Hoy comienza una nueva edición del Pipe Masters latino

El Arica Pro Tour es mucho más que un QS 3000; las leyendas se hacen en estos eventos


El QS de Arica no es un campeonato más. En el calendario anual hay 11 QSs 3000, hay unos 30 QSs 1500 y una misma cantidad de QSs 1000 y unos cinco QS 10.000. A diferencia del CT, son muy pocos, de tres a cinco (¿?) los eventos que pueden meter a un surfer en la historia y hacer un parlamento sobre todo lo que ese atleta es gracias a esa victoria.

El que gana en El Gringo se mete de lleno en la historia y dice algo muy importante sobre él para siempre, para mostrarle a sus nietos y bisnietos: Clase, cojones, técnica y olfato.

Quien sale campeón aquí, puede básicamente dominar cualquier ola del mundo.

“Se creen que esta ola es Pipeline”, decía apurado más temprano uno de los organizadores del torneo, Francisco “el Oso” Gana, mientras que iba a atender al japonés Takuto Ota que se había lesionado feo y ya habían llamado a una ambulancia.

La escena era tétrica, el joven y flaco japonés estaba sentado, apoyado contra el muro del camino hacia la isla, su padre muy nervioso le hablaba cosas que nadie entendía, y el vómito del surfista rodeaban la escena y hedían.

Según parece, Ota se pondrá bien, una costilla quebrada, una contusión en el pecho, 10 días respirando mal terminarán y el japonés volverá al agua.

Por su parte, el ex CT, Raoni Monteiro se golpeó la cabeza, él mismo dijo que se pegó un susto feo, que se apagó por un momento.

Se partieron una decena de tablas, se rompieron unos cuantos leashes y no hubo un surfista que no haya pasado un ratito, por lo menos, de susto.

En fin, un montón de ítems que son comunes en El Gringo, nada comunes en un QS de verano en Francia.

Esto, ese mar más difícil que Pipe, que te deja tirado vomitando y te lleva en ambulancia al hospital, es lo que hace que el que gana aquí, gana mucho más que 3000 puntos.

Son nueve las ediciones que el Arica Pro Tour lleva realizadas. La lista de campeones habla por sí misma: Gabriel Villarán, Alvaro Malpartida, Anthony Walsh

Hoy comienza un ritual que vale la pena conservar. Es el Pipe Masters latino, el único de su tipo, por los siglos de los siglos.

La foto favorita de Joaquín del Castillo es El Gringo. Le parte sus tablas pero él sigue viniendo. Esta foto y foto de portada: Johannes Bock
Por algo le dicen el Pipe latino.
Takuto Ota, ejemplificando uno de los tantos peligros que El Gringo ofrece. Foto: Zanocchi