Manny Resano y esos logros fuera de campeonatos que son tan o más importantes que ganar uno

Cosas del surf


Manny Resano no tiene patrocinadores, no compite en el tour mundial y tampoco planea hacerlo. Por lo que se informa en distintos medios que han hablado de él, es instructor de vela y con eso se gana la vida y cuida a su familia de tres hijas.

No ganó ningún campeonato importante recientemente, pero su resonante logro de subir la escalera del line up en Mavericks es tan importante como ganar un CT, un título mundial, o más incluso, seguro para Manny lo es.

No hay 100.000 dólares de premio, pero sí hay el sumo respeto de ser uno de los mejores en una de las olas más pesadas del planeta, la que se llevó la vida de dos grandes como Mark Foo y Sion Miloski.

Y, venir bien de abajo, bien de abajo, de Argentina y de Nicaragua, sin conocer a nadie, solo metiendo talento y pechera para estar ahí y bajar las más grandes, es algo gigante que no lo logra cualquiera.
Dos hechos se hicieron públicos en los últimos días que confirman ese ascenso de Resano: El localazo de Mavericks, Luca Padua, lo nombró como uno de los mejores cinco “desconocidos (por underground)” en la ola: “Manny es la definición de esa persona que lo hace porque lo ama”, dijo el californiano.

El otro fue el segmento en la nueva película “Next Level” de la productora Powerlines Productions que, básicamente, ha filmado todo lo que sucedió en Mavericks desde que Jeff Clark convenció a lo surfers de Santa Cruz a que lo acompañen a esa temida ola.

En su parlamento, Resano, mateando, deja claro el deseo y el sacrificio que hizo el día que se presentó al mundo aquel 7 de diciembre de 2015. Entró con su hermano, perdió la tabla, luego su hermano también la perdió. Tuvieron que salir a buscarlas y volver a entrar. Le costó una hora y media llegar allá afuera y media hora después remó una bomba que pintó de negro el horizonte. No dudó, bajó con el corazón y la hizo.
Fue la ola del día en Surfline, nominada a los premios de olas grandes de la WSL y, seguro lo que más le importó a Manny: Se ganó un pequeñito lugar en Mavericks.

Luego, a la siguiente temporada lo hizo de nuevo, con unas performances increíbles también para la temida izquierda. 

Esto lo colocó en pole position para entrar en el campeonato de la ola, el Titans of Mavericks que lamentablemente tuvo que declararse en banca rota y nunca más volvió a realizarse.

El lugar en el line up de este argentino y nicaragüense ahora se hizo más grande.

Y lo más interesante es que a Manny, seguramente no le importe ni el segmento, ni las nominaciones, ni la ola en Surfline, ni siquiera este mismo artículo. Él quiere estar tempranito en el agua con sus pares y eso sí, saber que ellos lo hayan aceptado como un compañero más.

Eso vale un CT, y para él, vale más.