La historia detrás de aquella legendaria doble página del Aguja Di Pace en la Surfer Magazine

Contada por el protagonista en exclusiva para DUKE; fue el primer argentino y uno de los primeros latinos en salir en la que en ese entonces era la revista más respetada del mundo


Por Santiago "Aguja" Di Pace - Introducción de Pablo Zanocchi

Santiago “el Aguja” Di Pace es un entrañable personaje del surfing argentino, un símbolo, un pedazo del folclore del deporte en ese país. Ha ganado múltiples títulos nacionales, se ha destacado en mundiales open y masters, en panamericanos y en torneos de olas grandes (sin ir más lejos, en 2018 ganó el internacional de El Buey en olas gigantes).

A eso, luego le sumó títulos como coach del equipo argentino con el que ganó más de una medalla por equipos o individuales (de alguno de sus entrenados).

Uno de los logros más preciados del surfista y del surfing latino en general, fue esta doble página en la revista surfer en el año 1992, en el especial de Hawái, en una época en la que las revistas tenían un muy estricto nivel de selección y, si se quiere, una barrera importante con surfers de naciones menos conocidas.

Debajo el Aguja cuenta cómo fue que todo se dio, desde el día anterior hasta varios meses después cuando dio con la revista.

El día 25 de enero de 1992 fue la primera vez que hacen tow in en la historia del surf, se metieron con un Zodiac en el outside de Backyards, Darrick Doerner, Laird Hamilton, Buzzy Kerbox y Marvin Foster.

Salieron re copados y en la noche este Darrick Doerner, vino a la casa de mi amigo Glen Kahulukukui, un hawaiano nativo de Kauai, donde yo vivía, viene a festejar y me cuenta que habían hecho towin por primera vez,

Me contó la historia de la película Point Break, que le pagaron 10.000 dólares por tirarse en Waimea en esos revolcones y que no lo volvería a hacer. Después me dice: "You surf Sunset very good (tu surfeas Sunset muy bien)", dos veces me lo dijo.

Al otro día voy y me agarro la mejor ola del día, doble página en la Surfer Magazine, también salí en una revista brasilera, donde dice: "No dia 26, a melhor onda do dia tuvo Tango como trilha sonora (la mejor ola del día tuvo tango de banda sonora)", después dice: "Eso mesmo, un argentino pegou um tubao alucinante compadre".

Archy y un tubazo en las tapas de la Surfer y Hardcore en las que salió el Aguja.
Secuencia de la ola del Aguja en la Hardcore, se metió un tubazo y "la ola del día tuvo tango de banda sonora".

A mi amigo lo conocí porque alquilamos una parte de la casa de este hawaiano, en el Foodland (el supermercado del North Shore), donde había cartelitos de gente que alquilaba, había uno que decia Studio for rent, entonces con Alejo, el Lolo y yo le alquilamos una parte de la casa por un mes.

Después cuando me quedé sin plata, un amigo peruano, Mario Chocano, me hizo un poco de traductor porque yo no sabía hablar inglés. Me fui haciendo amigo del tipo y le dice que yo me había quedado sin plata, si me podía quedar a vivir en la casa de él y yo ayudaba en la limpieza y cuidando el niño, él tenía un hijo de dos años.

Entonces me quedé ahí un año en la casa de él, de babysitter cuidando al nene, frente a Velzyland y ahí me hice amigo de todos los locales y logré esa foto de doble página en la Surfer, gracias a estar viviendo ahí sentirme medio local en esa época porque estaba viviendo en lo de uno de los más malos del North Shore, eso me hacía sentir más seguro y me respetaban.

Lo fui a visitar hace dos o tres Kauai, lo visité, estuve con él y el año pasado se murió, era primo de Titus Kinimaka, una leyenda de Kauai, Glen Kahulukukui.

De la foto me enteré, primero porque salí del tubo, me pegue un tubazo, me tapó todo y adentro del tubo se me traba la punta, me quedé parado esperando a ver que pasaba y milagrosamente el tubo se abre y la punta zafa y no se clava.

Se abrió y quedé frente a todos los fotógrafos, eran como cinco o seis. Al toque hablo con un fotógrafo, me pasa las fotos que eran diapositivos en esa época y adelante veo que había otro flotando, pregunto como se llama, era Alberto Sodre, brasilero, y bueno ahí lo contacté.

Salí en la revista brasilera y luego me entero por Fernando Aguerre que dijo que había salido en la Surfer, que él vivía en California, eso salió muchos meses después, no salió al toque.

Las primeras fotos que  pude comprar son esas que estoy abriendo los brazos de bien cerca. Había un japonés que se llamaba Takashiro Sushira que me sacó unas buenas y otro que se llamaba Denshiro Hato. Los primeros que contacté fueron japoneses. Después al brasilero y lo de la Surfer que era por otro chabón, pero me enterée cinco meses después .

Es más, el fotógrafo el primero que contacté el japonés, dice que cuando yo le abría los brazos, fue a la luna, y me mandó la luna. Era amante de la luna, un loco bárbaro ese japonés, era uno de los mejores fotógrafos en esa época en Hawái.

"El fotógrafo, el primero que contacté el japonés, dice que cuando yo le abría los brazos, fue a la luna y me mandó la luna. Era amante de la luna, un loco bárbaro ese japonés, era uno de los mejores fotógrafos en esa época en Hawaí
El localazo Glen Kahulukukui le dio refugio al Aguja a cambio de que le cuide a su hijito de dos años.