"Nadie se esperaba que este jibarito de Puerto Rico iba a ganar el Pipe Pro del año 2000"

En entrevista, Carlos Cabrero relata una de las mayores hazañas de la historia del surfing latinoamericano


La cobertura especial del Volcom Pipe Pro presentada por Red Bull - No te pierdas la transmisión en vivo del evento en DUKE desde el 29 de enero al 10 de febrero

En  la foto de arriba: De izquierda a derecha: Cabrero, Dean Morrison, Andy Irons y Braden Dias. Eso fue segundos antes de que el boricua salte del podio pa abajo y directo al océano, a buscar los tubazos y lograr la primera victoria latina de la historia en Pipeline. Foto: Archivo del surfista

La victoria de Carlos Cabrero en el HIC Pipe Pro del año 2000 quedará guardada por siempre como uno de los logros más grandes de la historia del surfing latinoamericano.

No solo fue la única vez que este evento lo ganó un latinoamericano, fue también la primera que alguien de la región venció en Pipe, y también se trató de una de las dos únicas victorias de goofy footers en la ola en lo que va del milenio (el otro fue Rob Machado, considerando Pipe Masters y Pipe Pros).

Cabrero era un conocido tube rider en la época, junto con sus compatriotas Otto Flores y el Chino Sue-A-Quan, se destacaban en Hawái, pero tal como dice él: “Nadie se esperaba que este jibarito de Santurce, Puerto Rico, iba a ganar el HIC Pipe Pro del año 2000”.

El festejo y una de las bombas en ese día épico en Pipe. Una de las victorias más importantes de la historia del surfing latinoamericano sin ningún lugar a dudas. Foto: Gordinho/Archivo personal del surfista.

De estas hazañas es que se escribe la historia. Debajo el protagonista la detalla, en entrevista:

Cuando piensas en aquella victoria, ¿qué es lo primero que te viene a la mente?
Es saltando de la tarima después de la entrevista antes de la final. Fue el momento donde me sentí más determinado en toda mi vida.

Son muy pocos los surfistas que ganaron en Pipe, y ganar en Pipe no es poca cosa, ¿cómo lo ves tu ahora, a casi 20 años?
Todos los años cuando empieza el evento de Pipe de febrero me vienen muchos recuerdos y me siento muy orgulloso de haberlo ganado. En este milenio solo dos goofy footers han logrado ganar en Pipe: Rob Machado y yo. Te puedes imaginar lo emocionante que es poder decir que soy puertorriqueño y represento a Latinoamérica y llevar un logro de esta magnitud en este deporte que es tan competitivo a nivel mundial. Fue el sueño más grande que deseé desde que comencé a surfear.

De acuerdo a los reportes, había unas buenas olas de 8 a 10 pies, cuenta tú cómo estaba, en tus palabras.
Estuvieron excelentes durante todo el día, el swell seguía subiendo y las olas se parecían a mi playa favorita, Chatarra. Usé una 6’8 hecha por Glen Minami, no era normal correr con una tabla tan corta para ese tamaño de olas en esos tiempos.

Para ganar hubo que meterse una nota excelente, ¿cómo se dio la final?
Necesitaba una ola excelente y recibí un 9,6 faltando siete minutos. Fueron los siete minutos más largos de toda mi carrera.

La camiseta del campeón, la foto de los finalistas y el afiche están encuadrados y guardan un lugar especial en su casa.

Tu eras conocido en olas tuberas, pero sería bueno saber qué tanto sorprendió tu victoria. Especialmente en una final ante locales como Andy Irons y Braden Dias. Y en el camino le ganaste a Pancho Sullivan, Michael Ho, Myles Padaca, y David Gonsalves, entre otros… ¿Cómo te miraban los hawaianos y qué comentario había en la playa?
Fue muy raro porque estuve sentado escondido entre las matas y no veía a nadie. Ese mismo día que gané me tuve que ir a Puerto Rico en un vuelo a las seis de la tarde y no volví a Hawái por 10 meses.

Puedo decir que nadie se esperaba que este jibarito de Santurce, Puerto Rico, iba a ganar el HIC Pipe Pro del año 2000.

¿Cómo fue eso que saltaste de la tarima para abajo?
Cuando entrevistan a todos los finalistas yo era el que estaba más lejos de las escaleras, por esa razón brinqué de la tarima hacia la playa, pensé que quería ganar la final y para eso no tenía que seguir a los otros competidores. Querer es poder.

Los reportes de la época te citan dedicando la victoria a Puerto Rico y a tu hermano. ¿Por qué se lo dedicaste a él?
La victoria se la dediqué a mi hermano por muchas razones: Manuel Cabrero falleció en 1996 y durante el periodo de espera agarré una de las mejores olas de mi vida en Pipe y se la consagré a él. Lo mejor de todo fue que los días finales fueron durante su cumpleaños. Con Quique, como le llamábamos, siempre estamos juntos en el mar y cada tubo increíble que agarro se lo sigo dedicando. Hermano: Por siempre te amo. Cinco meses antes había nacido mi hija, Havanna, te puedes imaginar la motivación que sentí por ella.

¿Crees que en Puerto Rico se te recuerda y valora por esa victoria impresionante?
La victoria en Pipe es parte de la historia del surfing mundial, siempre se va a recordar como un triunfo de Latinoamérica y Puerto Rico.

¿Qué recomendarías a otros surfers latinos para que lleguen a ganar en Pipe?
Hay que creer que eres uno de los mejores corredores de tubos del mundo y el día de la competencia ser un poco egoísta y pensar que el trofeo del primer lugar es solo para ti.

¿A qué latino has visto surfeando bien Pipe últimamente?
Los peruanos y Carlos Muñoz.

Cabrero fue campeón mundial en el ISA World Masters realizado en El Salvador en 2011. Había ganado la plata, pero como al australiano Mark Richardson le dio positivo el antidoping, se le quitó la medalla. Foto: ISA/Watts