Cinco fotos de un domingo de invierno épico en Uruguay

El placer de cuando está mejor de lo que pensabas. Una nueva edición de Crónica de una marejada presentada por Maui and Sons


Presenta Maui and Sons - Todas las fotos y los pie de fotos por Tomás Machado

"Sinceramente, no sabría decir que fue lo qué pasó ese domingo (el 4 de agosto) para que La Boca se ponga de gala", contó el joven autor de estas instantáneas. "El pronóstico marcaba 0.9m de tamaño de ola con un periodo 9. Ese mismo pronóstico muchas veces me ha fallado y cuando vas a buscar la ola te encontrás con una olita de medio metro medio pelo, ni que hablar si es verano".

"Creo que fue un buen mar del sur bien marcado, terminó de entrar el sábado y calzó justo para que la mañana del domingo, ya con viento de frente aparezcan esos tubazos, luego en el correr del día fue bajando el tamaño y la frecuencia con la que entraban esas series buenazas", agregó Machado que comenzó hace poco a tomar fotos de surfing y en lo que tiene que ver con line ups ya muestra talento.

"Salimos temprano de Montevideo con mi hermano y mis primos, vivir en la capital de Uruguay y querer surfar no es fácil, mucho menos en invierno. Salimos 7am rumbo al este, el termómetro de la camioneta marcaba unos 4 grados, la verdad que estaba polar. Al llegar a Punta del Este, se veía que había buen mar, pero no estaba entrando ahí, cuando está clavado del sur, ir hacía La Barra de Maldonado es una fija por esos lados.
Ya en el camino, por la rambla de la brava se empezó a poner mejor y cuando llegamos a la Gorgorita de la desembocadura quedamos delirando, justo venía entrando una serie buenaza que se puso cuadrada y largó tres tubazos increíbles uno atrás del otro. En ese momento había solo dos personas en el agua. Ese momento de mezcla de ansiedad y placer que te genera ver esas condiciones me encantan, te deja totalmente loco ver en Uruguay unas olas así tan perfectas", cuenta el autor de las fotos.
Iba a cambiarme y meterme corriendo, ni me acordaba que tenía la cámara arriba la verdad, empecé hace poquito en esto de la fotografía y no tengo la costumbre, cuando veo olas, sinceramente lo primero que pienso es ir a buscarlas y no sacarles fotos. Cuando estacionamos vimos que estaba muy frío todavía y mientras la gente se cambiaba y entraba en calor, agarré la cámara y me fui a buscar alguna de esas fotos. No quería esperarlas mucho, la fisura por tirarse al agua era muy grande.
Por suerte en cuestión de 30 minutos entraron dos series muy buenas y las pude agarrar a ambas, dejando así registro de un buen día de olas invernales en Uruguay. La verdad, haber podido sacar esas fotos y que hayan quedado buenas me motiva para seguirle dando para adelante a este nuevo mundo para mí que es la fotografía de surfing, como siempre digo, avanzando poco a poco en el tema, pero aprendiendo mucho en cada paso. Esto recién empieza.