Una buena casualidad: El nuevo video de Toto de Romaña en Pacasmayo clásico y su correspondiente entrevista

El swell ingresó al mismo tiempo que el accidente en el aeropuerto de Lima, su avión descendía pero pegó la vuelta y lo dejó en Trujillo; sin poder hacer nada para cumplir su compromiso, surfear hasta el cansancio

Presenta Vissla - Vissla Perú

Toto de Romaña volvía del norte donde tuvo un retiro de trabajo y donde había surfeado poco y nada. Y, justo, ese swellazo de las semanas pasadas marcó en todos los modelos de pronósticos.

Pero Toto debía regresar, había asumido un compromiso que no podía cambiar. Se subió al avión el viernes, a poco de aterrizar, la aeronave giró 180 grados porque el famoso accidente en el Jorge Chávez no permitió más atterrizajes.

Al mal tiempo, buena cara y en lugar de forzar la situación, discutir con aerlíneas e intentar lo imposible, se fue con sus amigos a una de las más perfectas izquierdas del mundo: Pacasmayo.

El resultado está en el video y el proceso en entrevista, todo debajo:

 

¿Cómo se dio todo para que terminaras surfeando Pacasmayo clásicoo?
Fue pura casualidad, el destino, me había ido al norte a hacer un trabajo y me llevé las tablas porque en el norte siempre se puede surfear pero no iban a haber olas. Igual surfeamos unas olas enanas frente a la casa… Y se venía el swell para el fin de semana pero yo no me podía quedar por temas personales, tenía una cita el sábado con mi mujer.

El día viernes, regresaba el avión, ya estaba por aterrizar llegando a Lima, el avión descendiendo y el capitán nos avisó que tenía que dar media vuelta y redirigir el avión a Trujillo porque hubo un accidente en el aeropuerto y se había cerrado la pista.

Cuando llegamos, vi el video de lo que había pasado en Lima y dije: “Pucha, olvídate, esto tiene para por lo menos un día”.

Justo venía el swell, estaba con mis socios, teníamos las tablas, me alquilé un carrito y me fui al hotel del Faro de Pacasmayo, donde mi pata Jaime y caímos ahí a esperar a que se resuelva el tema del aeropuerto y ya mis compromisos en Lima tuvieron que esperar.

Al día siguiente surfeamos todo el día, llamamos al aeropuerto y nos dijeron que iba a cerrar todo el fin de semana.

Así que nos quedamos el domingo también, surfeamos todo el domingo y el lunes nos regresamos.

Entonces se dieron un par de entradazas en Pacasmayo de casualidad total.

¿Y cómo eso terminó siendo un clipsazo?
En Pacas la logística está recontra bien resuelta por todos los locales, los hoteles que están super bien, el bote taxi, remando surfearías dos o tres olas, pero con los zodiacs te llevan de ida y vuelta y agarras mil olas y también tienen a los filmers en la playa así que la verdad que es facilísimo ir a entrenar.

Estaba Ian Gouveia filmando, entrenando y así, Pacasmayo es un super sitio para surfearte mil olas y poder entrenar bien.

¿Es una ola que surfeás confiado por lo perfecta o tiene sus momentos desafiantes?
A mí me encanta, siempre siento que me va bien ahí, la entiendo, es una ola que si bien se puede poner grande, igual te permite pegarle al lip, o sea, no es un lip que se avienta tan agresivo y tan tubo; entonces puedes pegarle maniobras fuertes a olas grandes. Algo que a mí me gusta.

Pero es verdad que en todo momento estás yendo a mil kilómetros por hora, entonces, pegarle maniobras yendo tan rápido es lo que la hace retadora. Ahora, lo bonito es que puedes pegarle cinco veces en una ola, entonces, si la primera te sale un poco rara, la segunda va a ser una réplica de la sección de la primera, la ola es perfecta y larga. Eso a veces te puede jugar en contra, te puede poner nervioso porque son tan perfectas las secciones que no te quieres caer… Si te caes en la primera maniobra sabes que se te ha ido la ola de Kelly Slater por 500 metros y la desperdiciaste.

El reto entonces es más mental y lo que encuentro que siempre me ha funcionado ahí es que ante la indecisión, decisión; si la estás dudando, te vas a caer; mejor es ni pensarlo y tirarte la ola y los rollers.

¿Tiene nombre el clip? ¿Qué nombre le pondrías?
No pensé un nombre, pero iría con algo clásico: Escala en El Faro.

¿Cómo va tu carrera de free surfer? ¡Te vimos entrenando un poco en el CAR últimamente, cuéntanos de eso!
No sé si se podría describir como una carrera, pero sabes que yo siempre he sido recontra surfer y me encanta estar en las olas buenas a pesar de los compromisos que tenga, trato de hacerme sitio para surfear bien.

Pero sí es verdad que ahorita, llegando a los 40 años, como que me estoy mentalizando a proponerme la mejor década de mi vida. Yo le puse “La década de Dorian”, porque cuando él se retira del tour se manda de free surfer, ya era famoso pero se hizo una leyenda entre sus 40 y 50. Me he mentalizado en eso y estoy entrenando un poco con mi pata Gabriel (Villarán) que sabe un montón de entrenamiento y nutrición; yo no tengo idea de eso porque nunca lo he hecho.

Y aparte del entrenamiento estoy surfeando lo más que puedo, estoy motivadazo, las olas han estado buenas y mis tablas también; no he podido viajar a olas increíbles pero acá en Lima he estado corriendo a full, me salió esta sesión, se viene el verano, las crecidas del norte, Cabo Blanco, quiero ponerme super surfer y darle con todo.

¿Qué se viene para Toto de Romaña para el fin de año y para el 2023?
Correrme las mejores olas de mi vida, ripear todo lo que pueda, tener buenas tablas y tratar de viajar a olas buenas, más selectas, buenos sitios y buenos swells y estar saludable con full traning y surfing.

Y, en lo personal, me acabo de mudar a mi casa nueva con Mica, y ojalá ya pronto se vengan los Totitos, para filmarlos en Pacasmayo ripeando.

Comentarios: