La primera vez en Ours de Andro Crvik

El chileno se metió una buena sesión en uno de los más temidos slabs del mundo y vivió para contarlo en esta entrevista (además se llevó una buenaza en el día del año en Kirra)


Nota presentada por Vissla - Fotos en Ours por @Joselo_aqua

Estudiando por Australia, el especialista en olas tubulares y pesadas chileno, Andro Crvik, no se pierde las marejadas cuando estas entran y tampoco le escapa a los desafíos.

Tuvo la chance de surfear una de las olas más temidas del planeta: Ours en Cape Solander, Sídney y ahí fue. Respondió a los consejos del legendario bodyboarder chileno, Edgard, que lo intimó diciéndole que vaya y se haga hombre.

Acostumbrado a bajar las olas pesadas de su Iquique, de Arica y de todo Chile, Crvik enfrentó el desafío con “miedo” pero no dudó en mandarse y se llevó alguna buena.

También le tocó pagar el precio de surfear una de las más pesadas del planeta. Ahora no para: Quiere ir a Cyclops, Shipsterns y The Box, entre otras.

Debajo el relato de lo que fue su primer surfing en una de las olas más temidas del planeta.

"Estaba con un poco de miedo, no le quise entregar mucho porque estaba con una tabla muy pequeña, con un 5.9” de epoxi, mucho más liviano, más celosa la tabla", cuenta el chileno que en la foto se dirige al desafío.

¿Qué haces en Australia?
En estos momentos estoy estudiando Negocios, terminando mi carrera universitaria y a la vez estoy surfeando todo lo posible, estoy aprendiendo. Australia obviamente es una potencia fuerte en el surf y un país de cultura surfista, estoy tratando de aprender todos los conocimientos y tratar de cumplir uno de mis sueños que es surfear toda Australia.

¿Cómo dirías que pegó la pandemia ahí con respecto a lo que viene siendo tu Chile querido?
Acá no fue un país que se afectó mucho, o sea, cuando llegó el virus, el estado, la gobernación, todo el país, se tomó las cosas muy drásticamente y se cancelaron todos los trabajos, cerraron todo, fue algo todos los estudiantes y todas las personas que están acá pudieron tomarlo de buena forma porque el país se paralizó un mes, mucha gente no tenía trabajo, mucha gente se volvió a Sudamérica a sus países, más de tres millones de estudiantes y “working holidays” se volvieron a sus países.

Yo fui uno de los que no se quiso volver porque me di a pensar que en Sudamérica el virus también iba a afectar y más fuerte, en mi país también, porque es un país un poco mediocre, permiten cosas y a la vez no permiten cosas sanas, como omitir supermercados, como en todos lados habría que omitir eso, pero aquí desde el primer mes ya se podía surfear, ya estaba todo tranquilo. Mucha gente no pudo surfear el primer mes, yo estoy en Sídney en estos momentos y no se pudo surfear en un mes, pero ahora sí está todo legal.

"Las piedras se ven bastante cerca, o sea, están muy cerca, están ahí mismo donde está el pico se ve el planchón de piedra abajo, eso es lo que hay que pasar", cuenta Andro, que en la foto se frena, pasa por dentro para luego celebrar la salida.
Andro tomando la línea alta en Ours, evitando los cientos de adversidades y saliendo de su mejor ola de la sesión.

Hubo un par de swelles increíbles, ¿Qué pudiste surfear?
Sí tuve la oportunidad de poder surear uno de los swelles muy increíbles, el primer ciclón llegó a Gold Coast, pude surfear Snapper Rocks, una ola muy increíble y a la vez pude surfear Kirra, que yo creo que me puse uno de los tubos de mi vida, ahí vi el nivel fuerte que se necesita para poder surfear ese tipo de ola. Gracias a Dios me siento un poco apto, yo creo que es porque donde vengo, siento que me puedo tirar a todo, vengo del norte de Chile. Pude surfear un par de swelles increíbles, el swell que pasó fue un swell, no de las mayores perfectas condiciones que se esperaban, pero tuve la suerte igual.

"Ahí vi el nivel fuerte que se necesita para poder surfear ese tipo de ola. Gracias a Dios me siento un poco apto, yo creo que es porque donde vengo, siento que me puedo tirar a todo, vengo del norte de Chile"

En estas fotos te vemos surfeando en Ours, la temida ola de los Bra Boys, ¿cómo llegaste a surfearla? ¿Seguiste a algún local o simplemente te mandaste?
Sí, el último swell lo surfee en una ola que se llama Ours, más conocida cómo la ola de los Bra Boys, que el verdadero nombre se llama Cape Solander. Llegue gracias a un gran amigo peruano bodyboarder, una eminencia en el bodyboard, yo creo que mundial. Es una persona muy sabia, se llama Edgar, vive ahí hace unos seis o siete años, gran amigo mío, tenemos muchos amigos en común iquiqueños y peruanos.

Él me mandó las coordenadas, me dijo que vaya para allá y que me haga hombre, si no ya va a vender mi apadrinamiento (risas), y bueno me fui, un día muy helado, se llega temprano, 6:30 am estábamos ahí ya mirando la ola antes del amanecer. La ola es muy de temer, se ve de afuera y es muy de temer.

