El flagelo de la tontería del Ultimate Surfer llegó a su fin (esperemos)

Tia Blanco no pasó por ninguna de las seis series en las que entró al agua como premio del reality, en ninguna logró sumar más de 10 puntos, pero claro que ella no tiene la culpa

Lau y Tia Blanco, ganadores de The Ultimate Surfer.

Tia Blanco acaba de perder, por robo, una vez más, otra serie en el CT, de esas que ganar el reality The Ultimate Surfer ridículamente le rindió. Perdió contra Johanne Defay en JBay perfecto por 13,10 a 6,64.

Hoy más temprano, en su serie debut del torneo sudafricano se había ubicado tercera contra Gabriela Bryan 14,17 y Carissa Moore, ella hizo 7,24.

Al final de cuentas la norteamericana no logró avanzar, ni acercarse a avanzar en ninguna de las seis series que ganar el Reality Show le dio como premio.

Lo que nos lleva a decir: Cada vez que venga un CEO a decirnos que va a cambiar el mundo del surfing, recordemos el lamentable episodio del Ultimate Surfer y el premio de los tres wildcards en el Championship Tour para mandarlo a freír espárragos.

Lo dije antes y lo dije de nuevo, esta fue una de las tonterías más grandes de la historia del surfing competitivo.

Invitar a la primera división del deporte mundial a un ganador de un reality show, ¿a quién se le puede ocurrir? ¿Cómo puede ser? Se le ocurrió a Erik Logan, ¿cómo lo dejaron hacer esa locura? Alguien en la WSL lo sabe.

¿Es trasladable a otro deporte? ¡Claro que no! La gente puede ser un poco tonta, pero cuida lo que tiene. ¡Ganas Gran Hermano y juegas en primera del Manchester City! ¡No señor claro que no! Gánate el lugar por el que tantas personas están sudando para lograr.

Pero en fin, una cosa fue decirlo hace un año cuando solo era un anuncio y otra cosa, mucho peor, es haberlo visto. La pobre Tia, qué culpa tiene ella, caminaba al agua hasta con culpa de la tontería que le habían regalado. Ella, bueno, no ella sino la WSL, le quitó a surfers de mayor merecimiento la posibilidad de prácticamente cambiar su vida, siendo parte de los eventos de la magnitud del CT.

No hubo en El Salvador, ni en Portugal ni en Jeffreys, wildcards locales, por ejemplo, un fuerte paso en el desarrollo de la vida de los atltas: Competir contra los mejores del mundo, vivir esa experiencia de medirse contra ellos, puede cambiar el andar de un país en desarrollo.

Tampoco se le dio a todas las que están en la mezcla, esperando un llamado para los torneos, la legendaria Sally Fitzgibbons, por mencionar una (que recibió el wildcard para 2023, pero está el firme en 2022).

Más allá de los resultados de aquí en JBay, Portugal y El Salvador, más allá de que la goofy footer no pudo en una serie hacer una sumatoria mayor a los 10 puntos, el punto es que nunca estuvo bien que esto suceda y esperemos (con la segunda temporada cancelada por el bajo rating de la primera) que no haya chance de que jamás en la historia del deporte se repita una situación así.

Comentarios: