Cinco comunicadores que registraron el nacimiento del surfing profesional hispanoamericano

Una breve lista de muchas palabras y sentimientos


En un entorno desfavorable, desbordado de fútbol y con limitados o directamente sin recursos para llevar adelante una publicación o un programa de un deporte alternativo, estos cinco comunicadores pusieron como pudieron en sus páginas o en sus pantallas el nacimiento del surfing profesional en distintos países de América Latina.

De distintas maneras y con distintos estilos de comunicar, cada uno de ellos tuvo en común el sacrificio que implicó sacar adelante algo que era inexistente, en un ambiente en el que el surfing recién empezaba a irrumpir en los paisajes oceánicos de los dos lados del subcontinente.

El sacrificio fue el factor común, como seguro también lo fue la satisfacción de lograr sacar como si fuera un hijo, cada revista o cada programa, con todo lo que eso implicó.

Debajo siguen cinco, de Argentina a Costa Rica, pasando por Venezuela, que más que dejar una huella, imprimieron la que dejaron los surfistas. Algunos, todavía lo hacen.

Javier Fernández Urbina
Fundador de Tablista

Javier Fernández en diciembre de 1985, con el primer número de Tablista. Foto: Miguel Huarcaya

Tranquilo, muy culto y muy meticuloso editor de la más vieja revista de surfing de Hispanoamérica. Demasiado organizado para un mundo tan dinámico y vibrante, Javier Fernández, conocido como Ocu, fundó la Revista Tablista en 1985.

Plasmó en las páginas de su publicación varios de los más importantes momentos del surfing de su país y del mundo.

Fue cuando Perú se alejaba de su estatus de potencia que había gestado en los sesentas (con campeón mundial y federación internacional creada en su país) que Fernández activó una publicación que siguió el andar de la tabla del país con más historia de América Latina.

En sus páginas se pudo ver el nacimiento del surfing peruano como se conoce hoy en día, todos los que precedieron a una campeona del mundo como es Sofía Mulanovich y los que vinieron después, que ahora hacen una profesión de lo que antes era un sueño.

Con el paso del tiempo, la revista sucumbió ante la muralla digital. Dejó una biblioteca de varios de los mejores surfistas de la historia que tal vez no fueron reconocidos como tales.

Filántropo, Javier ayudó a la creación de la federación peruana de tabla y a la creación de un sistema de protección de rompientes que terminó en una ley única en el mundo; además ayudó a finalizar el libro 5.000 años surcando olas que había escrito en su mayoría uno de sus pupilos, Óscar Tramontana.

Javier ahora está interesado en temas de historia, estudia y vende libros.

Él es una expresión gigante de humildad en un mundo que todos muestran todo lo “cool” que son; ahí está él, que lo vio todo, y ni siquiera levanta la mano para hablar.

Cristophe Kiki Commarieu
Fundador de la revista Surfos

Commarieu, fundador de la revista Surfos, creó un imperio editorial latinoamericano. Foto: Carlos Brenes

Surfer francés que a comienzos de los noventas se fue a vivir a Costa Rica. Fundó la revista Surfos que comenzó siendo una publicación local pero avanzó con fuerza en América Latina.

Creó, junto al gran fotógrafo y ser humano Philippe Demarsan, durante una década por lo menos, un verdadero imperio editorial. En aquellos años sin internet, salir en la Surfos era la gloria para los surfistas profesionales hispanoamericanos.

Estableció un sistema de distribución continental y se encargó de que su revista llegue como fuere a todos los rincones de la región.

Era visualmente hermosa, dinámica y radical.

Como buen francés, tenía un carácter complicado. Más de una vez se cruzó con algún que otro ser humano que se atrevió a contradecirlo.

Su carácter y su adicción por el cigarrillo le pasó factura y le hizo sufrir más de un accidente cardiovascular del que zafó porque la vida es grande y los que lo rodeaban supieron ayudarlo.

Su forma de ser no le quitan en nada su estatus de leyenda de la comunicación latina, Kiki Commarieu hizo un apostolado por su pasión de comunicar surf.

Dicen que ahora es mozo en un bar de Tamarindo… Cosas de América Latina.

Eduardo Salazar
Fundador de Extremo Surf Mag

El estilo atrevido de Salazar lo hizo uno de los editores de revistas de surfing más exitoso de los noventas y principios del 2000. Foto: Facebook

Digno venezolano, le metió joropo al periodismo de surfing, fue atrevido y se encargó de rellenar de colas piscóticas su publicación, de temas polémicos y de maniobras radicales, de asuntos que visualmente fueron un éxito.

A él no le importa ni le importaba nada publicar algo que fuese políticamente incorrecto y por esa filosofía de trabajo generó una publicación tan exitosa que un grupo norteamericano vio la veta y le compró la revista, lo contrató como editor y le fijó un sueldo pesado.

La propuesta lo llevó a vivir en California donde alquiló una casa de lujo en Costa Mesa, compró un Jeep y un BMW y vivió a la orden de la acción donde todo sucede.

Fue tan rebelde que se aburrió de la falta de desafíos y luego de algunos encontronazos con los nuevos dueños, dejó su trabajo para lanzar su propia revista: OLAS.

