Solo por adentro

El uruguayo Marco Giorgi y tres minutos de tubos namibios