El surfing profesional y lo que le depara a los deportistas al retirarse

La jubilación surfera con casas de campeonas mundiales que se vienen abajo

Campeona del mundo, Tita Tavares tiene una casa que se viene abajo. No es un tema menor.

Veo con tristeza las imágenes de la casa de Tita Tavares, que las autoridades dijeron que se viene abajo y que debe abandonarla porque implica un riesgo para su vida.

Tita Tavares se lució en pleno boom del surfing en el mundo, fines de los noventas y principios del 2000, cuando todo explotó y las empresas surferas pasaron a cotizar en bolsa. Y la muchacha no fue que no ganó campeonatos ni salió a pasear con la tabla.

Ganó el ISA del 2000 que fue muy competitivo, fue parte del CT por añares, hizo el primer 10 de la historia y le hizo pelea a Layne Beachley, la que le hace hoy en día pelea a Steph Gilmore porque ya ganó siete títulos mundiales.

Entonces uno se pregunta, ¿cómo en el mundo puede ser que una de las mejores atletas de la historia del surfing esté con la casa que se le viene abajo?

Las explicaciones serán 500 y vendrán de 500 personas distintas, pero parece que ella no se lo merece.

¿El surfing es tan grande como creemos que es? ¿Es tan sustentable? ¿Es tan reconocido?

Tita Tavares debería tener una beca del gobierno brasileño por sus logros que pusieron la bandera del Brasil en lo más alto, cuando nadie hablaba de surf en Brasil, mucho antes de que hubiese Medinas e Italos.

Pero al final de cuentas, lo que importa más es en términos generales: ¿Qué sucederá luego de que se retire cada uno de los surfers profesionales de América Latina? ¿No se merecen su seguridad social como otros deportistas?

Esta es una conversación que hay que tener, porque si no, se te viene la casa abajo.