Confesiones de Bryan Pérez

En una reciente nota concedida a Vice, la estrella salvadoreña comparte sobre cómo el surfing lo salvó de las pandillas y también cómo estás le quitaron de las cosas más valiosas de su vida


El surfer salvadoreño, medallista de bronce de los panamericanos de Lima 2019, Bryan Pérez, fue protagonista de una extensa nota de la revista internacional Vice en su versión en español en la que contó sobre cómo el surfing lo salvó de las pandillas que abundaban en El Salvador especialmente en la época en la que comenzó a surfear.

“Lo único que me salvó de ser pandillero fueron mis papás y el surf. Pero a muchos de los mejores surfistas, incluso algunos mejores que yo, se los tragaron las pandillas”, cuenta Bryan que da el ejemplo de uno de sus amigos de cuando era chico: “Yo tenía un amigo que siempre me ganaba cuando competíamos en las olas. Tenía mi misma edad. Siempre íbamos a la final juntos. Siempre me ganaba. Todos los surfistas viejos decían que él iba a ser muy bueno. Luego se metió en las pandillas y terminó huyendo del país. La mamá se lo llevó porque se lo querían quebrar (matarlo) aquí”

En la nota, retrotrayéndose a sus comienzos, Bryan cuenta: “Ahí teníamos el camino de ser pandillero o ser surfistas. Todos mis amigos eligieron el camino de ser pandilleros. Fuimos pocos los que nos quedamos. A algunos los mataron, otros andan huyendo. Una vez vi a uno de ellos que de pequeño fue mi amigo. Ya se había vuelto pandillero”.

El salvadoreño relata sus duros comienzos vendiendo pan para ayudar a su familia, yendo a los campeonatos con la comida que le preparaba su madre y cómo se dio un gran cambio cuando comenzó a entrenarse con Marcelo Castellanos.

Pérez cuenta a que en 2014, cuando tenía cuando tenía 15 años y ya había obtenido resultados expresivos en campeonatos, su familia vivió la tragedia de la muerte de una de sus hermanas por una bala perdida que atravesó el techo de su casa en un enfrentamiento entre dos pandillas. “Ella era una bebé. Apenas iba a cumplir dos años. El ataque no era para nosotros, pero… La mató. Yo siempre pienso en ella. Esa es una parte dura de mi vida. Creo que la más dura que he vivido”, dice la estrella salvadoreña que explica que por eso lleva el número 14 en sus identificaciones en redes sociales

Bryan reflexiona que el surfing cambió su vida y él está dando clases de surf a los niños salvadoreños como forma de alejarlos de la violencia y acercarlos al mar.