“Podría ser tranquilamente el mejor día de surfing de mi vida”

Entrevista a Iker Amatriain luego de haber pasado un día entero en la piscina de olas de Slater

"En cada ola me centraba en hacerme los mejores tubos posibles, entonces no me arriesgaba mucho en las maniobras", cuenta Iker. Foto: Captura de video

¿Qué mejor regalo para un adolescente que un pase de un día para la piscina de Slater? Difícil pensar en algo mejor hoy en día. Eso fue lo que recibió el vasco Iker Amatriain el pasado jueves, cuando junto con amigos visitaron el Surf Ranch.

En los siguientes párrafos el joven cuenta cada detalle de uno de los días más especiales de su vida.

¿Cómo resumirías el día que acabas de vivir?
Podría ser tranquilamente el mejor día de surfing de mi vida, aunque no pudimos agarrar muchas olas porque éramos muchos.

¿Cómo te sientes?
Pues imagínate lo feliz que estaba después de hacerme 4-5 giros y un tubo, ¡o incluso dos en cada ola!

¿Qué hiciste cuando te enteraste que ibas a ir al Surf Ranch?
La verdad es que no reaccioné hasta que agarramos en autobús para ir a la ola, era como que no me lo creía.

¿Qué puedes contarnos sobre cómo fueron las olas que surfiaste y cómo viviste cada una?
En cada ola me centraba en hacerme los mejores tubos posibles, entonces no me arriesgaba mucho en las maniobras. La derecha era: dos giros, esperar al tubo, tubo, un giro, pumpear, tubo. Y en la izquierda podías hacerte 5-6 giros durante la ola y al final el tubo.

¿Cómo fue la mejor?
Sinceramente no recuerdo la mejor, pero sería la ola con el tubo más largo que me hice.

¿Ya estaba funcionando la sección de aéreos de la que tanto han hablado?
No. La verdad es que ni nos hablaron de esa sección. Nos pusieron las mismas olas todo el día.

¿Cuántas ganas tienes de volver ya mismo?
Volvería ya y me quedaría toda una semana surfeando solo esa ola (risas).