Cinco años de golpes

Puerto Escondido ha sabido maltratar a cientos de surfistas