"Me dijo que vaya para allá y que me haga hombre"

¿Qué tal estuvo?
Estuvo muy, muy, muy bueno, se aprendió muchísimo, fue una experiencia a la vez cómoda y a la vez incomoda porque obviamente ahí lo puedes ver en el agua, había 20 o 25 personas en el agua, de esos 25, eran 22 tablas de surf y dos o tres bodyboards. Es una ola muy buena, muy buena.

"Sí, me di, me di contra el reef, contra las piedras, en una de las olas que me quise meter por atrás, no le pude entrar bien, le entré muy pasado, me tuve que abrir y me cayó el backwash con el lip en la espalda y me comí todo un set abajo", cuenta Andro sobre esta en la que no pudo encajarse.
"Casi empiezo a sacar mariscos, pero es algo que se tiene que dar, como te da la ola, también hay que darle algo a cambio", agrega. En la foto, chequeando su pie tras su paseo por las rocas.

¿Te diste algún golpe?
Sí, me di, me di contra el reef, contra las piedras, en una de las olas que me quise meter por atrás, no le pude entrar bien, le entré muy pasado, me tuve que abrir y me cayó el backwash con el lip en la espalda y me comí todo un set abajo, casi empiezo a sacar mariscos, pero es algo que se tiene que dar, como te da la ola, también hay que darle algo a cambio.

Digamos que las piedras se ven bien cerca, ¿parece imposible?
Sí, las piedras se ven bastante cerca, o sea, están muy cerca, están ahí mismo donde está el pico se ve el planchón de piedra abajo, eso es lo que hay que pasar, si pasas esa sección, ya estás un poquito más free, igual tenés una pared de piedra adelante, que es por donde saltas y por donde se hace el backwash, es bien peligrosa. En mi última ola quedé a metro y medio de esa pared, mucho miedo, pero por suerte no pasó nada, unos cortes en los pies, pero muy tranquilo por suerte.

"Casi empiezo a sacar mariscos, pero es algo que se tiene que dar, como te da la ola, también hay que darle algo a cambio"

¿Cuál fue la mejor que te llevaste?
La mejor fue una que me puse un tubo bien bonito, pero tú sabes, mi primera vez surfeando esa ola, estaba con un poco de miedo, no le quise entregar mucho porque estaba con una tabla muy pequeña, con un 5.9” de epoxi, mucho más liviano, más celosa la tabla.

¿Ya estás preparando para volver o te parece que es mejor ir a surfear a otro lado?
Me estoy preparando, estoy esperando un swell que si Dios quiere, depende como vengan las cosas a ver si puedo seguir entrenándome, mental y físicamente, uno de mis sueños es surfear Shipstern (Bluff, en Tasmania), tengo varios aquí en Australia, Luna Park, Cyclops. En el norte, en el west, uno de mis sueños es The Box, quiero ir para allá, así que esas son las cosas que estoy pensando.

En Kirra Andro se llevó unos tubazos. "Yo creo que los mejores tubos de mi vida en una punta larga", contó. Foto: Mark Isaac
No cualquiera se mete en el día del año en Kirra y se lleva una de las buenas. Hay que tener talento y oficio. Aquí, el de Iquique, demuestra esas dos virtudes mientras pasea por el crowd de una de las más deseadas olas del mundo. Foto: Mark Isaac

Unos meses atrás surfeaste un swellazo en la Gold Coast, cuenta un poco de eso.
Sí hace un par de meses atrás, en febrero estuve en Gold Coast, un amigo y una amiga que querían surfear, me tiraron que venía buen ciclón, los bancos están buenísimos, no hay mucha gente y justo se había cancelado el campeonato de Gold Coast, el Snapper Rocks y no había crowd. Pesqué mis cosas, me fui, el primer día que llegué, Kirra increíble, yo creo que los mejores tubos de mi vida en una punta larga. Muchas personas famosas en el agua, mucho crowd, pero un crowd de locales, no tuve problemas con los locales gracias a dios. Todo bien.

¿Cómo sigue tu vida por ahí?
Mi vida aquí está muy tranquila, ya casi todo está volviendo a la normalidad. Hace un rato ya, se puede ir a restaurantes, todo normal. Lo único que no se puede son las discotecas, una fiestita por ahí no se puede (risas), pero mi vida me va bien aquí, pensando en el futuro, me gustaría quedarme por aquí en Australia.

"Yo creo que aquí es una vida como tendría que ser, más que todo, no quiero volver a Chile por todo lo que está pasando, la represión, la corrupción de los políticos"

¿Tienes planes de volver a Chile?
Esa es una pregunta muy fuerte, o sea quiero volver a Chile, eso es algo confirmado, porque para mí no hay nada mejor que Chile para el surf, mi casa, poder despertarme en la mañana, poder surfear cuatro o tres olas distintas, perfectas, pero en este momento no tengo muy pensado volver a casa, yo creo que el próximo año para el QS, pero iría, competiría y me volvería a Australia, yo creo que aquí es una vida como tendría que ser, más que todo, no quiero volver a Chile por todo lo que está pasando, la represión, la corrupción de los políticos, basado en la ideología política de la gente, mejor no hablar sobre el tema porque para mí todos los políticos son distinta mierda, pero con distinto olor (risas).

Y en Ours también le dio para meter alguna maniobrita. No cualquiera.