Carlos Muñoz: "Este campeonato fue una cosa increíble"

Entrevista con el tico que ayer ganó el Surf City El Salvador ALAS Pro. "Pensé que solo iba a pasar algunas series y no sabía que iba a entrar en tan buen ritmo", dice


Cobertura especial presentada por Surf City El Salvador

Sin contar con una preclasificación para el Surf City El Salvador ALAS Pro, Carlos Muñoz pasó de la ronda 1 hasta la final con unas performances increíbles. Como en una de las series clasificatorias se ubicó segundo fue pasando por los enfrentamientos más duros del torneo.

El tico se llevó uno de los dos eventos que realizó ALAS en el año, se llevó el título americano y volvió a dejar claro que es uno de los mejores de la región y del mundo.

Lo completo que es su surfing, que hace unos bottoms turns increíbles para terminar con ataques explosivos, pero que al mismo tiempo es salvaje y repentino porque lorga aéreos increíbles y ni que hablar que se mete en condiciones pesadas, lo convierten en uno de los mejores del planeta.

El año pasado estuvo muy cerca de meterse en el CT, lo aceptó como un caballero, con la cabeza en alto y en el año de la pandemia aprovechó para conectarse más con su espíritu, algo que él apunta como clave para estar dando su mejor surfing, aunque señala que no está al 100 por 100.

Dejando atrás sus años rebeldes que le valieron una suspensión en la WSL, se para en la vida como un profesional con todas las letras, como un padre de familia responsable, un amigo querido y un profesional que sirve como ejemplo para todas las generaciones de surfistas de toda América.

Debajo un intercambio con el tico minutos después de ganar en La Bocana.

Cali se pasó de radical en el evento; atacó bien vertical en secciones muy pesadas de La Bocana. Todas las fotos por Phillippe Demarsan

¿Cómo se siente ganar este campeonato?
¡Uuuh, super contento! Teníamos no sé cuántos meses sin competir y volver a un torneo se siente increíble. Vine al puro final, mandé la inscripción, dijeron que estaba lleno pero Chute me informó que iban a abrir más espacios. Entonces de principio pensé que no venía y al final decidí hacerlo. Estoy muy contento por haber ganado, la verdad es que no me lo esperaba, pensé que solo iba a pasar algunas series y no sabía que iba a entrar en tan buen ritmo.

"Pensé que solo iba a pasar algunas series y no sabía que iba a entrar en tan buen ritmo"

¿Por qué no te lo esperabas?
No sé, no había competido mucho y se sabe que a veces se apaga eso de las mariposas en el estómago. Pensé: “Voy a ir ahí y si pierdo rápido, se vienen olas y entonces entreno y surfeo ahí”. Pero resulta que terminé compitiendo todos los días y quedé contento porque todas las series fueron difíciles, con Jhony, Lucca, Bryan… La de Bryan de ayer fue ataque al corazón, pensé que iba a perder y me salió la derecha, después la izquierda. Y no sé, fue un acto de bastante fe, nunca me rendí, a pesar de haber ido perdiendo.

"La de Bryan de ayer fue ataque al corazón, pensé que iba a perder"

Y hoy que me tocaba con Lucca estaba un poco nervioso y me dije: “Voy a tirar un aéreo apenas me salga la ola” y me salió. Entonces le puse un poco de presión al juego de él y con Oli entré a disfrutar y nada más. Ya había hecho el trabajo de los cuatro días y ahí también me salieron las cosas bien.

¿En qué nivel entra este campeonato para vos que estás por todo el mundo compitiendo? Tiene un nivel de un QS, la verdad, alto nivel, están Bryan, Lucca, Jhony… Hubo otra series que no vi, pero estaban Jairo, Jason. La verdad es que el nivel estuvo bastante alto.

Yo, la vez que gané el 1500 de Costa Rica, sentí más presión en este que en aquel. El nivel estuvo bastante alto y por eso me voy con un buen sabor.

