Un día gigante en Uluwatu

El viernes pasado Bali se puso pesado