Las dos visiones de lo sucedido en las últimas elecciones de la FENTA, la posterior denuncia y sentencia

Entrevista a José Mario Escudero y a Guillermo González sobre los sucesos que terminaron en la suspensión de cinco directivos y dos miembros del comité electoral


Casi dos meses atrás los miembros del directorio de la anterior administración de la federación nacional de tabla del Perú (Fenta) y los encargados del último comité electoral fueron suspendidos de realizar tareas como dirigentes deportivos; los primeros por dos años y los segundos por cinco según dictamen del Consejo Superior de Justicia Deportiva y Honores del Deporte del Perú.

En dos sentencias distintas fueron se imputó el ex presidente Carlos Neuhaus, el ex vicepresidente Fabio Balducci, el ex secretario Manuel Soto, el ex vocal Jaime Málaga y el ex tesorero Guillermo Gonzáles y a los integrantes del comité electoral Kodiak Semsch y Jorge Ramírez.

Esta situación se suscitó a partir de dos denuncias, una realizada por Dayal Luis Gayoso Jodorowski y otra por José Mario Escudero Vigil, un ex integrante de la federación y aspirante a presidente en las últimas elecciones.

Las sentencia señala que hubo una “inconducta que lesiona la Ley de Promoción y Desarrollo del Deporte” que responde a la interpretación que se dio de la misma al hacer las elecciones (ver más aquí).

En los siguientes párrafos se transcribe una entrevista a Escudero, uno de los denunciantes y otra a Guillermo González, ex presidente de la Fenta, ex tesorero durante el periodo de Neuhaus.

A cada uno se le envió las preguntas de forma independiente por correo electrónico y por este medio respondieron. Esto fue lo que dijeron:

José Mario Escudero: “Decidí poner la denuncia porque no podía ver que en un país como el mío existan tantas injusticias a nivel deportivo y nosotros no hagamos nada”

¿Cuál fue en términos prácticos la irregularidad que cometió el directorio anterior que lo lleva a esta sanción?
A principios del año 2017 se llevaron a cabo elecciones en la Fenta. A pesar que en múltiples oportunidades se les dijo que debían inscribir en registros públicos los Estatutos que habían sido aprobados por la asamblea de bases realizada en junio del 2016, los miembros de la junta directiva hicieron caso omiso y procedieron a efectuar elecciones con esos estatutos que habían sido observados por registros públicos más otros estatutos que estaban inscritos pero desfasados porque no estaban con arreglo a la nueva ley del deporte lo que una exigencia.

En palabras deportivas: Jugaron naipes con dos mazos, lo cual duplicaba su “suerte” ya que escogían lo que más les interesaba y dejaban de lado lo que les podría perjudicar.

Ese es el punto de la denuncia que de acuerdo a la “ley de promoción y desarrollo del deporte 28036”, aquella situación se transforma en falta muy grave. Neuhaus reconoce que aquellas elecciones se llevaron a cabo con dos estatutos. Más claro el agua y de acuerdo a lo expresado por él mismo, ratifica que mi denuncia está bien sustentada.

¿Por qué decidió hacer la denuncia?
Decidí poner la denuncia porque no podía ver que en un país como el mío existan tantas injusticias a nivel deportivo y nosotros no hagamos nada. Nos quejamos de la corrupción y a veces solo queda en palabras. Queremos un país más justo y dejar a nuestros hijos el ejemplo que algo hicimos por cambiar lo que mal existe.

No encontré justo que habiendo leyes, estas sean pisoteadas y que cuando uno se queja de las injusticias exista gente con intereses creados que trata de convencerte a retirar tu denuncia “por el bien del deporte”.

Justamente ahí te das cuenta que utilizan un blindaje falso para defender “sus intereses” y no los del deporte.

Bueno pues, esto se acabó y que sirva de ejemplo de ahora en adelante que quien vea atropellado sus derechos constitucionales debe ponerse de pie y pensar en su familia, en su país y decir hasta acá nomás, acudir a quien administre justicia y esperar que las cosas sean encaminadas hacia bien.

Según dicen desde Lima 2019 el señor Neuhaus va a apelar, ¿qué chances ve usted que esa apelación cambie el resultado?
En un estado de derecho todos tenemos igualdad de condiciones, por eso el denunciado a través de su centro laboral ha comunicado que apelará. Eso va a ser muy importante para que la ciudadanía vea el caso y también opine llevándose de primera mano todas las incidencias.

Guillermo González: “Sin lugar a dudas tenemos la razón y la hemos sabido exponer”

¿Qué fue lo que pasó durante aquellas elecciones?
Con la finalidad de modernizarnos y promocionar el desarrollo de la Tabla Hawaiana desde  inicios del año 2016 los miembros del Consejo Directivo 2013-2016 de la Fenta barajamos la posibilidad de hacer algunos cambios y mejoras a los estatutos que ya tenían décadas. Es así que se convocó a una asamblea de clubes de base, la que se llevó a cabo el día 30 de junio del 2016 en el club Waikiki.

En dicha asamblea se aprobó un texto estatutario redactado por José Mario Escudero Vigil quien era el único abogado miembro de nuestro Consejo Directivo y hoy denunciante de este caso.

