La presión la sintió Toledo, Medina y Wilson no

El brazuca estuvo a 0,20 en Francia y a 0,40 en Portugal de enviar la definición del título a Pipe, pero cuando las papas quemaron le tembló el pulso


Filipe Toledo llegó a Europa en una situación mejor que su compatriota Gabriel Medina. Y, si bien el record de resultados era mejor para el segundo, el primero tenía todo para destacarse e irse del viejo continente con el título, pero todo le salió mal.

Podría ser casualidad que en dos beach breaks, su especialidad, en los que ha sabido destacarse, Filipe Toledo perdió casi de primera. Es más razonable pensar que sintió el frío en la nuca, el respiro de un tío peligroso llamado Gabriel Medina y de un australiano que está mostrando más garra que la que parece tener.

Hay algo que queda claro en las series de Medina cuando surfea bajo presión que se le nota, y que en Filipe ha brillado por su ausencia: La capacidad de surfear seguro y construir rápido una base de puntajes relativamente sólida.

Descifrando lo que ha hecho, en Francia Toledo cayó en ronda 1 porque al salir de un tubo no completó un floater radical, le faltaron 1,08 para llegar a 10,18 (un puntaje que a comienzos del año hacía pies cambiados).

Luego, en ronda 2 no tuvo contendiente en Jorgan Couzinet que se consumió ante ser ídolo local y tener la chance de desbancar al número uno. Pero en la siguiente serie, Ryan Callinan le ganó por 0,2, y es verdad que Filipe perdió por poco en una manga que surfeó muy bien, y que los puntajes podrían haber ido para su lado, pero como líder buscando el título, no debería haber espacio para dudas. Tuvo dos chances para hacer los aéreos que siempre aterriza y no los completó, precisaba un 7,8. Un campeón mundial tiene que tener esa madera, tiene que completar esos puntajes.

A los 10 minutos de todas las series que compitió en Europa, Medina tenía la serie ganada. Cuando las papas queman, Medina gana. Foto: WSL/Masurel
Julian Wilson es pura clase, con un posible final en Portugal en olas épicas, el australiano puede ser muy peligroso. Y en Pipe, también. Foto: WSL/Poullenot

Una vez en Portugal, sin la presión de la lycra amarilla, tuvo una ronda 1 en la que en la ola que podría haber dado vuelta la serie, se cayó en la última maniobra, los jueces fueron muy avaros, es cierto, pero él no debería haberse caído intentando girar 360 grados de forma innecesaria.

Luego, en ronda 2 hizo lo mínimo ante un Samuel Pupo que no estuvo a la altura del desafío. Toledo sumó míseros 12,67 y dejó a Samuel Pupo al alcance de un ocho y algo para dejarlo afuera.

Vale recordar que él tenía que ubicarse noveno para llevar a Hawái la decisión, ir a Pipe, pedirle a JOB que lo entrene y enfocarse en eso. Hasta Europa solo se había ubicado una vez sola peor que quinto (en Bells) el resto son todos resultados de cuartos de final o mejor.

Hoy, ante Joan Duru, en el último escalón que le quedaba subir para el noveno que llevaría la decisión a Hawái, una vez más se cayó, dejó espacio, no construyó un puntaje sólido y dejó que el francés faltando dos minutos lo pase por arriba.

En su primera ola de consideración, un 5,43 que surfeó cuando restaban 11 minutos, se cayó en un aéreo que completa el 99% de las veces que lo intenta. El hacerlo le habría dado la diferencia de 0,40 que necesitó para ganarle a Duru.

Por ahora Toledo tiene el talento para ser campeón del mundo, pero no el temple.

Habrá que ver como sigue la cosa, pero será muy difícil que el título lo gane Filipe; todo indica que esto se definirá entre Medina y Wilson.

Te puede interesar: ¿Qué tiene que suceder para que el título se defina en Portugal?