La ola más memorable del evento en la piscina no necesariamente fue la ganadora

En su último intento en la izquierda Filipe Toledo le hizo un guiño importante al futuro del surfing


El surfing de switch stance, o con los pies cambiados, es algo de lo que se viene hablando hace mucho tiempo como parte importante de lo que puede ser el surfing en el futuro.

Tanto en el skate como en el snowboard, deportes hijos del surf, esto se adoptó hace ya mucho tiempo; los giros son para un lado y para otro y no hay una forma de ir, con un pie delante u otro.

Por algún motivo, en el surf esto casi no se practica, hay regulars y goofies y digamos que se se elige muy seguido el cambio de pies, son muy pocas las maniobras que requieren una habilidad marcante yendo de switch, ni tampoco se ha premiado con puntajes altos el surfing así; es que no se practica mucho.

El Freshwater Classic, un evento que ha sido criticado por aburrido, tuvo lo que necesitaba en su penúltima ola tras tres días de evento, el último intento real de Toledo: El brasileño realizó una buena combinación de maniobras y llegado el final hizo un digno pop shove it, quedó goofy y se entubó con los pies cambiados, anduvo bastante pero no logró salir.

Fue seguramente una de las olas más ovacionadas del torneo. Abrió los ojos de los fans del surfing sobre lo que puede ser el futuro, y también sobre lo que es posible gracias a que hay una piscina de olas que manda la misma forma una y otra vez.

Toledo redimió todo un torneo, toda una revolución que se suponía que el surf estaba viviendo pero que no encontraba parangón cuando se la enfrentaba.

Al final, la ola más recordada fue la del que perdió la final .