El acta de Asamblea General del 30 de junio de 2016 (redactada por Escudero) que aprueba la modificación del estatuto, se presentó al Registro de Personas Jurídicas de Lima mediante con Título Nº 2016-01788922, resultando observado con fecha 20 de octubre de 2016 por: No haber sido registrado previamente en el RENADE (IPD) y  porque algunos de los artículos eran confusos, contradictorios y contravenían al Código Civil.

Por tanto dicho acuerdo tuvo defectos de forma y de fondo que hacían imposible subsanarlos en esa misma presentación.

Con la finalidad de recibir la opinión legal del IPD, el 30 de junio, hicimos la consulta del caso y nos manifestaron que nuestro estatuto debería adecuarse a la Ley 30474 y que esta disposición era imperativa.

Con la finalidad de corregir el texto estatutario y adaptarlo a la nueva Ley del deporte (30474), el 6 de octubre del 2016 se convocó a los Clubes de Base de la FENTA a una Asamblea General para el 24 de octubre de ese mismo año. Dicha Asamblea no se pudo llevar a cabo (a pesar que había quórum porque todos los Clubes de Base se encontraban presentes) porque el aún directivo y hoy denunciante Escudero se opuso a la celebración de la misma, alegando que la esquela de convocatoria se encontraba mal redactada.

Como es de público conocimiento el denunciante Escudero pretendía ser candidato a la presidencia de la FENTA de una lista de las elecciones para Consejo Directivo del periodo 2017 – 2020, pero necesitaba ganar tiempo para lograr inscribir su suspendido Club Cerro Azul en la RENADE y en la SUNARP. A pesar que las elecciones se postergaron, no logró registrar su club de base en el RENADE y como alternativa con tinterilladas trató de obstaculizar el proceso eleccionario buscando dilatar el levantamiento de las observaciones del estatuto y la elección del Comité Electoral. Como no lo logró, lo que hizo fue postular en una lista como asociado de otro club de base (La Pampilla),

Solo puedo entender que el denunciante Escudero que fue miembro del consejo haga esta denuncia porque no ganó las elecciones del 5 de enero de 2017 de la FENTA, pretendiendo la nulidad del proceso eleccionario y así volver a postular, sin embargo, estamos totalmente seguros de la legalidad y legitimidad de todo el proceso eleccionario.

Como muestra de que las aspiraciones de llegar a ser presidente de la FENTA el denunciante Escudero, si mal no recuerdo en el periodo 2008 – 2012 en el que fui presidente del Consejo Directivo, presentó para su inscripción como club de base de la FENTA a seis clubes, los mismos que fueron rechazados porque fueron considerados falsos, fraudulentos o fantasmas ya que todos, estaban inscritos con el mismo texto estatutario, en la misma notaria, en la misma fecha, con la misma dirección, con lo que pretendía tener más votos que los 5 clubs de bases que estaban inscritos por años y controlar la FENTA.

¿Por qué se usaron dos reglamentos al llevar adelante esas elecciones?
Siendo que la Ley del deporte (Nº 30474) prima sobre el estatuto de cualquier federación y del hecho que a la fecha del proceso de elecciones teníamos un estatuto inscrito en los registros públicos, ese era el aplicable legalmente y fue ese el que se aplicó por lo que no se aplicaron dos reglamentos, solo se aplicó el vigente e inscrito. Adicionalmente a que no hay falta alguna en no haber podido lograr inscribir la pretendida modificación del texto estatutario antes del término de nuestro periodo.

¿Cómo ve usted el dictamen?
Para responder esta parte de tu pregunta paso en primer lugar a citar lo que un día me dijo un gran amigo y abogado el doctor Jorge Ramírez Díaz: “En el Perú para ganar un proceso legal no solo es suficiente tener la razón y saberla exponer, sino que es necesario que los jueces o vocales que ven el caso te quiera dar la razón”.

En nuestro caso sin lugar a dudas tenemos la razón y la hemos sabido exponer pero simplemente esta sala del Consejo Superior de Justicia Deportiva de una manera, por decir lo menos sospechoso, no nos ha querido dar la razón. Por supuesto que estamos seguros que el denunciante Escudero que es miembro de la otra sala del mismo Consejo Superior de Justicia Deportiva no ha tenido nada que ver con la manera arbitraria e irregular de la referida resolución.

¿Cómo se siente usted ante la suspensión impuesta?
Yo tengo 64 años de edad y una de las cosas que más me enorgullece en mi vida es haber hecho algo por el deporte nacional y específicamente por la Tabla Hawaiana. No quiero ser quien juzgue qué tan bien o mal lo hice porque la gente con la que trabaje y para quien trabaje como; directivos, empleados, deportistas, sus familiares y los jueces deportivos podrán opinar mejor sobre ello. Pero si algo estoy seguro es que no tengo aspiraciones en ser nunca más un dirigente deportivo, solo deseo que lo avanzado en la FENTA no retroceda y que nuestro amado deporte siga cosechando éxitos y campeonatos mundiales como se ha venido consiguiendo en los últimos años.

Seguiré pendiente de este absurdo proceso hasta que se aclare que es el denunciante Escudero quien miente y es quien debería estar ocupándose de aclarar y defenderse de los diferentes procesos civiles y penales por los que esta demandado y/o denunciado por terceros.