La locura mexicana de Manuel Selman

El chileno se encontró en Zicatela con su amigo fotógrafo Pablo Jiménez y en cuatro días de mucho surfing produjeron esta obra de arte audiovisual


Texto, fotos y video: Pablo Jiménez. Comentarios en las fotos: Manuel Selman

Hace un tiempo que veníamos viendo la posibilidad de hacer fotos con Manuel en algún lugar del mundo, sin embargo, nuestros itinerarios no coinciden muy a menudo. Él está super enfocado en su carrera compitiendo en el circuito QS y yo por mi parte, una vez que empieza el invierno en Chile, me cuesta arrancarme debido a la cantidad de olas y eventos que hay por acá.

Yo tenía ganas de ir a Puerto Escondido, siento que lo tenía pendiente. Una vez que terminé de hacer los campeonatos en el norte de Chile, decidí que sería un buen momento para arrancarme hacia el calor tropical. Así que con poca anticipación encontré un pasaje a buen precio.

Le comenté a Manuel que iba a andar por allá todo el mes de julio por si le interesaba darse una vuelta. Justo el tenía como seis días libres entre campeonatos, así que no se pensó más y nos juntamos en Zicatela.

“Me tocó buen tamaño”, contó Manuel. “La mejor ola del viaje fue una izquierda súper deep, pensé que no salía y la ola abrió de una manera increíble”, agregó. Todas las fotos: Pablo Jiménez

Trabajar con Manuel

Hace unos cuantos años que conozco a Manuel y siempre hemos tenido buenos resultados trabajando juntos. Él es muy profesional al momento de hacer fotos, lo que permite que tengamos muy buena comunicación cuando queremos lograr “la foto”.

“Puerto a los 16 años fue mi primer surf trip sin campeonato, fui con Iván Herrera y Gerald, amigos de República Dominicana y es una de mis olas favoritas del mundo, los primeros tubos con tamaño que corrí de pequeño fue en puerto, diría que se correr el gringo por haber ido a Puerto antes”, dijo Manuel. Todas las fotos: Pablo Jiménez

Filmando y fotografiando Zicatela desde el agua

Zicatela es una bestia que tiene su propia liga. La verdad es que no conozco ningún otro lugar como este. Es tanta la fuerza que canaliza esa playa, que casi parece mentira.

Se arman unas corrientes muy fuertes y son la tónica de cada sesión. Salen muchas campanas y uno tiene que estar listo a recibir unos cuantos golpes y llevarse uno que otro susto.

Habiendo dicho eso, la ola es perfecta. Debe ser el mejor beach break del mundo.

Y aquí es donde entra la comunicación fotógrafo-surfista. Con Manuel, nunca perdimos la vista el uno del otro, siempre sabíamos donde estábamos, si nos teníamos que mover a otro cacho lo hacíamos juntos. Si a uno lo agarra la corriente el otro lo espera en posición. ¡Creo que nos fue bastante bien!

“Siempre trabajamos muy bien con Pablo, lo pasamos súper bien, las olas ayudaron, todo fluyó increíble y se nota en la producción”, dice Manuel. Y sí, ¡se nota!

Dos en uno: Fotografía y filmación

Últimamente he estado tratando de filmar un poco más, pero mi alma de fotógrafo a veces tiene conflictos con eso. De todas manera siempre es una decisión difícil elegir el uno o el otro.

Cuando estaba en tierra trataba de turnarme cada dos olas o algo así. El problema es que es una apuesta. Hay olas que quedan mejor en video y maniobras que quedan mejor en foto o viceversa, el problema es achuntarle. Una maniobra no completa puede hacer una buena foto, pero poco sirve para el video, aunque igual pusimos una en el clip.

En el agua esta vez opté por llevar una GoPro 6 arriba de la cámara de fotos, ¡mi primera GoPro!

La verdad es que esa camarita está muy buena y pudimos dar doble registro a varias olas, lo que ayudó mucho en el clip final.

“Esos días habían unas corrientes raras, así que, entre todo el crowd, siempre encontrábamos un spot donde conectábamos con las tomas”, dice Manuel.

Sobre el producto final

Quedé muy contento con los resultados. La verdad es que no tuvimos tantos días para trabajar, entre que a Manuel no le llegaron sus tablas el primer día, hasta una pasada por las puntas del sur que dejaron mucho por desear. Logramos tener bastantes buenas condiciones y motivación para hacer buenas imágenes en poco tiempo.

Manuel y Pablo en un momento tan especial que cualquiera que lo mira puede darse cuenta.
La vida, ¿puede ser mejor que esto? No.
Encontrando la sombra, no porque el sol moleste, sino porque estar entubado es mejor que cualquier otra cosa.

El video del viaje:

Edición: Bagual Films