Un cambio de guardia en el surfing femenino latinoamericano

Las victorias hispanoamericanas en Brasil de este fin de semana confirman algo que se viene cocinando hace rato


Ayer, en el mismo día en dos lugares distintos de la costa brasileña, una argentina y una ecuatoriana vencieron a un fuerte contingente de brasileñas en su tierra; la primera, Coco Cianciarulo ganó la división open de un evento regional en Santa Catarina y la segunda, Mimi Barona una etapa del QS en Bahía que la fortaleció en la punta del ranking sudamericano de la WSL.

En lo que tiene que ver con títulos sudamericanos de la WSL, ya se ha hecho común que el resto de América Latina le gane a Brasil en eventos aislados y en títulos; sin ir más lejos el año pasado hubo doblete peruano: Analí Gómez ganó en la profesional y Sol Aguirre en la juvenil (en un resultado histórico en un evento realizado en Guarda do Embaú, Brasil –el primer título de una mujer latina no brasileña en Brasil-). Y, en el top 5 de la mencionada tabla, no se veía a una brasileña hasta la cuarta posición de Camila Cassia.

Lo que esta nueva guardia de surfistas hispanoamericanas no había logrado jamás era la victoria en Brasil en una etapa del QS. Revisando los datos del tour que van hasta 2008, o las brasileñas o las australianas o estadounidenses ganaron en Brasil las etapas del QS, jamás en ese registro de 10 años se había dado una victoria hispanoamericana.

Estos hechos del fin de semana, sumados a los mencionados, que tuvieron siempre a un gran motor de lo que es posible con Sofía Mulanovich, actúan como una confirmación más de cómo y cuánto los aires han cambiado a nivel femenino en América Latina y no pueden ni deben ser pasados por alto.

Claro que Brasil, un referente gigante para el surfing actual, tiene una surfista casi fija en el CT hace varios años, que es Silvana Lima, y a una nueva adoptada, que es Tatiana Weston (antes tenía a Tita Tavares, Andrea Lopes, Jacqueline Silva, por mencionar algunas).

Se lee un claro cambio de guardia que parece que va a durar unos cuantos años. Falta, claro, el regreso de una hispanoamericana al CT.

En los competitivos torneos de la federación catarinenses, en la open femenina reinó una argentina de 15 años llamada Coco Cianciarulo. Foto: Surf Talentos Oceano