Se te vio surfeando verdaderamente bien, con un plus comparado con el resto de los atletas. ¿Vos te sentiste que estabas al 100 por 100?
No estaba en el 100 (risas), pero creo que este tiempo de pandemia me ha ayudado mucho a encontrar la parte espiritual, más en el sentido de leer y de entrar en convicción de ciertos conceptos que antes tenía pero creo que eso me ha ayudado a la hora de competir. No perder la fe es lo más importante, más como competidor, tu no sabes lo que va a pasar, si la ola va a salir o no. Pero esa certeza de que me van a salir las cosas bien yo creo que fue lo que me ayudó a pasar todas las series.

"Esa certeza de que me van a salir las cosas bien yo creo que fue lo que me ayudó a pasar todas las series"

¿Cómo fue ese cambio que estás mencionando?
Siempre he sido creyente de Dios pero creo que los conceptos que tenía antes eran diferentes a los que tengo ahora. Creo que cada quien tiene una relación personal con Dios, en la mía, en lo personal me ha ayudado mucho, he aprendido cosas que antes me preocupaban, cosas que he soltado, cosas del pasado. Entonces, estoy en una buena línea con mi familia, con mis hijos, con mis patrocinios a pesar de que la cosa está así. Entonces me ha ayudado bastante a la hora de estar concentrado, por lo menos en este torneo todo eso que he practicado durante los meses de pandemia me ayudó bastante.

Y la verdad es que me llena de alegría por dentro el saber que eso me ayudó también para ganar aquí, porque no me lo esperaba… Soy muy agradecido con Dios.

¿Estás en un estado general mejor?
Sí, general, yo antes pensaba en el mundo espiritual como algo de fuera del cuerpo y yo ahora creo que cuanto más centrado estés en la tierra, mejor es. Como ser buen amigo, tener buenos pensamientos, desearle el bien a la gente, cosas que no son fuera del ser… Solo ser buena gente.

Igual vos siempre fuiste un tipo simpático y muy buena onda, ¿no?
Claro, como le digo, los conceptos que tenía antes iban bien pero creo que la actitud que yo tenía o el ejemplo que yo daba no era el adecuado y ahora estoy más maduro, con hijos, eso ha cambiado un poco y este torneo me hizo abrir los ojos. Creo que estoy haciendo las cosas bien y Dios me está mostrando que este es el camino que hay que seguir.

"Dios me está mostrando que este es el camino que hay que seguir"

Y, ¿tienes arrepentimientos del pasado?
Sí, claro, hay un montón de cosas. Cuando era muy pequeño siempre tenía muchos ejemplos de gente que hacía drogas, salía de fiesta, gente que había subido muy rápido y después había perdido todo. Entonces, siempre tenía esos ejemplos y siempre me daba por criticar. Y cuando vino el tiempo, me pasó exactamente lo mismo que yo criticaba. Hasta que terminé abajo, abajo, abajo y volví a ver la luz y creo que a veces la gente agarra el camino equivocado por pura rebeldía y creo que eso fue lo que me había pasado en estos años atrás.

Ahora tengo cuatro años de no tomar, de no fumar, de no salir de fiesta. Estoy concentrado en surfear, siento que el nivel está volviendo, tengo diferentes patrocinadores que no tienen nada que ver con el surfing pero está la oportunidad, y creo que cuando uno se arrepiente Dios le da la oportunidad de seguir adelante y eso es lo que estoy tratando de hacer.

Ya que vos lo mencionaste, ¿vos identificás el momento ese en el que estuviste abajo?
Sí, claro, ahora que vuelvo a ver para atrás el ejemplo que le estaba dando a los niños no era el adecuado, la imagen que estaba dando no era la adecuada, las cosas que yo tenía adentro no las estaba proyectando, eso también lo mata a uno por dentro espiritualmente.

Ahora creo las cosas se han ido limpiando, he ido cerrando cosas que ya no me sirven, que quedaron en el pasado, y me hace estar más en el momento presente porque no me estoy preocupando por nada porque no estoy haciendo nada malo (risas).

