La revista Surfer pende de un hilo

En medio de una reestructura despidió a la mitad de su personal. Hay incertidumbre sobre lo que vendrá

La más legendaria revista de surfing del planeta, pende de un hilo.

La revista Surfer, la más antigua publicación del deporte, atraviesa una situación delicada, informó Stab unos días atrás. American Media, empresa neoyorquina dueña de varias publicaciones compró el grupo The Enthust Network (TEN) dueño de 14 revistas deportivas, que incluye a Surfer, amplió un comunicado de prensa publicado el 1 de febrero por el comprador.

El grupo despidió a la mitad de su personal debido a una reestructura corporativa que era parte del acuerdo de compra.

Los empleados que fueron despedidos incluyen al editor de fotografía Grant Ellis, al escritor Ben Waldron, al Gerente de Ventas Brent Reilly y al editor Tony Pérez. Todos los empleados de TEN habían recibido un correo electrónico solicitando una reunión obligatoria el 31 de enero en la cual estaban divididos en dos grupos: los que serían despedidos y los que no.

“Fue como que eras enviado a la cámara de gas o podías vivir otro día”, le dijo una fuente de TEN a Stab. “Fue chocante”, contó otra fuente. “Fue como si hubieran succionado el aire de todo el edificio”, agregó otra personas sobre el ambiente en las oficinas de Surfer durante los últimos días.

Hubo interesados en comprar la revista, pero nadie lo ha hecho porque querían vender el grupo entero, TEN, y no la revista separada (para la red de publicaciones, Surfer era su caballo de batalla, dicen). Ahora se presume que esa posibilidad puede ser que se haya abierto. Según una fuente de TEN dijo a Stab, la compañía perdió más de un millón de dólares en 2018.

Surfer Magazine fue fundada por John Severson en 1962 y la primera edición incluyó fotografías en blanco y negro, dibujos animados y artículos cortos, luego creció para convertirse en una de las más respetadas publicaciones del planeta. Compitió en los ochentas y noventas con la Surfing, que murió un par de años atrás.

Ahora no se sabe qué sucederá, pero es claro que las bases de la publicación se han debilitado.