Distribuida gratuitamente en todo el continente, fue un éxito inmediato que por problemas entre los socios no duró más que cuatro ediciones.

Jamás podrá olvidar aquel viaje al Rip Curl Pro The Search en Arica, en el año 2007, en el que lanzó oficialmente la revista.

Eduardo ahora vive Venezuela, está casado y es padre de dos hijos. Es agente de bienes raíces y sus días de editor de surfing los dejó atrás.

 

Nicolás Nervi
Fundador de Gravedad Zero

Un visionario, Nico Nervi vio que Latinoamérica no viviría siempre de fútbol, fue por sus sueños y los consiguió. Foto. Facebook

La televisión por cable irrumpió a mediados de los noventas en América Latina y alguien muy astuto se dio cuenta, unos 30 años antes, que los deportes extremos estarían en los juegos olímpicos en Tokio 2020.

Ese alguien era Nicolás Nervi, que desafío las raíces de su familia que se dedicaba a la venta de ganado para filmar surf, skate, snowboard y todo lo que desafíe el statu quo.

El programa tenía introducciones a puro punk rock, era dinámico y mostraba todo lo que no había en los otros canales: Fútbol, fútbol y más fútbol.

Plasmó y creó ídolos como Diego Bucchieri, Gianni Di Gennaro, Martín Passeri, Alejo Martínez, Santiago y Carlos di Pace, los hermanos Galindo, Jorge Belardi y un larguísimo etcétera.

El meticuloso, casi quirúrgico cuidado de cada centésimo de peso gastado en la producción del programa fue clave para que se convierta en un clásico y en un éxito económico (si se considera la inestabilidad permanente de la región).

Tras pasar por varias cadenas, su programa sigue al firme, ahora por Telefe y por los distintos canales de internet.

Nervi está casado con la ex modelo y ex presentadora del programa, Mariela Pra, con quien tiene dos hijos. Sigue trabajando en la productora donde además de Gravedad Zero desarrolla otros proyectos.

Freddy Tortora
Fundador de la revista Surfista 

Freddy, Parko y Andy en el CT de Brasil en 2003. Foto: Archivo personal

Un hipnotizado por el espíritu aloha, Freddy Tórtora creó la revista Tablista en 1986 y comunicó el surfing en la República Argentina de forma milagrosa y, de forma milagrosa, todavía lo hace, ¡en papel!

Diseñador gráfico de profesión, surfista de corazón, comenzó colaborando a diseñar los afiches de los campeonatos de surf, luego con una Kodak Fiesta sacó sus primeras fotos de surf y más tarde con equipo más profesional creó material de calidad. La revista primero se llamó Lip y luego le puso Surfista.

“Siempre fui fanático de las revistas Surfing y Surfer y soñé hacer una revista similar”, contó en entrevista con Surfline en Español.

Él es hoy, el publisher con más años en el rubro en el continente.

Daniel Gil, Micky Arandía, Leo García, Daniel Silvagni, Alejo Abramidis, César Colombo, los hermanos Di Pace, Alejo Martínez, los hermanos Galindo, Martín Passeri son solo algunos de los surfers que pasaron por la revista, que terminan en los campeones del mundo Santiago Muñiz, Lele Usuna y Nacho Gundesen. No hace tanto, una de sus tapas las protagonizó el argentino que puso al surfing en los Juegos Olímpicos, Fernando Aguerre.

Siempre con un lenguaje particular, muy influenciado por el portugués, Freddy plasmó el surfing de su país hablando de la “galera”, además de notas con olas y surfistas locales, colocaba unas cuantas páginas dedicadas a viajes y al circuito mundial.

No faltaban las fotos sociales en las que siempre, aparecía algún famoso con la revista en mano y él abrazado.

“Me da satisfacción hacer lo que me gusta, haber conocido a casi todos mis ídolos del surfing, ver a Kelly Slater cuando salió campeón mundial en Praia da Vila, Brasil, tomar un cerveza con Andy Iros en un after contest, conocer a Mark Richards, Felipe Pomar, Bushman, Tom Curren, Tom Carroll, Wayne Lynch, Daniel Gil, Tano Antifora, Fred Hemmings, Eduardo Barrera y muchos más. Y lo que más recuerdo con alegría fue el primer campeonato que fui a hacer cobertura para la revista Surfista, el Hang Loose Pro Contest del 1986”, agregó en la mencionada entrevista.

Increíblemente Freddy terminó siendo el presidente de la federación argentina de surf más exitosa de la historia, la que logró por lo menos tres títulos mundiales de la ISA: Gundesen en el mundial junior de 2017, Usuna en 2016 y Muñiz en 2018.

________

Este artículo va dedicado al gran Óscar Tramontana Figallo, que en paz descanse.

Un ejemplo de que es imposible hacer buen periodismo de surfing sin educación, pasión, cultura y profesionalismo.

Sus notas en Olas Perú jamás serán olvidadas y sus consejos, sus frases, sus conversaciones, por siempre recordadas.

Gracias Óscare, este pequeño micromundo te extraña y necesita. Genio.

Oscar Tramontana en el bar Juanito de Barranco, 2007 o 2008. Foto: Pablo Zanocchi