La suspensión de Joel Tudor: Otro triste episodio de la WSL

Se termina la carrera del más legendario longboarder de forma arbitraria para callarlo por pensar distinto dejando un mensaje dictatorial para el resto de los surfistas que mañana no se sentirán libres de estar en desacuerdo

Foto de Tom Servais/Encyclopedia of Surfing

Un nuevo triste episodio de la WSL se divulgó ayer cuando la entidad decidió sancionar por tiempo ilimitado al legendario longboarder, actual campeón del mundo, Joel Tudor por haberse expresado en contra de la entidad.

A Tudor se lo penalizó por “conducta antideportiva”, “daño a la imagen del deporte” y “asalto verbal”.

Desde DUKE hemos seguido paso a paso todas las declaraciones de Tudor en redes sociales y honestamente, no tuvieron aspecto de ninguna de las tres cosas por lo quee se lo acusa. Incluso la WSL, por medio del comisionado del tour de longboard, Devon Howard, le puso nombre: “Desacertadas y engañosas”.

Lamentablemente, el polémico Tudor bajó los posteos y se calló la boca sobre lo sucedido. ¿Qué habrá pasado en el medio? Solo ellos lo saben, Tudor había declarado que la VP de Tours y Competencia, Miley Dyer ya le había pedido que baje los posteos.

Pero repasando:

Acto 1: Tudor postea quejándose de que no hay fechas de longboard confirmadas y hace una comparativa sobre el éxito que tienen las damas longboarders versus las mujeres shortboarders.

Acto 2: Tudor postea un video en el que opina que se podrían usar las finales de Lowers para realizar un evento de longboard porque la ola es muy buena para la disciplina.

Acto 3: El tricampeón posteó la carta que envió Devon Howard, comisionado del tour de longboard e informó que le pidieron que baje el posteo anterior. En el texto exclama: “¡Pueden hacerlo mejor que esto!”.

Acto 4: El posteo más subido de tono, si se quiere, usa la imagen de Bugs Bunny sentado en un montón de dólares como alegoría de la WSL. Escribe: “Ey, WSL, Erik Logan, Jessi Miley Dyer, estamos a una semana de marzo, mes tres del año, ¡y todavía no hay planes de nuestra existencia dentro de su organización! ¡La carta en respuesta que todos recibimos era para reírse e insultante! Me encantaría decir ‘eso es todo amigos’, pero tristemente estamos aquí, todavía sin respuesta ni esperanzas de un futuro. Más que irrespetuoso y no muy igualitario”.

Repasando los cargos: “Conducta antideportiva”, “daño a la imagen del deporte” y “asalto verbal”.

Cada una de las acciones de Tudor parecen ir en el lado de un deportista de una disciplina defendiéndola con el peso que tiene su nombre.

Tal vez su forma de expresarse no es la mejor, y tal vez la imagen “chistosa” del conejo en los dólares no es la más apropiada, pero el fondo de todo el asunto es que se trata de una leyenda defendiendo su disciplina ante la entidad encargada de promoverla.
Se castiga buscando a la fuerza configurar lo que dice el libro de reglas para callarlo a Tudor.

Lo más triste es que si uno leía los comentarios (que ya no están más) todos los longboarders del tour entrarían en una de las tres formas por la que se lo penaliza a Joel. Si se los penaliza a todos, la WSL se queda sin el control de la disciplina.

Se pone fin a la carrera de uno de los más legendarios del deporte de manera arbitraria por básicamente pensar distinto.

Es triste manejarse de esta manera y es triste callar a la gente de esta manera. Una mejor sociedad se erige con un mejor diálogo, una peor sociedad se hace sin diálogo, como sucede en las dictaduras.

Da mucha pena por Joel pero más pena da por la WSL y todos los surfers que son parte de ella, que mañana tal vez quieran expresarse en contra para hacer un mejor futuro en el deporte y van a elegir callarse porque tendrán miedo de hablar, pues si hablan los podrán suspender de por vida.

Comentarios: