera al 500% como estaban las condiciones, el “tubo” que se metió y lo alucinante que están las olas, y disfruta cada segundo del surfing. No importa que esté en un lago, está surfeando, ¡y está feliz!

Graves describe todo este tema de mejor manera luego de surfear la ola de marea del río Severn, en el suroeste de Inglaterra: “Es interesante como uno puede estar a medio mundo de distancia, surfeando una ola producida por un cambio de marea que atraviesa la campiña inglesa, e igual sentir que estás rompiendo con los muchachos en tu spot local. El surfing es así de especial, la raíz de por qué todos hacemos lo que hacemos es la misma: Estamos intentando sentir el stoke*”.

*Stoke es el tipo de felicidad que siente el surfista cuando está en el agua. Todavía no hay traducción.