Otra prueba de lo que es meter la tabla en lo crítico por Cali Muñoz.

Vos sos un embajador de todos los latinos en eventos alrededor del mundo. Como sucede con Miguel Tudela ahora que está en Pipe y todos hinchan por él, a vos muchas veces te toca estar en ese lugar, ¿sentís eso cuando estás en los campeonatos?
Sí, claro. Este campeonato fue una cosa increíble también porque teníamos mucho tiempo sin competir y sin ver a todas las personas de diferentes países. Todo el mundo a los abrazos y sé que tal vez por los códigos y eso… Pero usted sabe que el código surfista siempre es de hermandad y eso se sintió bastante en este torneo.

¿Cuál identificás fue la clave de la victoria?
Fue la fe puesta en Dios. Puse la fe en Dios y que pasara lo que tenía que pasar, si perdía iba a salir contento y ya.

Pensé que ibas a decir que fueron los bottom turns.
(Risas)

¿No tiene nada que ver?
(Risas), ¡también eh! Pero eso ya es que la ola estaba muy buena, entonces deja ahí, nada más.

Y esos ataques de backside los hiciste bien en el lugar, en todo el campeonato.
Sí, contra Bryan me fui de derecha, el día anterior había estado surfeando puras derechas ahí y algo tuvo que haber quedado en el inconsciente porque cuando me tiré de derecha la ola se paró. La busqué para atrás y, ¡pam pam!

Cuando me tocó Lucca estaba nervioso porque digo yo: “Si comparo power a power puede ser que me gane él”, porque se ve fuerte y a parte surfea olas que son largas todo el tiempo. Entonces cuando vi la rampa, dije que tal vez un aéreo me podía salvar y donde lo tiré, me salió.

¿Sentiste que ese aéreo venía como un nueve o una nota alta?
Sí, porque la cola la pateé bastante para afuera. Lo que pensé en el momento de ver la rampa fue: “Tiro el aéreo, si me caigo quedo adentro y si lo caigo es score”. Entonces cuando vi que iba para adelante sabía que iba a ser un score alto.

4400 dólares de una competencia internacional. El segundo evento internacional ALAS del año.

¿Cómo empieza tu 2021? ¿Hiciste algún plan para competencias?
Estoy tratando de descifrar que es lo que va a hacer la WSL porque están con eso de que quieren dividir el tour por regiones, entonces no tengo una idea clara pero sé que quiero entrenar, disfrutar de mi familia y aprovechar el último momento del año mientras espero qué es lo que dice el mundo porque con esto del Covid el Pipe Masters se canceló y uno no sabe si se va a terminar esta cosa.

En términos de patrocinios y tu economía, ¿te afectó mucho la pandemia?
Sí y no, los patrocinadores habían sacado su presupuesto anual, entonces no me afectó mucho, pero sí sé que mucha gente se quedó sin trabajo, por ese lado confío más en Dios y él es mi proveedor entonces tengo que confiar también que él me va a cuidar. Le agradezco a los sponsors por haber confiado en mí, creo que este resultado les va a gustar. Espero seguir en la pelea.

Y, ¿no te ha desesperado esto tan loco de vivir en una pandemia?
Sí, claro, me desespera saber que hay gente que la está pasando feo, porque yo no siento que me afecte tanto, pero saber que hay gente que no tiene qué comer, que no tiene trabajo, esas cosas me afectan un montón. Desearía tener capital para ayudar a todo el mundo, pero con poco está uno bien, y tengo dos pequeños. Sé que hay gente que tiene hijos y no tiene cómo hacer. Eso, por dentro a uno lo hace sentir mal, cuando me siento así, lloro. Pido que provea a los demás porque no solo se trata de pedir y pedir sino también que las oraciones sean para los demás. Muchas veces uno piensa en “nosotros” y creo que Dios me ha llevado a pensar más en los demás, también.