Cinco momentos inolvidables del Quiksilver La Herradura contados por sus protagonistas

Se viene una nueva edición del clásico torneo de la reina de Lima y Tomás, Miguel, Cristobal, Lucca y Carlos Mario abrieron el anecdotario


La cobertura especial del Quksilver La Herradura es presentada por Quiksilver Perú 

Con más de 15 años de historia, el Quiksilver La Herradura ha recolectado anécdotas como para escribir un libro.

Cuado llega el día y las izquierdas perfectas se van alineando, en el principal estadio del surf limeño los sucesos se van acumulando. Uno se metió un tubazo, otro partió la tabla, otro hizo tremenda maniobra y un montón de cuentos más año tras año van acompañando al evento.

En los siguientes párrafos van los cuentos de cinco de los mejores surfistas del Perú que han sabido hacer finales y en algunos casos ganar en La Herra.

Se los consultó sobre su mejor recuerdo en este campeonato:

 

Tomás Tudela: Calambres de alegría

Un jovencito Tomás Tudela en el Quik La Herradura de 2014, su debut en el torneo en el que compartió podio con su hermano Miguel. Foto: Captura del video de Quiksilver Perú

La primera vez que corrí el campeonato tenía 15 o 16 años y no tenía idea que iba a llegar a la final.

Entonces me metí a surfear una hora antes de que empiece el campeonato, y me metí un ratazo porque las olas estaban buenas. Y después comencé a pasar heats y pasar heats y llegué a la final.

Y fue algo lindo porque fue la primera vez que dos hermanos llegaban a una final del evento. Miguel ganó la final y yo quedé último pero, bueno, era porque en verdad no daba más, estaba demasiado cansado.

Tenía calambres en todas las piernas y no podía hacer ni una maniobra.

Pero lo lindo fue que compartí un podio super importante en Perú con mi hermano y lo bueno fue que uno de los dos ganó el campeonato.

Miguel Tudela: Aquella victoria

Tudela se lleva muy bien con la tercera sección de La Herradura. Foto: Quiksilver Perú


¡Ganar el evento! En el primer heat pasé con las justas, luego tuve un heat buenazo, de ahí uno que metí un par de tubos que pasé tercero, y luego en las semifinales creo que gané mi heat y en la final me agarré una ola que me metí un tubo y me dieron nueve puntos que acompañado de un ocho, gané el campeonato.

Pero otro épico fue el 10 que me metí en la final que ganó Cristóbal, un tubazo en la cuarta, que ni yo sé cómo salí del doggy door.

Carlos Mario Zapata: Un olón y una tabla partida 

Carlos Mario, frenándose sin chapar los bordes en una buena, en La Herradura. Foto: Gustavo Linares

Fue en una final que me agarré una ola y se me puso una pared increíble y con muy buen tamaño la ola. Entonces arrancó con muy buena forma desde el principio y me permitió hacer unos buenos palos desde la primera sección hasta la tercera. Y La Herradura es una ola bastante larga que no te permite así nomás hacer tantos palos en el point y hasta el final.

Lo que no fue chévere en esa final fue que solo me pude agarrar esa ola porque de ahí partí mi tabla y eso me costó el campeonato, no me pude agarrar una segunda buena y se me complicó todo.

Pero me quedo con ese recuerdo porque de hecho le di a la ola como quería y se me puso perfectita.

Lucca Mesinas: Surfeando entre delfines 

Fue creo en la primera vez que competí en el campeonato; me agarré una ola gigante, pasé la primera sección en la que metí buenos rollers y en la de la mitad que es la que tienes que estar esperando para la que es la mejor, en esa segunda había como cuatro o cinco delfines saltando conmigo en las olas.

Es algo que siempre pasa ahí en La Herradura y es lindísimo; he visto varias fotos de otras personas que están metiendo maniobras y los delfines saltan en la ola, y son gigantes… Le dicen bufeos acá, son grandazos. Ese es un buen recuerdo de este campeonato que siempre es tan chévere.

Cristóbal de Col: Creyó que perdía pero en realidad ganó 

Cristobal se pensó que después del 10 de Tudela, no había chances para él, pero no fue así y terminó levantando la copa. Foto: Quiksilver Perú

Fue una final que tuve con Lucca Mesinas, Miguel Tudela, Alonso Correa, Carlos Mario, Franco Portocarrero y yo. Fue una final super reñida en la que yo conseguí dos muy buenas olas en las que les metí rollers desde el fondo hasta afuera.

Yo no había escuchado mis scores y no sabía en qué lugar estaba. Y faltando 30 segundos Miguel se agarra una ola, yo ya estaba afuera y la vi toda, como la rompió, la destruyó y le dieron 10 puntos. Cuando vi eso me dije: “Ya ganó, pucha, ya fue”. Y el año pasado me había ganado de la misma forma, con la última ola.

Y esa fue como la revancha y salí pensando en que me la había hecho de nuevo, se dejó todo en la cancha…

Salgo, veo a mi hermanito, Noah y me dice: “¡Ganaste!”… Y yo le dije: “¡¿Cómo que gané si Miguel se hizo una de 10 al final?!”. Y él me responde que yo lo tenía combeado.

Fue una experiencia que fue única, hacía varios años que no ganaba un campeonato, como un par de año y ese fue el evento que me trajo de nuevo a las canchas después de una parada de competir que tuve y fue en una gran final con tremendos monstruos; un gran recuerdo.